Belleza

Cómo recibir un masaje relajante en casa de manos de tu pareja

Crear un spa en casa puede ser una actividad de los más interesante.

Cómo recibir un masaje relajante en casa de manos de tu pareja
Cómo recibir un masaje relajante en casa de manos de tu pareja

El confinamiento se está haciendo especialmente largo. Pronto se cumplirá un mes desde que se decretó el estado de alarma, cerrando la puerta de negocios de todo el país. Las peluquería y estéticas, esos mimos que de vez en cuando nos dábamos ya no son posibles. Ese masaje con exfoliación con el que cargábamos pilas después de una temporada de tensión ya no es posible. Pero no todo está perdido, podemos recurrir a lo que tenemos en casa, un masaje relajante de manos de nuestra pareja.

Pasos para recibir un masaje relajante en casa de manos de tu pareja

Crear un spa en casa puede ser una actividad de los más necesaria. Ambientar un poco el baño o la habitación para convertirla en un centro de relajación es sencillo. Prepara un par de velas y los aceites esenciales que tienes en casa. La parte más tensa del cuerpo suele ser la espalda, después de un día de actividad o de los nervios cada vez que toca salir a comprar, nada mejor que un masaje como este para acabar la jornada por todo lo alto.

  • Prepara la postura. Aunque sentada también se puede recibir un buen masaje y es más cómodo para el masajista, la mejor opción es tumbada. Prepara el lugar con un par de toallas que cubran el cuerpo y que eviten la sensación de frío después de pasar las manos impregnadas con los aceites.
  • Usa la mano entera. Empieza a poner un poco de aceite con el aroma que más te guste. Deja que vaya haciendo movimientos circulares por los hombros y la espalda, no debe separarlas del cuerpo, aplicando un poco de presión sobre las zonas más afectadas. La parte de los hombros suele acumular bastante tensión.
  • Amasa el cuerpo. Como si estuviera haciendo un pan, debe ir pasando por toda la parte de la espalda. Eliminando cualquier punto conflictivo. Si quieres puedes dejarle que realice una pequeña exfoliación, es una forma de quitar impurezas y preparar la piel para el bueno tiempo y el desconfinamiento.
  • Un masaje debe ser lento y pausado. Nada de prisas, un buen masaje necesita su tiempo, los movimientos deben ir acompasados y no ser muy rápidos. Relaja mucho más sentir unas manos que se mueven lentamente, pero con firmeza que recorren toda la espalda. La desconexión estará garantizada.

La duración del masaje dependerá de lo bien que lo haga y de las ganas de relajación. De esta manera, tener tiempo en pareja y además conseguir desestresarse es posible. Este masaje una vez por semana ayudará a pasar mejor esta cuarentena. Después de un buen masaje solo quedará una ducha igual de relajante.

Lo último en Estilo

Últimas noticias