Jornada importante

La gran emoción de Máxima en el primer paso de Amalia de Holanda hacia la Corona

El 8 de diciembre de 2021 ya ha pasado a formar parte de la historia de Holanda. Y es que tras haber cumplido 18 años, Amalia de los Países Bajos se ha convertido en heredera oficial al trono neerlandés. Un cargo que conlleva muchas responsabilidades, entre ellas la de presenciar el Consejo de Estado del cual su padre es presidente.

Aunque lo cierto es que su asiento no tiene derecho a voto para asesorar al Gobierno, la cita de hoy cobraba una gran importancia tanto para la joven como para el resto de la Familia Real holandesa. En su primer acto oficial como heredera, Amalia ha llegado a las inmediaciones del Palacio Kneuterdijk en La Haya acompañada de Máxima y Guillermo y diez minutos antes de la hora prevista. Allí pudieron sentir el calor de decenas de holandeses que se habían presenciado en el enclave para no perderse la aparición de la que será su futura Reina.

Con una actitud visiblemente nerviosa, la hermana de las princesas Alexia y Ariane hizo gala de su sencillez con el apoyo del Rey. Amalia se decantó para la ocasión por un diseño que ya había lucido durante tres de las seis fotografías oficiales que salieron a la luz por su mayoría de edad. Con un estampado diferente al mencionado, la Princesa apostó por un vestido de escote en uve tipo wrap, manga corta y falda midi con varias capas firmado por la marca nacional LaDress. Un outfit muy acorde con su estilo convencional al que puso el broche de oro con unos taconazos stilettos en negro y un chaquetón a tono. Por su parte, Máxima de Holanda se mostró muy orgullosa del momento y de cómo su hija lo estaba afrontando, y en una jornada tan especial lució un total look granate basado en un vestido tipo chaqueta a juego con una serie de complementos un tono más oscuros: stilettos, chaquetón, cinturón y pamela con detalle de flor.

El primer discurso público de Amalia

Amalia dio continuidad al acto entrando en el Salón de Baile del Palacio Kneuterdijk para dar comienzo a la ceremonia. Un momento de lo más especial en el que procedió a hacer su primer discurso después de que le monarca holandés hiciera una breve presentación. Una vez sacó los documentos pertinentes de una carpeta, la joven se armó de paz y, mirando a todos y cada uno de los miembros del Consejo de Estado, se dispuso a hablar con total seguridad. Y es que aunque de vez en cuando echó un vistazo a los papeles, se notó que había estado preparándose durante semanas para la ocasión y sabía perfectamente qué tenía que decir para que todo saliera a pedir de boca en su gran tarde. Guiándose por el protocolo, la Princesa protagonizó un discurso muy corto que pasaría a formar parte de del país dado su significado. No obstante, todo apunta a que por el momento la vida oficial de Amalia no será muy ajetreada, ya que los Reyes tienen como prioridad que su primogénita se centre en los estudios.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias