PREMIOS PRINCESA DE GIRONA

EXCLUSIVA | Claudia Tecglen y María Hervás: Así afrontan su encuentro con la Princesa Leonor

María Hervás y Claudia Tecglen / Fundación Princesa de Girona
María Hervás y Claudia Tecglen / Fundación Princesa de Girona

Quedan apenas unos días para que la ciudad de Barcelona acoja una nueva edición de los Premios de la Fundación Princesa de Girona. Una cita fundamental en la agenda de la Familia Real, pero, sobre todo, en la de la Princesa Leonor, que es presidenta de honor de la institución. Será la tercera vez que la heredera participe en la entrega de estos galardones, que reconocen el talento de las generaciones más jóvenes, desde su debut en 2019, coincidiendo con el décimo aniversario de la fundación.

La Reina Letizia en Logroño / Gtres
La Reina Letizia en Logroño con Claudia Tecglen / Gtres

En esta ocasión han sido cinco mujeres las que han resultado premiadas por su trabajo y logros. Es el caso de María Hervás, Claudia Tecglen, Elisenda Bou-Balust, Eleonora Viezzer y Tran Nguyen. A pocos días de que se celebre la ceremonia de entrega, este digital ha podido hablar en exclusiva con dos de las galardonadas, María Hervás (Premio Artes y Letras 2022) y Claudia Tecglen (Premio Social 2022) para conocer de primera mano cómo están viviendo este reconocimiento y cómo afrontan el futuro.

María Hervás: cuando el teatro remueve conciencias

Actriz, dramaturga y productora, María Hervás (1987) es uno de los rostros más conocidos del panorama artístico español. La madrileña acaba de rodar dos series de televisión y pronto debutará como directora de un monólogo que protagonizará el Martiño Rivas. Además, también está a punto de estrenar Yerma en Barcelona.

En conversación con este digital, la actriz ha reconocido que no se esperaba que le concedieran el galardón, pero está muy feliz de haber sido premiada. “Verdaderamente no me lo esperaba, porque sé que la gente que se presenta es de un grado de excelencia muy alto y fue una sorpresa en toda regla, estoy muy contenta”, ha reconocido la actriz. Para María, este reconocimiento supone “una gran inyección de energía, de confianza en sí misma en relación a toda la carrera que he desarrollado pero, sobre todo, de cara a los nuevos campos en los que quiere profundizar, que tienen que ver con la dirección, la dramaturgia, incluso la pedagogía”, sentencia.

María Hervás y Claudia Tecglen / Fundación Princesa de Girona
Las galardonadas de este año. / Fundación Princesa de Girona

La intérprete comenta que no en estos momentos no está especialmente nerviosa por la ceremonia del próximo lunes, aunque a veces sí que le ha ocurrido que se pone nerviosa en el momento en el que le entregan un reconocimiento. María considera que recibir un galardón es muy relevante, porque tiene una relación directa con la valoración de una persona por parte de su comunidad: “Ser querido y respetado por tu entorno es importante”, recalca la actriz.

María apunta que se siente “un poco en deuda”, en el sentido más positivo del término. “Es como si con este premio me hubieran dado un chute de energía para hacer cosas que siempre he querido hacer, pero que hasta ahora no había abordado por miedo a no tener éxito”, matiza. Por este motivo, siente, de alguna manera, que hay cosas que ha ido postergando por miedo a fracasar en el intento y que ahora, este galardón le ha impulsado a querer corresponder al mundo y a sentir que puede hacerlo. “Un reconocimiento así te da la energía, te sientes un poco en la ‘obligación’ de devolver al mundo un poco lo que te están dando”, explica la artista que, a la vez comenta cómo percibe el concepto de éxito. “El éxito es una cárcel, te puede paralizar más que el fracaso. Son miedos que son absurdos pero que todos tenemos. Yo soy muy defensora del error”, apunta María.

A pesar de que se han conseguido muchos avances en el ámbito de la igualdad, María considera que todavía existe un techo de cristal para las mujeres, a las que en su ámbito se les exige más la excelencia. Por eso es tan positivo que en esta edición todas las premiadas hayan sido mujeres.

María Hervás hablando por micrófono / Gtres
María Hervás hablando en un acto. / Gtres

Aunque a fecha de hoy todavía no ha podido tener contacto directo con la Familia Real, sí que es consciente de que los Reyes son muy aficionados al teatro, de hecho, recuerda que en su momento incluso se especuló con que hubieran podido ir a ver una representación de Jauría, aunque esto es algo que nunca llegó a concretarse. “Me consta que son muy aficionados, que van mucho al cine y al teatro”, comenta María, que considera que la labor que hace doña Letizia es fundamental. “Creo que si no hace más cosas es porque no puede, que emprendería un montón de acciones. Creo que su papel es complicado, que muchas mujeres no querrían estar en su piel porque al final tu vida es una agenda”, recalca la artista, que asegura que la Reina está a la altura de las circunstancias y siente un profundo respeto y admiración por ella.

La Familia Real en un comité de la Fundación Princesa de Girona / Gtres
Los Reyes en un comité de la Fundación Princesa de Girona. / Gtres

La actriz se siente más cómoda haciendo teatro que otro tipo de trabajo, porque las sensaciones son más inmediatas y se tiene un mayor control sobre lo que se hace. María está convencida de que el teatro puede ayudar a despertar empatía en una sociedad que tiende a racionalizar todo. “Mi zona de confort probablemente es actuar, porque es lo que más he hecho, desde joven y de manera prácticamente ininterrumpida, por suerte”, explica, aunque recalca que también se siente cómoda en la escritura o la dirección.

“El audiovisual es un acto de fe, porque no estás viendo. Tienes muy poco control sobre tu trabajo”, mientras que el teatro es algo en lo que las sensaciones y el feedback son mucho más inmediatos. Para María, el teatro es algo fundamental en la sociedad, capaz de movilizar más allá de la razón. “Creo que el ser humano es mucho más que pensamiento cartesiano, en el sentido de poder analizarlo todo, describirlo todo… creo que eso está más lejos de lo que el ser humano por definición es”, aclara la actriz.

“En el teatro se consigue una empatía real, directa, a la que no se puede escapar. Verdaderamente llegas a modificar niveles de conciencia de una manera más intensa, porque apela más a la empatía, a las emociones. El teatro es muy poderoso, creo que no es casual que lo utilizaran en Grecia como movimiento político, de reflexión comunitaria”, explica María.

Claudia Tecglen: De la discapacidad a la convivencia

La psicóloga y emprendedora social Claudia Tecglen ha sido reconocida con el Premio Fundación Princesa de Girona Social 2022 por “su impacto social en impulsar la igualdad de oportunidades en sus acciones y por su calidad en la gestión y transparencia”, según ha recalcado el jurado que, a la vez, ha destacado su “ejemplaridad como modelo inspirador y ser referente para otros jóvenes”.

Claudia es la presidenta de Convives con Espasticidad, una entidad sin ánimo de lucro que se constituyó en 2008 con el principal objetivo de quitarle al azar y a la desinformación la oportunidad de limitar una vida. Esta entidad ha creado una plataforma virtual que busca unificar toda la información sanitaria y sociolaboral que pueda ser de utilidad a todas las personas que conviven con la espasticidad, un trastorno motor asociado a múltiples enfermedades y discapacidades que provoca un aumento del tono muscular dificultando total o parcialmente el movimiento de los músculos afectados. Entre los programas que proporciona Convives con Espasticidad, destaca el dedicado al afrontamiento activo, que ofrece recursos psicológico a todas las personas que necesiten superar adversidades.

En conversación con este digital, Claudia comenta qué ha significado para ella este galardón: “Este premio ha supuesto un gran impulso para mí, una sorpresa muy gratificante, pero también una gran oportunidad para dar visibilidad y demostrar que el talento y la discapacidad conviven de forma natural y, sobre todo una oportunidad para que otras personas con discapacidad y sus familias vean que sí se puede”, explica la presidenta de Convives con Espasticidad, que espera que lo mejor del premio venga ahora. Sobre el premio, reconoce que no está nerviosa, sino ilusionada: “Tengo la confianza de que estoy haciendo lo máximo posible para ofrecer lo mejor de mí”.

A pesar de que se ha avanzado mucho, Claudia cree que, en términos de discapacidad, todavía queda mucho por hacer: Hay que reconocer el camino andado, pero no nos podemos dar por satisfechos hasta que no sea una realidad la plena participación activa de cualquier persona en sociedad y que todos podamos desarrollar nuestro máximo potencial.” sentencia Tecglen.

Para la galardonada, es importante que se rompa el estigma social: “Es una tradición cultural errónea que está muy arraigada y se nos ve como vulnerables cuando en realidad, si tenemos los recursos y los apoyos adecuados no somos vulnerables”, explica. No hay que olvidar que todo el mundo tiene capacidades y discapacidades, pero lo que ocurre es que la discapacidad genera una situación de vulnerabilidad, porque todavía existen muchas barreras de todo tipo:  arquitectónicas, mentales actitudinales y porque la discapacidad es cara. Esto es lo que se conoce como el coste oculto de la discapacidad.  Por otro lado, existe el estigma internalizado: “Nosotros mismos terminamos interiorizando, esas falsas creencia y nos limitamos», recalca Claudia.

La Familia Real en los Premios Princesa de Girona / Gtres
La Familia Real en los Premios Princesa de Girona  del pasado año. / Gtres

Aunque es consciente de que la discapacidad es una condición impuesta por la vida que limita, a día de hoy, “la sociedad no está construida para garantizar la plena participación de personas en diversas situaciones”. A esto hay que sumar que el coste oculto de la discapacidad genera pobreza, lo que sí provoca vulnerabilidad.

Según explica la psicóloga, la actitud es importante: “La discapacidad no debe ser la protagonista de nuestra vida y debemos poner el foco en nuestros talentos, porque el talento y la discapacidad conviven de forma natural”. Por este motivo, transformar la sociedad es importante, en ámbitos como la educación o el empleo. «Muchos no podemos trabajar ocho horas en oficina, pero sí podemos ser productivos, es más, el empleo es una gran vía de inclusión. Cuando trabajamos contribuimos con nuestros impuestos. El empleo, además, tiene beneficios psicosociales importantes nos da una rutina, fomenta nuestro sentido de pertenencia y facilita nuestras relaciones sociales», destaca.

La Fundación Princesa de Girona se centra en las generaciones más jóvenes y en la búsqueda y apoyo del talento. Claudia considera que, en la actualidad, la sociedad está mucho más concienciada. “Creo fervientemente que los jóvenes fomentan la inclusión, en eso sí que hemos avanzado”, explica, aunque asegura que, “dejaremos de hablar de inclusión cuando hablemos de convivencia.”

El jurado de los galardones ha destacado su ejemplaridad como modelo inspirador y ser referente para otros jóvenes. A pesar de que no se considera un ejemplo, sino una persona que trabaja mucho, se siente muy emocionada de lo que ha apuntado el jurado: “Me emociona que los ejemplos se pueden repetir, que ilumine a otros jóvenes con y sin discapacidad para que sean conscientes de que sí se puede.”

Sobre su relación con la Familia Real, Claudia comenta que todavía no ha podido tener relación con la Princesa Leonor, aunque confía en que pueda mantener una reunión pronto con toda la Familia Real, y trasladarles sus inquietudes sobre la discapacidad. A quien sí conoce y ha visto en varias ocasiones es a doña Letizia, de hecho, fue ella la que presidió el acto de anuncio del Premio Social hace algunas semanas. “Como siempre, fue muy amable conmigo y estuvo muy atenta a todo lo que le comenté”, explica Claudia, que agradece el trato por parte de la Reina en las veces en las que ha coincidido con ella: “No es nada paternalista, es algo que me llama la atención de ella y lo agradezco enormemente”, comenta la psicóloga.

Claudia revela una anécdota que vivió con la Reina hace años: “La conocí cuando tenía yo veintidós años, me preguntó si quería una silla en una audiencia y respetó mi decisión, pero cuando me vio cansada me volvió a preguntar. Y le dije que sí y me la acercó ella misma”, comenta. “Es muy respetuosa conmigo, escucha atentamente y me trata con el mayor respeto, de igual a igual. No me trata de manera diferente por tener una discapacidad. Creo que es una mujer que conoce bien el ámbito de la discapacidad y eso dice mucho de ella”, recalca la psicóloga.

Psicóloga, conferenciante y consultora estratégica y de comunicación especializada en entidades sin ánimo de lucro, el día a día de Claudia es muy intenso y comienza antes del amanecer. “Tengo cuatro trabajos. Además de ser presidenta de Convives con Espasticidad y ser coordinadora de varios proyectos, soy psicóloga, acompaño a personas y familias con discapacidad -acompaño, no trato porque no soy psicóloga clínica- con un método propio. Soy consultora de comunicación en entidades sin ánimo de lucro, soy conferenciante y ahora estoy como técnica de proyecto de la Asociación Reconoce. Gracias a que son flexibles puedo estar en su plantilla y se pueden beneficiar de mi talento”, explica Claudia, que agradece mucho la flexibilidad de su empleador.  No obstante, reconoce que hace malabares en su día a día, para poder llevar una vida activa y que la espasticidad y el dolor la limiten lo menos posible: “El mayor reto al que me he enfrentado ha sido aceptarme a mí misma.”

Claudia apunta a que vivimos en un momento en el que no somos capaces de desconectar y que tenemos mucha presión e incertidumbre. Esto ha provocado que aumenten los casos de ansiedad y depresión, de hecho, la depresión se ha convertido en la primera causa de discapacidad. Por esto, es importante la actitud: “Los seres humanos tenemos que convivir con la incertidumbre, pero lo único que podemos gestionar -no controlar- es nuestra actitud. Una actitud social de empatía, solidaridad y de no juzgar, que es un regalo que nos hacemos a nosotros mismos y a los que nos rodean.”

La galardonada que, además, es miembro de la Junta del Foro Español de Pacientes, insiste en la importancia de que se reconozca la labor de los cuidadores informales y se genere una red de apoyo: “Hay que generar una estructura estatal que apoye al cuidador principal y que se fomente la asistencia personal, se facilite y se abarate”. Las ayudas ocupan un papel fundamental porque, al final del día es una realidad que las personas con discapacidad necesitan más apoyos: “¿Quién cuida de los que nos cuidan?”.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias