España

Las monjas ‘herejes’ de Santa Clara se abren un Instagram para dar su versión: «Seguimos en la Iglesia»

Las clarisas aseguran en Instagram que relatarán en futuras publicaciones sus opiniones

  • María Ruiz
  • Portadista. Especialista en 'breaking news' y noticias de nacional, sociedad e internacional.

Las polémicas monjas de Santa Clara del convento de Belorado (Burgos) han roto su silencio y han abierto una cuenta en Instagram en la que aseguran en vídeo que  no abandonan la Iglesia y que relatarán en futuras publicaciones sus opiniones y el caso, según lo entienden ellas.

En el mensaje, aparece una de las hermanas que parece ser la portavoz, pero también se aprecia en un breve frame, que las religiosas están acompañadas por un sacerdote, José Ceacero, que pertenece a la Pía Unión Sancti Pauli Apostoli. Esta orden no está reconocida por El Vaticano y fue fundada por Pablo de Rojas Sánchez-Franco, excomulgado en 2019 por el arzobispo de Burgos, por incurrir, al parecer, en «delito de cisma».

En al vídeo, la monja portavoz asegura: «Paz y bien hermanos, estamos en la hospedería de San Damián, en el convento de Santa Clara de Belorado, nuestra casa. Tenemos intención de comunicaros por las preocupaciones que nos llegan, que estamos bien, que nuestra realidad no es que estemos secuestradas lejos de nuestras familias», mantiene, a la vez que niega que la comunidad se haya ido de la Iglesia Católica.

La monja añade que irán compartiendo «nuestra experiencia, nuestro deseo de ser fieles a la verdad de Cristo, a la fidelidad a la fe, a la doctrina católica, no nos vamos de la Iglesia, os lo iremos explicando». En este sentido añade: «Tened paciencia que lo iremos explicando y la realidad que tenemos es poder demostraros lo que nosotras hemos ido descubriendo y de la verdad y del abrazo con Cristo», asegura la monja clarisa.

El comunicado de las monjas de Santa Clara

Las monjas clarisas de Belorado y Orduña han anunciado este lunes, a través de un contundente comunicado, que renuncian al Papa de Roma y abandonan la Iglesia Conciliar debido a la «persecución» que sufren y porque se «han puesto palos en las ruedas» a su comunidad. Las religiosas acusan a Roma de tenerlas «bloqueadas» al no otorgarles la licencia de venta del convento de Derio y «querer quedarse» con sus propiedades, motivo por el que han asegurado que rompen con la Santa Sede. «Nos van a denominar herejes y cismáticas, locas y muchas cosas más, muy calumniosas y desagradables. No los creáis, al menos por esta vez, que no os engañen», han dicho en el comunicado.

La comunidad de monjas clarisas ha manifestado así su intención de abandonar desde hoy, 13 de mayo, la Iglesia Católica, «situándose bajo la tutela y jurisdicción del Sr. D. Pablo de Rojas Sánchez-Franco, excomulgado en julio de 2019» y no someterse al Papa Francisco, como refleja la documentación enviada.

En el escrito, firmado por la madre abadesa sor Isabel de la Trinidad, en nombre de todas las religiosas, pertenecientes a la Orden de Hermanas Pobres de Santa Clara, explican que Roma no quiere concederles la «licencia de venta del convento de Derio» y  aseguran que no les no permiten «cumplir con los pagos» del Monasterio de Orduña y les rescinden el contrato de compraventa «sin previo aviso» después de tres años.