AJETREADA JORNADA

Anécdotas, curiosidades y un percance: el día más intenso de Máxima de Holanda

Ver vídeo

A pocos días de que la princesa Amalia celebre su mayoría de edad y sin confirmación todavía sobre el viaje de los Reyes a Grecia, la reina Máxima continúa cumpliendo con su actividad institucional. En esta ocasión, la argentina ha participado en dos compromisos casi seguidos, que la han mantenido muy ocupada durante toda la jornada.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Koninklijk Huis (@koninklijkhuis)

Por la mañana se ha trasladado hasta Haarlem para una inauguración centrada en Pieter Teylers, en el Museo Teylers. Se trata de una nueva ala del complejo, que en el pasado fue la residencia de Pieter Teyler, un ilustrado holandés del siglo XVIII. Tenía un gran interés en la ciencia y el arte y, de hecho, legó todos sus bienes a. una fundación cuyo propósito era mejorar la vida de todos.

Por la tarde, la Reina se ha dirigido hasta la localidad de Schiedam, donde se ha apoyado la iniciativa de la red Schuldenlab MVS, cuyo objetivo principal es intentar aliviar la deuda de grupos vulnerables de la región. Un proyecto con el que la esposa del rey Guillermo está muy familiarizada, sobre todo por su papel como embajadora de la ONU

Máxima de Holanda
Queen Maxima is present at the launch of Schuldenlab MVS.

Para estas dos cita, la consorte se ha decantado por total look en rojo, uno de los colores fetiche de la Reina Letizia. Máxima ha lucido un conjunto de  Edouard Vermeulen para Natan, un vestido rojo con cinturón a juego con el abrigo que ha escogido para resguardarse de las frías temperaturas de estos días. No ha faltado por la mañana el sombrero en color burdeos, de ala ancha y a juego con los zapatos de salón y la cartera, que contrastaban con el tono más claro del resto del look. Además, ha apostado por unos originales pendientes en forma de borla.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Koninklijk Huis (@koninklijkhuis)

Sin embargo, uno de los detalles que más ha llamado la atención es la mala pasada que el viento casi juega a la Reina. Haciendo gala de su espontaneidad y naturalidad, la nuera de la princesa Beatriz ha intentado mantener su melena lo más apartada posible del rostro, pero no lo ha tenido nada fácil. Eso sí, no ha perdido la sonrisa en ningún momento.

Si hace unos días la Reina Letizia protagonizaba un pequeño contratiempo durante su viaje de Estado a Estocolmo, en el que su bolso caía al suelo dejando a la vista parte de su contenido, esta vez ha sido Máxima quien, de manera premeditada , ha mostrado algunas de las cosas que la acompañan. Y es que dado que tenía dos actos en el día, la Reina no ha dudado en sacar de la cartera el móvil y las gafas que utiliza en algunas ocasiones.

A pesar de que ha sido una jornada intensa para la Reina, Máxima se ha mostrado muy alegre en ambas visitas. De hecho, a su llegada a Haarlem ha coincido con un hombre de origen argentino, que no ha dudado en acercarse hasta ella para obsequiarle con una cesta de regalos, así como con la bandera argentina. Un detalle que ella ha agradecido con una gran sonrisa.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias