UNA PERSPECTIVA DIFERENTE

¿Y si Camilla Parker no fuera la villana del cuento de Lady Di?

Revelamos las claves que ofrecen una visión hasta ahora desconocida de la duquesa de Cornualles, más allá de la crítica feroz a la que siempre se la ha sometido.

El estreno de la última temporada de “The Crown” en Netflix ha traído de nuevo a la actualidad uno de los triángulos amorosos más conocidos de la escena royal, a saber, la relación entre el príncipe Carlos, Diana de Gales y Camilla Parker, tercera en discordia. A pesar de que han pasado ya más de dos décadas desde la muerte de la princesa del pueblo, lo cierto es que su recuerdo está más vivo que nunca, no solo a través de su legado y sus hijos, sino también en el mundo de la moda, donde sigue siendo un icono de estilo.

Se ha escrito mucho sobre la complicada relación entre los hoy duques de Cornualles y la entonces princesa de Gales, atrapada en un matrimonio sin amor del que dio cuenta en la histórica entrevista con Martin Bashir de la que ahora hemos sabido que no fue tan natural como nos hicieron creen. Al margen de este tema, lo cierto es que, aunque se diga que la realidad supera a la ficción, el éxito de Netflix ha resucitado fantasmas que ya se creían superados.

 

Por primera vez en mucho tiempo, la figura de Camilla Parker vuelve a estar en jaque y son muchos los comentarios en redes sociales y otros medios que la apuntan de nuevo a ella y a la actitud del príncipe Carlos como los responsables directos de la infelicidad de Diana de Gales.

Sin embargo, toda historia tiene varias versiones -al menos tantas como protagonistas- y quizás haya llegado el momento de reconocer una cosa: Camilla Parker no ha sido siempre la mala de esta película.

*Atención spoiler*

Desde la ficción de Netflix nos la presentan como ‘la otra’. Esa mujer a cuyos brazos corre el príncipe Carlos a refugiarse siempre que puede, a veces de forma prudente para evitar comentarios, pero otras sin siquiera hacer ademán por disimular. Una mujer que llega a quedar para comer con Diana y que, ya sea con mala intención o solo para reforzar su propio ego, le recalca a la Princesa la complicidad que mantiene con el heredero. Sabemos que estuvieron juntas, pero, a tenor de lo que se cuenta en la biografía de la duquesa de Cornualles, su relación era buena. En el citado libro, Penny Junor explica que Diana visitaba a menudo la casa de campo de Camilla y Andrew Parker-Bowles cuando empezó a salir con Carlos en 1980. Por entonces, las dos mujeres se llevaban bien, incluso Diana ayudaba a Camilla con sus hijos, Tom y Laura.

Es cierto que Camilla Parker ha cometido muchos errores, pero después de más de quince años como miembro en activo de la Familia Real y otros tantos en la sombra apoyando al Príncipe, nadie puede dudar de sus sentimientos. Tampoco es Carlos el malo de la historia, sino una víctima más de las circunstancias y el férreo protocolo que con el tiempo parece que va adaptándose -ligeramente- a los tiempos.

¿Y si Camilla Parker no fuera la villana del cuento de Lady Di?
Camilla Parker ha sabido convertirse en el mejor apoyo para el príncipe Carlos a lo largo de los años / Gtres.

No es cuestionable que, aunque a Carlos le ‘obligasen’ a contraer matrimonio con Diana por cumplir con una serie de normas que hoy se nos antojan mucho más que arcaicas, la realidad es que siempre estuvo enamorado de Camilla. Su comportamiento no fue en adecuado, traicionó a su esposa, pero no a su corazón. Y esto no es una disculpa ni una justificación, sino una mera explicación de cómo ocurrieron las cosas.

Al margen de lo que tiene que ver con el príncipe de Gales, lo importante es que ahora hay una nueva campaña en redes en contra de Camilla por la imagen que se da de ella en “The Crown”. Una imagen que no se corresponde de manera fidedigna con la realidad y que pone en jaque el trabajo que ha estado realizando en los últimos tiempos.

El príncipe Carlos y Camilla Parker
El príncipe Carlos y Camilla Parker en una imagen de archivo, cuando se oficializó su relación. Unos comienzos difíciles para la pareja / Gtres

Desde que se incorporara como miembro activo al clan Windsor, la duquesa de Cornualles no solo ha respetado el legado de Diana al no utilizar el título que por derecho le corresponde -el de princesa de Gales-, sino que ha sabido ganarse el cariño de los británicos y de la Familia Real. Camilla trabaja con muchas organizaciones, incluidas Animal Care Trust, BookTrust, Children’s Hospice South West, Cornwall Air Ambulance Trust, Elephant Family y la Royal Osteoporosis Society. Más de noventa organizaciones de las que es patrona o presidenta y que hacen que su actividad oficial sea intensa.

Es más, se ha convertido en uno de los miembros más populares para los medios de comunicación. Siempre con una sonrisa, ayuda a la prensa a que consigan los mejores planos, se para con los periodistas y siempre está de buen humor, algo que aplica también a los que se acercan a verla o a las distintas personas con las que coincide en actos oficiales.

Lady Di y el príncipe de Gales/Gtres
Son muchos los que apuntaban a Camilla como causante de la ruptura entres Carlos y Diana / Gtres

No cabe duda que,en la complicada historia de Carlos, Diana y Camilla nadie está fuera de responsabilidad. Sin embargo, señalar solo a Camilla como la causante es reducir la historia a una simplicidad máxima. Cuando contrajo matrimonio con Carlos, Diana era todavía una niña y ni siquiera habían tenido tiempo para conocerse. No estuvo bien hecho, pero tampoco fue un acierto negarle al heredero la posibilidad de casarse con su gran amor y disfrutar de a felicidad mucho antes.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias