EL DEBER POR ENCIMA DE TODO

La voz temblorosa y un emotivo recuerdo al duque de Edimburgo: La reina Isabel reaparece en público

La reina Isabel ha retomado su agenda institucional tras la muerte del duque de Edimburgo asistiendo a la tradicional ceremonia de apertura del Parlamento junto al príncipe Carlos.

Ver vídeo

Poco más de un mes después de la muerte del duque de Edimburgo, la reina Isabel ha retomado de forma oficial su actividad. La monarca ha presidido este martes la ceremonia de apertura del Parlamento. Se trata de uno de los eventos clave de la vida política del país, que se lleva a cabo en la Cámara de los Lores.

La ceremonia se ha adaptado a las circunstancias / Gtres

Una ceremonia que, habitualmente se caracteriza por su pompa, pero que este año ha sido diferente. Por un lado, la monarca no ha utilizado ni su atuendo ceremonial ni tiara -antes llevaba la Corona pero dejó de utilizarse por lo que pesaba-, sino que ha recurrido a un discreto vestido de día. Tampoco ha llegado a Westminster en carroza y se ha reducido el número de asistentes a 108 frente a los 600 de otros años.

Reina Isabel
La reina Isabel sentada en el trono antes de leer el discurso / Gtres 

En torno a las 10:30 de la mañana, la Reina se dirigía al Parlamento. Lo hacía sola en un coche que la ha llevado desde Buckingham hasta el Palacio de Westminster. Aunque en esta ocasión ha lucido un…. Y se ha prescindido de la pompa de otras ocasiones, no ha faltado la Corona, la pieza central del Tesoro Británico. Una espectacular joya con más de 3000 piedras preciosas que se ha colocado en una mesa de la Cámara de los Lores.  La última vez que la Reina la portó fue en este mismo acto en el año 2016, precisamente en la última ocasión en la que Felipe de Edimburgo participó en la ceremonia.

La Reina ha estado acompañada por el príncipe Carlos y Camilla Parker en esta vuelta oficial / Gtres

La reina Isabel ha estado acompañada por su hijo mayor, el príncipe Carlos y por su nuera, Camilla Parker. La monarca ha querido recordar a su marido con un significativo guiño de su vestuario. Bajo el abrigo, la Reina ha lucido un llamativo vestido en estampado floral en tonos amarillos, el mismo al que recurrió en la fotografía oficial que el pasado año se distribuyó con motivo del 99 cumpleaños del Duque.

El golpe más duro

El príncipe Felipe fallecía a los 99 años el pasado 9 de abril en el Castillo de Windsor, donde había regresado apenas unas semanas antes tras pasar casi un mes ingresado. Una dura pérdida para la reina Isabel, que se despedía de su ‘roca’, su compañero los últimos 73 años, toda una vida.

El 17 de abril se celebraban las exequias en la capilla de San Jorge, bajo cuya bóveda central era sepultado el Duque. Un funeral reducido y discreto al que solo asistían 30 personas, tal como marcan las restricciones actuales por la pandemia. En la iglesia se veía a la Reina triste y cabizbaja, derramando algunas lágrimas en recuerdo de su esposo.

reina Isabel
La monarca, desolada, durante el sepelio / Gtres

A pesar de las dos semanas de luto oficial, Su Majestad retomaba su agenda poco después para despedirse de su Lord Chamberlain, el conde William Peel, a quien ahora sustituye el exdirector general del MI5, Andrew Parker. Lo hacía en una ceremonia privada de la que no hay imágenes. No obstante, la Reina no tardaba mucho en retomar su agenda de manera virtual, incluso antes de finalizar los días de luto.

Aunque Isabel II cumplía 95 años poco después del funeral del duque de Edimburgo, en esta ocasión no ha habido celebraciones oficiales, no solo por la pandemia -que ya dejó de lado los festejos el pasado año-, sino por la muerte del Príncipe. Se ha visto a la Reina paseando en los terrenos de Windsor con sus perros, que se han convertido en su mejor compañía en estos momentos.

reina Isabel
La reina Isabel durante el funeral por el duque de Edimburgo / Gtres

En estos últimos días, la soberana ha participado en varios encuentros virtuales desde el Castillo de Windsor donde, según fuentes cercanas a la Corona, tiene la intención de mantener su residencia habitual a partir de ahora, con limitados traslados a Buckingham. A pesar del difícil momento que atraviesa, Su Majestad no ha dejado de atender a sus responsabilidades, haciendo un gran esfuerzo que refleja su compromiso con el país y con su papel y que aleja, al menos por el momento, cualquier posibilidad de dar un paso atrás y dejar que sean las nuevas generaciones quienes tomen el testigo.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias