Se sienta ante el juez

ÚLTIMA HORA | Se suspende el juicio de Lucía Bosé por el cuadro de Picasso

La Fiscalía pide dos años de prisión para Lucía Bosé

Lucía Bosé
Lucía Bosé a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid/ Gtres
  • LOOK

Por fin ha llegado el día que las sobrinas de ‘la Tata’ llevaban tanto tiempo esperando, el juicio de Lucía Bosé. La cita ha tenido lugar un año después de que saltara a la luz que los herederos de su antigua empleada de hogar, ‘La Tata’, habían decidido denunciarla para reclamar la apropiación indebida y la posterior venta de una obra realizado Pablo Picasso que no le pertenecía a ella, sino a esta mujer. «Vengo muy bien, estoy divinamente», señalaba la madre de Miguel Bosé visiblemente tranquila antes de sentarse en el banquillo de los acusados, matizando que «se trata de un dibujo, no un cuadro». A pesar de su presencia y de la expectación que se ha generado a su alrededor, al final el proceso no ha llegado a término al verse suspendido después de que las sobrinas de ‘La Tata’ solicitaran la presencia de Miguel Bosé como testigo. Un momento que Lucía ha aprovechado para declarar que ella no ha robado «nada. El cuadro era mío».

Tal y como LOOK contó hace más de un año, en el año 2008 la italiana decidía poner a la venta muchos de los ‘Picassos’ que el pintor, gran amigo de la familia, les regaló en los años 60. Varias piezas entre las que se encontraban un dibujo titulado ‘La Chumbera’ que, supuestamente, no le pertenecía a ella, sino a Remedios T.M., la persona que trabajó como asistente personal de los Bosé durante más de medio siglo, y cuyas sobrinas, después de su fallecimiento, reclaman como suyo.

Lucía Bosé
Lucía Bosé sentada ante el juez / Gtres

Según la Fiscalía, Lucía se apropió del dibujo tras el fallecimiento de su empleada y lo puso a la venta en subasta el 25 de junio de 2008, consiguiendo 198.607 euros que jamás entregó a los herederos de Remedios, sus sobrinas Remedios y María Pilar. Todo ello a pesar de que en la parte posterior de la pintura había una dedicatoria, «para Reme», y la fecha 16-2-63, que justificaría su pertenencia. Además, el Ministerio Público entiende que como Reme vivió durante más de 50 años en el domicilio de Bosé, hasta su muerte en abril de 1999, este también era su hogar y donde tenía todas sus pertenencias, entre las que se encontraban el dibujo de la polémica.

Además de la petición de dos años de cárcel para la actriz, la Fiscalía madrileña pide también para ella una multa de ocho meses con un pago diario de 20 euros e indemnización a los afectados.

Cerrando filas

Como viene siendo habitual en el clan Bosé, tras conocer la noticia la familia decidió cerrar filas para proteger a la matriarca. Ninguno de sus tres hijos, Lucía, Miguel y Paola, han hecho ninguna declaración al respecto y se han centrado en estar pendiente de ella, visitándola asiduamente en su casa de Brieva, en Segovia. A expensas de que Miguel Bosé haga acto de presencia en el próximo juicio, ‘Hola’ asegura, citando a fuentes cercanas al cantante, que este no entiende ni lo que está ocurriendo con las sobrinas de Remedios, con quien tantos años vivió.

Lo último en Famosos

Últimas noticias