Crisis sanitaria

La mayor preocupación de Letizia ante el coronavirus

La Reina sigue trabajando y posiblemente, llevando a cabo algunas actividades que la mantendrían distraída mientras afronta su más grande preocupación

Letizia
Doña Letizia el pasado mes de febrero / Gtres
  • LOOK

Letizia se encuentra en el Palacio de la Zarzuela desde el pasado 12 de marzo, cuando se sometió al test para detectar el coronavirus. Una medida tomada después de que se conociera que Irene Montero, con quien había estado la consorte una semana antes, estaba contagiada. Si bien el resultado fue negativo, desde entonces la Reina ha permanecido aislada, cumpliendo así con el estado de alarma. Eso sí, trabajando en algunas de sus iniciativas institucionales y, posiblemente, llevando a cabo una serie de actividades que la mantendrían ocupada y distraída mientras afronta su más grande preocupación: su abuela Menchu.

Letizia
Menchu estuvo presente en la Primera Comunión de la infanta Sofía / Gtres

María del Carmen Álvarez del Valle, la abuela paterna de doña Letizia, tiene 92 años, una edad que la hace más vulnerable y la coloca en el grupo de alto riesgo ante el coronavirus. Pero esta no sería la única preocupación de la Reina. Su Majestad también podría estar inquieta porque Menchu vive sola en su casa de Ribadesella (Asturias). Lo que demuestra que, pese a su avanzada edad, es una mujer independiente. La madre de la Princesa de Asturias también se mantendría en contacto con sus padres, Paloma Rocasolano, de 68 años y Jesús Ortiz, de 70.

Letizia
Menchu también asistió al bautizo de su bisnieta, la princesa Leonor / Gtres

Para nadie es un secreto que Letizia y Menchu mantienen una muy buena relación. De hecho, las visitas entre la Reina a su abuela, con quien comparte profesión, son más frecuentes de las que se conocen. No obstante, la veterana periodista prefiere guardar la discreción. Hace dos años, durante unas jornadas en la Casa de la Cultura de Ribadesella María del Carmen Álvarez del Valle llegó a contar que es amante de la libertad y la intimidad. Por ello, recuerda con dificultad el inicio de la relación entre su nieta y don Felipe. «Aquello fue una avalancha de gente, de curiosidad, de fotógrafos… Tuvimos que poner una valla (en su casa) porque se metían hasta la ventada de la cocina», explicaba entonces.

Letizia
Letizia, Felipe y Menchu en Ribadesella / Gtres

Pese a esta situación, Menchu le tiene mucho cariño al esposo de su nieta. «El Rey es encantador, dulce, delicado», expresaba en el citado evento. «Considero a don Felipe una gran persona, muy inteligente y tremendamente discreto», añadía. «Está loco por sus hijas y es un padre presente. Los dos lo son. Las atienden, las cuidan y siempre están pendientes», comentaba también, haciendo referencia a doña Letizia, su nieta que hoy estaría esperando con ansias un pronto reencuentro entre ambas.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias