UN MOMENTO MÍTICO

El día que Diana de Gales revolucionó la Gala MET

Quedan apenas unos días para una de las citas más importantes del universo de la moda. El próximo 2 de mayo, la alfombra roja volverá a desplegarse a las puertas del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York para una nueva edición de la Gala MET. Una cita en la que se espera la presencia de los rostros más destacados del panorama norteamericano, así como algunas figuras internacionales y que este año irá en consonancia con el del pasado año: America, An Anthology of Fashion.

El dress code de esta edición está marcado por el glamour de la Edad Dorada de Estados Unidos, esto es, el período que va entre 1870 y 1890, una etapa en la que la sociedad de la Gran Manzana prosperó de una impresionante forma. Una época en la que se inventaron la bombilla y el teléfono, la prosperidad llegó a la economía y la familia Vanderbilt acaparaba el protagonismo.

Diana y Carlos
Diana de Gales en su boda con Carlos de Inglaterra. / Gtres

Este tema trae a la memoria el auge de una burguesía acaudalada y extravagante, apasionada de los excesos y del barroquismo en la moda. Por esto, se espera que la alfombra roja de este año esté llena de looks recargados, mangas abullonadas, corsés y tocados marcados por la ostentación.

Más allá de la tónica general que define la Gala MET, hubo una época en la que, además de celebrities, también royals asistían al evento. Se ha especulado mucho con la posibilidad de que los duques de Sussex acudan -al igual que se rumoreó con que fueran a los Premios Oscar-, sin embargo, no ha habido confirmación oficial al respecto.

En los últimos años se ha visto desfilar a las puertas de la Gala MET a Beatriz de York, Marie Chantal de Grecia, su hija Olympia, Charlotte Casiraghi o Rania de Jordania. Sin embargo, si hay una royal que generó impacto en esta cita, esta es, sin duda, Diana de Gales.

Lady Di
Diana de Gales en la gala de Nueva York. / Gtres

Fue en el año 1996, en el mes de diciembre cuando Diana, ya divorciada del príncipe Carlos, subió al Concorde para asistir a la Gala MET, que en aquel entonces organizaba Liz Tilberis, editora de la revista Harper’s Bazaar. El tema era Christian Dior y la Princesa coincidió con algunos de los rostros más conocidos de la época, como Ivana Trump, la modelo Iman, Bianca Jagger o Anna Wintour, antes de que esta tomara el testigo de la organización de la gala.

Para esta cita, la madre de los príncipes Guillermo y Harry deslumbró a propios y extraños con un impresionante look de estilo lencero con detalles de encaje en color azul noche de John Galliano para Dior. Un modelo que a día de hoy sigue estando de plena actualidad. Completó su estilismo con un choker de perlas y zafiro central, así como pendientes a juego que le había regalado la Reina Madre por su enlace con el príncipe Carlos.

Diana de Gales
Diana de Gales con vestido lencero. / Gtres

El estilo del vestido y, sobre todo, su escote lencero, generó numerosos comentarios porque se alejaba completamente de los rígidos protocolos de los Windsor. Es más, desde su divorcio, Diana de Gales había cambiado la estética de sus looks, apostando por modelos atrevidos que la prensa denominó ‘de venganza’.

A pesar de que estaba radiante, el jet lag lugó una mala pasada a Diana de Gales, que tuvo que abandonar la celebración antes de tiempo y retirarse a su hotel a descansar, con la consecuente decepción de algunos de los asistentes.  Algunas fuentes incluso aseguraron que Diana se retiró no tanto por el cansancio, sino porque no se sentía cómoda con el vestido, demasiado atrevido quizás como para que estuviera a punto de no lucirlo.Pese a esto, su presencia ha quedado grabada para siempre en la memoria colectiva.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias