Belleza

Una peluquera se hace viral al explicar cómo hay que utilizar el champú

Hay que aplicar el champú dos veces en vez de una

Utilizar el champú
Lavarse el pelo

Todas nos hemos lavado el pelo miles de veces a lo largo de nuestra vida. Pero, ¿tú te has planteado alguna vez si lo haces bien? Se trata de un hábito que todas creemos que es muy sencillo. Al fin y al cabo, sólo hay que aplicar el champú y el acondicionador, y luego aclarar con abundante agua tibia. Pero, teniendo en cuenta los consejos sobre cómo utilizar el champú de la usuaria de Twitter @FelicityNicole, peluquera de profesión, seguro que tú también cometes algún error. Si quieres que tu melena luzca limpia, saludable y brillante, toma nota de lo que debes hacer.

Los trucos para utilizar el champú de forma correcta

Lo primero y más importante es elegir un buen champú, adaptado a nuestro tipo de cabello y a sus necesidades concretas. A la hora de lavarnos el pelo tenemos que aplicar el champú dos veces en vez de una. ¿Por qué? Según la peluquera, con la primera aplicación lo que hacemos es limpiarlo de la acumulación de suciedad y de todos los aceites. Luego, con la segunda el champú cumple su función: anticaspa, alisado, brillo…

¿Cómo hay que utilizar el champú? Lo ideal es aplicarlo sólo en el cuero cabelludo, sin enredar el pelo con las manos. Luego cuando nos aclaramos el champú ya corre por el medio y las puntas. El siguiente paso es aplicarnos el acondicionador, sólo de medios a puntas. Podemos utilizar nuestros dedos para desenredar el pelo mientras el acondicionador actúa.

Ya hay varios usuarios que aseguran haber seguido los consejos de la peluquera, y dicen que su pelo está muchísimo más bonito que antes.

¿Cómo elegir un buen champú?

Con elegir un buen champú ocurre exactamente lo mismo que con utilizarlo: parece algo muy fácil, pero en realidad no lo es. Como resulta lógico, lo más importante que lave bien. Parece algo obvio, pero no todos lo hacen. Más allá de las modas y tendencias, tienes que fijarte en tu tipo de cabello y en cuáles son sus necesidades concretas: si tienes el cuero cabelludo muy graso y necesitas regular la producción de sebo, si tu cabello es muy fino y quieres un extra de volumen…

Para el pelo oscuro natural el champú hidratante es el mejor de todos, mientras que para el cabello teñido está más recomendado un producto con intensificador de color para que el tono dure más tiempo. En cuanto al pelo rizado, el champú hidratante funciona muy bien, mientras que si es liso, en el mercado hay champús con volumen que funcionan muy bien.

El cabello está continuamente expuesto a numerosos radicales libres que lo dañan y hacen que luzca seco y apagado. En este caso, los expertos recomiendan elegir champús formulados con ingredientes naturales como el aceite de almendras, el aguacate o las almendras.

Los mejores consejos para lavarse el pelo y lucir una melena radiante

Parece lógico pensar que, cuanta más cantidad de champú utilicemos nuestro pelo va a quedar más limpio. Pero es justo al revés. Los champús son productos que ya están muy concentrados de por sí, así que utilizar mucha cantidad de golpe no es una buena idea. De lo contrario, la melena queda apelmazada y grasienta. ¿Cuál es la cantidad ideal? Un garbanzo de champú si tenemos el pelo corto o una almendra de champú si lo tenemos largo. Así de fácil.

¿Cuáles son las ventajas del champú sin sulfatos?

El champú con sulfatos elimina la grasa concentrada en el pelo, lo que hace que el cabello que la melena quede mucho más limpia después del lavado. El problema es que al eliminar la grasa aparece un efecto secundario: el organismo empieza a generar más sebo porque detecta que sin él el cuero cabelludo está indefenso. Esto hace que el cabello se engrase antes, entrando así en una especie de círculo vicioso: cuanto más nos lavamos el pelo para quitar la grasa, más grasa aparece.

Este es el principal motivo por el que los expertos recomiendan el uso de un champú sin sulfatos. Gracias a ellos conseguimos una mayor retención de la humedad, lo que favorece el brillo. Podemos incluso prescindir del acondicionador porque el aspecto de la melena mejora de forma considerable desde la primera aplicación.

Este tipo de champús aportan una gran hidratación y nutrición sin tener que utilizar mascarillas constantemente. A todo ello hay que sumar que, al no contener sulfatos, evitan la rotura capilar y no producen irritación en el cuero cabelludo.

¿Cuál es la frecuencia ideal para lavarse el pelo?

Ahora que sabemos cómo hay que utilizar el champú, es el momento de conocer la frecuencia de lavado. Depende básicamente de cuál sea nuestro tipo de cabello. Si es seco y el cuero cabelludo es más seco de lo normal, tarda más en ensuciarse y en engrasarse, así que podemos lavarlos el pelo cada tres o cuatro días. Si en cambio es graso, hay que lavarlo con regularidad utilizando un champú purificante, cada dos o tres días. Y si es normal, tenemos que lavarlo sólo cuando esté sucio, teniendo en cuenta que aumentar la frecuencia puede hacer que se engrase con más facilidad.

Lo último en Estilo

Últimas noticias