En la sombra

Paula Vázquez, del éxito al parón: así ha cambiado la vida de la mítica presentadora de televisión

Paula Vázquez en la presentación de Celebrity Bake Off Spain / Gtres
Paula Vázquez en la presentación de Celebrity Bake Off Spain / Gtres

Paula Vázquez es una de esas presentadoras que, pese a haber vivido una etapa de máximo esplendor, ha sufrido en sus propias carnes lo que es quedar en el olvido, como quien dice. Pasó del todo a la nada y, aunque es cierto que de cuando en cuando le llega algún jugoso proyecto que termina aceptando,  sus intervenciones televisivas no se pueden comparar con las que encaró durante la década de los 90 y principios de los 2000.

No son los mejores tiempos de la actriz y modelo española. Sin embargo, el pasado fin de semana tuvo un motivo más que suficiente como para celebrar la vida. La gallega dio la bienvenida a los 48 en una etapa de su vida en la que continúa alejada del foco mediático, aunque, según ella, «por decisión propia».

Paula Vázquez en un photocall / Gtres
Paula Vázquez en un photocall / Gtres

Nacida en Ferrol el 26 de noviembre de 1974, desde bien pequeña, Paula Vázquez tenía muy claro a lo que quería dedicarse. Con tan solo 13 años, debuto en el mundo del modelaje y, gracias a sus trabajos en el sector, consiguió llamar la atención de Chicho Ibáñez Serrador, quien le permitió dar el salto definitivo a la pequeña pantalla. Sus inicios en la televisión se remontan a 1991, cuando se dio a conocer en el programa Jeans, News and Rock & Roll de Antena 3. Sin embargo, no fue hasta 1993 cuando consiguió hacerse un respetado hueco en el medio gracias a su trabajo como azafata del mítico Un, dos, tres…responda otra vez.

Desde entonces, no dejó de encadenar proyectos, siendo muchos los programas que, más allá de presentar, consiguió convertir en grandes éxitos. Es el caso de El juego del euromillón, Gran Hermano, La isla de los famosos, Fama, ¡a bailar!, o Pekín Express, entre otros. La de Ferrol fue construyendo poco a poco una intachable y distendida carrera televisiva que la hizo llegar a lo más alto. Se convirtió en uno de los rostros más habituales de la pequeña pantalla y en todo un reclamo a nivel nacional, lo que le llevó a dar las campanadas durante dos años consecutivos.

Paula Vázquez en un photocall / Gtres
Paula Vázquez en un photocall / Gtres

Los motivos de su notable parón televisivo

Pero entre una y otra, Paula sufrió un inesperado parón que le hizo adentrarse en una época de decadencia. Es cierto que consiguió remontar, pero nunca volvió a ser la que era. ¿Los motivos? Ella misma aseguró en una entrevista a La Vanguardia que sí ha tenido oportunidad de regresar a la televisión abierta, pero que no lo ha hecho por su poca afinidad con las ofertas que la proponían: “Me han llamado para algunas cosas que me han interesado y no han salido adelante y para otras que prefiero ver desde casa. No entiendo el entretenimiento como un lugar donde humillar o utilizar para tú quedar bien”, confesó.

En otra entrevista, esta vez, concedida a la revista Lecturas, reveló que sus escasas apariciones televisivas también podrían deberse a su avanzada edad y a la posible existencia de ‘una mano negra’ que le ha impedido seguir curtiéndose como presentadora, de la manera en la que a ella le hubiese gustado: “Me llegan propuestas y cosas que molan mucho, pero luego no sé qué pasa en las cadenas, no sé si será político o qué”, explicó.

Además, también pudo haber influido el hecho de que Vázquez decidiese relegar el trabajo a un segundo plano para dar prioridad a su progenitor. En cuanto a este le diagnosticaron un cáncer de pulmón, la presentadora decidió trasladarse a Barcelona para cuidarle y acompañarle en el delicado proceso de su enfermedad. Tal y como ella misma ha anunciado, el cáncer ya parece estar superado, pero aun así le sigue gustando compartir con su padre gran parte de su tiempo libre, o al menos así lo hace ver en sus redes sociales, donde destaca el contenido en el que aparece disfrutando junto a él de momentos simples y cotidianos, pero de calidad. 

No obstante, cabe destacar que, aunque sí ha pasado por una complicada época de parón que parece que todavía perdura, ella nunca ha llegado a quedar en el olvido más profundo como sí lo han hecho varios de sus compañeros, pues, además de ser la primera presentadora española que trabajó para Netflix poniéndose al frente de Ultimate Beastmaster, también ha tenido ocasión de trabajar en otras plataformas digitales como en Movistar +, donde se ha encargado de El puente y también del remake de Fama ¡a bailar!, o en Amazon Prime Video como presentadora de Celebrity Bake Off Spain, su último proyecto televisivo propiamente dicho.

Su nueva imagen

Pero el trabajo no ha sido lo único que ha cambiado en la vida de Paula Vázquez. A lo largo de los últimos años, la gallega también ha sufrido una impactante transformación física que le ha hecho copar los titulares de la crónica social. Esta es fruto del deporte que practica, de la buena alimentación que sigue, pero también de los retoques estéticos a los que se ha sometido. Más allá de la rinoplastia que se realizó con solo 22 años, según aseguraron desde Clínicas Lola Sopeña a El Español, la de Ferrol también podría haber recurrido a tratamientos de belleza como el bótox para eliminar o suavizar las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo, a una blefaroplastia superior, a través de la cual se habría eliminado el exceso de piel de los párpados, a peelings de última generación para conseguir un tono de piel limpio y uniforme, a una mesoterapia de alta potencia que le habría permitido lucir una piel tersa, luminosa e hidratada, y a un lifting quirúrgico con el que habría trabajado la zona media del rostro.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias