Cambios obligados

La nueva vida de Messi en París, el capricho de Antonela y lo que dejan atrás

Messi, Antonela Roccuzzo y sus tres hijos / Instagram
Messi, Antonela Roccuzzo y sus tres hijos / Instagram

Las lágrimas de Lionel Messi al dejar el FC Barcelona tras 21 años defendiendo sus colores se han tornado en sonrisas por el ilusionante nuevo reto que ha emprendido. Con su fichaje por el PSG se asegura varias cosas. La primera irse a un club de élite donde seguir aspirando a lo máximo, algo que se traduce en caché y reputación. La segunda, seguir engrosando su patrimonio ya que cobrará 35 millones de euros netos por cada una de las dos temporadas que ha firmado. Su rúbrica en el contrato también garantiza una calidad de vida plena para su mujer e hijos. Pero, ¿cómo va a cambiar su vida a partir de ahora?

Tanto Messi como Antonela tienen por delante un largo proceso de integración a la capital francesa. No es en ningún caso un problema, a su lado tienen asesores personales que se encargan de todas las engorrosas gestiones que se han de hacer cuando se desembarca en una nueva ciudad. El fervor y la locura desatada con la llegada de Leo ha hecho que todavía no hayan tenido tiempo de seleccionar su nuevo hogar familiar.

Messi, saludando a la afición desde su hotel en París / Gtres
Messi, saludando a la afición desde su hotel en París / Gtres

Si algo tiene París son barrios residenciales repletos de exclusividad, en los que vivir tranquilamente y con lujo está reservados a unos pocos elegidos. Las inmobiliarias francesas se frotan las manos por ser ellos quienes vendan a Messi y su familia su nueva casa. No sería extraño que se convirtieran pronto en vecinos de Sergio Ramos y Pilar Rubio. El matrimonio se ha instalado en el Neuilly-sur-Seine, al norte del Bois de Boulogne, el distrito con el metro cuadrado más caro de la capital y donde abundan las mansiones y palacetes, según informa el diario L’Equipe. Rodeada por el Sena, Neuilly da la sensación de estar viviendo en una isla. Allí también residen sus compañeros y compatriotas Mauro Icardi y Ángel Di María, a quienes hace poco robaron en sus domicilios.

La casa donde quiere vivir Antonela Roccuzzo

Sin embargo, tampoco hay que descartar la opción Bougival, una pequeña localidad a 15 kilómetros del centro de la ciudad y a 12 de la ciudad deportiva del PSG, en Laye, que se ha puesto de moda en los últimos tiempos. El diario argentino ‘La Nación’ cuenta que la mujer del delantero se ha encaprichado de una casa en esta zona, situada en la ribera izquierda del Sena. Bougival ha destacado durante su historia por estar alojados en ella artistas franceses como Claude Monet y Auguste Renoir, además del futbolista Ronaldinho, en una vivienda por la que pagaba 14.000 euros mensuales. Los primeros se mostraron apasionados de los paisajes de los que fueron testigo y se convertiría en fuente de inspiración de sus cuadros modernistas.

Todo apunta a que la adaptación de Messi a París va a ser fácil. Su amigo Neymar se encargará de ello. De sus primeros días allí se sabe que ha tenido una gran acogida en el vestuario. Como curiosidad, cabe destacar que Ramos dio la bienvenida a Leo y lo primero que hizo fue ofrecerle su casa hasta que encontrase la suya, un bonito gesto por su parte. Los dos van a ser compañeros tras una década enfrentados. Sobra decir la eterna rivalidad que han tenido siempre en Madrid y Barcelona, entre ellos saltaban chispas. Ahora remarán a favor de un bien común.

Hasta que encuentren la vivienda a su gusto, Leo Messi y Antonela Roccuzzo se hospedan en el hotel más caro de París. Es el ‘Le Royal Monceau’ y allí se alojan todas las estrellas que van a la ciudad. Está situado en la prestigiosa Avenue Hoche, a pasos de los Campos Elíseos y el Arco del Triunfo. Las suites presidenciales, así como habitaciones superiores, pueden llegar a costar 80.000 euros por noche en temporada alta.

El ocio de Messi en París

Tanto el futbolista como su familia se caracterizan por tener una personalidad comedida. No son amantes de los grandes lujos por más que París se los ofrezca. Llevan una vida normal, alejada del ruido y centrada en sus hijos. Pero si cambiasen de opinión y decidieran bañarse del glamour que impregna la ciudad del amor podrían acudir a las ‘maisons’ Chanel, Dior y Vuitton, acudir a los ‘front row’ de las Semanas de la Moda o hacer un regalo a los sentidos con la excelente propuesta gastronómica existente.

El crack del balón se ha mostrado entusiasmado con la idea de empezar una nueva vida en París. Pero esa energía y optimismo choca de bruces con tener que dejar atrás otras cosas. En primer lugar Barcelona, la ciudad que se lo ha dado todo y donde ha crecido tanto personal como deportivamente. En primer lugar, su casa.

Casa de Messi en Castelldefels / Barcelonacheckin.com
Casa de Messi en Castelldefels / Barcelonacheckin.com

Messi y su familia llevaban años viviendo en una vanguardista vivienda ubicada en Castelldefels, a 20 kilómetros de Barcelona, y una de las zonas preferidas de los futbolistas. Entre compra y reforma, el rosarino desembolsó 6 millones de euros por ella. Allí han visto crecer a sus tres hijos, quienes también experimentarán un cambio de vida importante. Thiago, Ciro y Mateo. Atrás quedan los amigos que han hecho en el British School de la Ciudad Condal y el reto para Antonela y su marido es encontrarles un colegio a la altura y verles integrados en una nueva pandilla de amigos.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias