Hermanos dispares

Los polos opuestos de Harry y Guillermo en un aniversario clave

Se cumplen sesenta y un años del nacimiento de Diana de Gales y en apenas un mes es el veinticinco aniversario de su muerte en agosto de 1997 tras un trágico accidente en el túnel del Alma de París. Dos aniversarios que llegan en un momento crítico para la familia real, pero, sobre todo, para sus hijos. A principios del mes de junio el Reino Unido se volcó con las celebraciones del Jubileo de Platino de la Reina Isabel. Setenta años en el trono en los que la monarca apenas ha tenido ‘peros’, aunque uno de ellos fue, precisamente, tras la muerte de la Princesa de Gales, momento en el que se criticó duramente su falta de empatía.

La Reina Isabel en su Jubileo de Platino / Gtres
La Reina Isabel en su Jubileo de Platino / Gtres

Ha sido precisamente en estas jornadas de fiesta en las que se ha podido ver de nuevo a los duques de Sussex, que regresaron al Reino Unido por fin tras anunciar que se marchaban de ‘La Firma’ para vivir una vida independiente y alejada de las obligaciones que implica representar a la Corona. Sin embargo, el regreso de Harry y Meghan no ha sido como muchos esperaban, sino que ha evidenciado una situación que es imposible disimular.

La relación de los duques de Sussex con la plana mayor de la familia real no es buena. Aunque se ha visto a Harry y Meghan conversando distendidamente con el duque de Kent, los condes de Wessex o algunos de los más pequeños de la familia, no hay imágenes que hayan captado el reencuentro de la pareja con el príncipe Carlos, los duques de Cambridge o la propia Reina Isabel, a pesar de que algunas fuentes han asegurado que han podido pasar tiempo con ella.

El príncipe Harry y Meghan Markle en los Juegos Invictus / Gtres
El príncipe Harry y Meghan Markle en los Juegos Invictus / Gtres

Un viaje exprés que ha coincidido con el cumpleaños de Lilibet Diana, a la que, en principio ha podido conocer la familia. Sin embargo, no hay testimonio gráfico de esto, en concreto, por oposición de la Reina -según se ha comentado-. Aunque en ningún momento se ha dicho que los duques de Sussex ya no sean miembros de la familia, la realidad es que, casi de manera similar a lo que ocurre con el príncipe Andrés, su presencia es anecdótica y muy limitada.

Una situación que hace pensar en que los desencuentros de los Sussex con el resto de la familia no han cesado. Es más, se tiene constancia de la ausencia de los duques de Cambridge en el cumpleaños de Lilibet Diana y el deseo del príncipe Guillermo de fortalecer la imagen de la Corona tras unos momentos complicados.

Kate Middleton y el príncipe Guillermo durante su tour caribeño / Gtres
Kate Middleton y el príncipe Guillermo durante su tour caribeño / Gtres

A pesar de que ninguna de las partes se ha pronunciado al respecto, es una realidad que la relación entre unos hermanos que durante mucho tiempo fueron inseparables no pasa por su mejor momento. Hace un año que el Palacio de Kensington acogía el homenaje a Diana de Gales en el que hubiera sido su sesenta cumpleaños. Una emotiva jornada en la que se pudo ver cierta complicidad entre los hermanos al descubrir la escultura, en un acto discreto al que tampoco faltaron los hermanos de la Princesa.

Sin embargo, un año después, la situación no ha mejorado y no se han producido imágenes de los príncipes Guillermo y Harry juntos. Solo ellos saben en qué punto se encuentra su relación o si en el fondo todo es fruto de una calculada estrategia por parte del duque de Cambridge para salvaguardar el futuro de la Corona, aunque ello implique distanciarse de quien durante mucho tiempo ha sido su mejor apoyo. No hay que olvidar que las ‘bombas’ de los Sussex en la entrevista de Oprah Winfrey tuvieron un efecto negativo en ‘La Firma’ y que, además, es posible que la biografía de Harry ponga aún más en tela de juicio el futuro de la institución. Una situación complicada que nunca habría querido su madre, Diana de Gales.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias