Aniversario

Iker Casillas, un año del día más difícil de su vida

Este viernes se cumple un año del peor día de la vida de Iker Casillas, aquel en el que sufrió un infarto y se tuvo que replantear todo su futuro.

  • LOOK

1 de mayo de 2019. Iker Casillas ingresaba de urgencia en el Hospital CUF de Oporto debido a unos problemas cardíacos que resultaron ser un infarto de miocardio agudo que puso en jaque al entorno del portero y al mundo del fútbol, que durante unas horas estuvo en vilo por la salud del mostoleño. Tras ser sometido a un cateterismo, el que fuera portero del Real Madrid comenzó una lenta pero segura recuperación que le ha aportado muchas cosas positivas, pues en el año que ha pasado desde entonces ha aprendido a valorar la vida y los pequeños momentos.

Sara Carbonero
Sara Carbonero acompañó a Iker Casillas, tras recibir el alta hospitalaria cuando sufrió el infarto al corazón/Gtres

Si bien no ha vuelto a pisar el césped para defender la portería de su equipo, el Oporto, Casillas no ha perdido la ilusión de volver a ponerse los guantes aún a sabiendas de que es algo imposible por motivos de salud. El mejore ejemplo de esas ganas que tiene de seguir desarrollando en su profesión están en el hecho de que, un año después de su infarto, aún no ha anunciado su retirada de manera oficial. Mientras llega ese momento, Casillas forma parte del equipo técnico del club, convirtiéndose en «un enlace entre los jugadores, el entrenador y la directiva, y pudiendo ampliar el ámbito de su actuación a otras funciones dentro del conjunto”, según anunció el club el pasado julio.

Un puesto que quiere compaginar con otro muy ambicioso, el de ser presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF). «Sí, me presentaré a la Presidencia de la @RFEF cuando se convoquen las elecciones. Juntos vamos a poner nuestra Federación a la altura del mejor fútbol del mundo: el de España. #IkerCasillas2020», anunciaba en un tuit que se convertía en una de las publicaciones más vistas del día. 

Unas ganas que se han visto aplazadas a la par que estas elecciones que, como muchos otros eventos, se han visto pospuestos a causa de la crisis provocada por el coronavirus. Aunque a muchos les hubiera gustado mucho ver el cara a cara entre Iker Casillas y Luis Rubiales, esta tregua no le ha venido nada mal al madrileño, que tiene así más tiempo para preparar su candidatura.

Sara Carbonero
Sara Carbonero mira con admiración a Iker Casillas. Por malos que sean los momentos, el matrimonio es una roca que permanece unida /Gtres

Mientras el momento de ese nuevo futuro llega, Iker Casillas está centrado en el presente y en la bonita vida que lleva en Oporto junto a su mujer y sus dos hijos.

Si bien la ciudad portuguesa ha sido el escenario donde han vivido dos de los momentos más duros de sus vidas, el infarto de Iker y el cáncer de ovarios de Sara Carbonero, es ahí donde han criado a sus hijos. Es su familia quien le saca la mejor de las sonrisas y si bien no presume mucho de ella en redes sociales, cuando lo hace -aunque suele hacerlo más Sara- deja claro que lo mejor de este año tan complicado han sido ellos.

«Y así, sin darme cuenta, un año. No soy de los que mira el camino recorrido. No suelo alardear de las cosas que han salido bien pero en esta ocasión me siento contento por haber superado un gran obstáculo en mi vida. Ha sido, sinceramente, emocionante. Ha tenido terror, drama y ciertas dosis de ciencia ficción. ¡Y por supuesto, humor!», ha resumido Iker en su particular celebración de su segunda oportunidad, desvelando que es de los que ven «la botella medio llena».  

Lo último en Famosos

Últimas noticias