Triste desenlace

Dos años sin Álex Lequio: Ana Obregón y su gran ejemplo de superación

Ana Obregón / Gtres
Ana Obregón / Gtres

El 13 de mayo de 2020 la vida de Ana Obregón cambió para siempre. Su hijo, Álex Lequio, fallecía a consecuencia del cáncer que le había sido diagnosticado dos años atrás y del que llegó a recuperarse. Sin embargo, meses después de su recuperación, la enfermedad regresaba, más agresiva que nunca. El joven emprendedor jamás borró la sonrisa. Positivo hasta el último de sus días, tal y como reveló la presentadora en Mi casa es la tuya, espacio conducido por Bertín Osborne.

Ana Obregón junto a su hijo, Álex Lequio / Gtres
Ana Obregón junto a su hijo, Álex Lequio / Gtres

Durante aquella entrevista, la actriz se sinceró como nunca había hecho antes tras la muerte de su hijo. “Yo me perdono la vida todos los días, Bertín”, diecía con un hilo de voz antes de terminar de romperse al decir lo “injusto” que es que Álex no pueda estar aquí. “Cómo sufrió…”, confesaba completamente rota, provocando también las lágrimas del presentador. Un desgarrador relato que, sin duda no dejó indiferente a nadie.

Ana Obregón y Álex Lequio en una imagen de archivo / Gtres
Ana Obregón y Álex Lequio en una imagen de archivo / Gtres

Nada más marcharse el fundador de Polar Marketing, Ana escribió en un post. “Se apagó mi vida”, indicó desde el dolor más profundo que puede sentir una madre al perder a un hijo. La intérprete estuvo al lado de Álex de principio a fin, como su padre, Alexandro Lequio, quien ha sido uno de los grandes apoyos para Ana estos últimos meses. Pese a que la expareja tomó caminos separados, siempre han mantenido una relación desde el cariño y el respeto. Sin ir más lejos, Obregón contaba en el programa de Bertín que una de las frases que más la llegó a su corazón procedentes del joven fue cuando éste dijo: “Merece la pena estar así solo por veros a los dos juntos”.

Cuando Álex Lequio falleció, Ana tomó la decisión de alejarse de la esfera pública, tenía que intentar sanar el vació que le ha dejado su hijo. Se pronunciaba a través de sus redes sociales, un refugio que se convirtió en un homenaje al empresario. A través de su perfil de Instagram, la actriz recuerda a menudo algunos de los momentos vividos con Álex, así como también publica cómo se siente tras su pérdida.

Ana Obregón en una imagen de archivo / Gtres
Ana Obregón en una imagen de archivo / Gtres

La pérdida de su madre

Al poco tiempo de cumplirse un año del fallecimiento de Álex Lequio, Ana Obregón recibía otro duro mazazo. Su madre, Ana Obregón Navarro, moría a los a los 95 años de edad tras su último ingreso hospitalario. Noticia que, dejó completamente desolada a la presentadora. “Ahora los dos amores de mi vida están juntos para siempre. Mamá cuida mucho de mi niño hasta que yo llegue que espero sea pronto, y dile que le quiero más que a mi vida. Os amo desde siempre y para siempre”, escribió Ana en un post a modo de despedida.

Su vuelta al trabajo

Ana estuvo alejada de sus compromisos profesionales desde mayo hasta noviembre, aproximadamente, justo cuando reveló que sería la encargada de despedir el año junto a Anne Igartiburu en TVE. De esta manera, la actriz que encabezó el reparto de la exitosa serie de Ana y los 7 se convertía junto a la periodista en el hilo conductor de una de las noches más especiales del año. Aquel 31 de diciembre, Ana miró al cielo, gesto con el que recordó a su hijo.

Con el paso del tiempo, la que fuera pareja del colaborador de El programa de Ana Rosa fue retomando su agenda, que se vio truncada a finales de 2021 cuando iba a dar las Campanadas, también junto a Igartiburu, pero tuvo que ausentarse al dar positivo en coronavirus. Sí que hizo Telepasión, donde trabajó codo con codo con Boris Izaguirre.

Sus viajes

Ana Obregón se ha apoyado en su gran amiga Uribarri, quien le ha cogido la mano y ha hecho que la presentadora haya vuelto a recuperar la sonrisa viajando a uno de sus destinos favoritos: Roma. De hecho, aprovecharon la Semana Santa para viajar a la capital italiana.

«En la vida es importante tener una amiga que sea espejo y sombra.
El espejo nunca miente, y la sombra nunca se aleja. Gracias @susanauribarri por volver a cogerme de la mano, sacarme (literal) de casa y meterme en un avión para aterrizar en la Ciudad Eterna», escribió Ana en una publicación. A este mismo destino viajó Ana unos meses atrás, tal y como dio a conocer ella misma.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias