IMÁGENES

La Reina Isabel y el príncipe Harry: crónica de un vínculo ‘indestructible’ en la cuerda floja

Ver vídeo

La ausencia del príncipe Harry en el servicio religioso de Acción de Gracias en recuerdo del duque de Edimburgo ha sido un punto de inflexión en la relación de los duques de Sussex y el resto de la familia real pero, sobre todo, entre el propio Harry y la Reina Isabel. Hasta que Meghan Markle entró en escena, para nadie era un secreto que la monarca sentía una especial predilección por el segundo hijo de Carlos de Inglaterra, de la misma manera que por el príncipe Andrés. Tanto es así que, a pesar de las polémicas que han rodeado al duque de York, fue él el que acompañó a la soberana en este difícil momento.

La familia real en el homenaje
La familia real en el homenaje. / Gtres

Esto no significa que la situación de Andrés dentro de ‘La Firma’ haya cambiado, puesto que no ha quedado demostrada su inocencia ni su culpabilidad en el caso de la demanda de Virginia Giuffre, pero lo que sí ha quedado claro es que, a nivel personal, sigue contando con el apoyo de su madre. Una situación que ha generado descontento tanto en el príncipe Carlos como en su hijo mayor, el duque de Cambridge quienes, al final, son los próximos titulares de la Corona y en quienes recaerá el peso de mantener su imagen a salvo de polémicas.

Reina Isabel
La Reina Isabel con el duque de Edimburgo. / Gtres

Pero, más allá de los comentarios que suscitó la presencia de Andrés en Westminster, el príncipe Harry estuvo en boca de muchos. Y es que, su ausencia en una jornada tan relevante después de que sí viajó a Windsor para el entierro de su abuelo no es baladí. Sobre todo, si se tiene en cuenta que el argumento que ha esgrimido es un tema de seguridad, a raíz de un desacuerdo con el Gobierno por no querer proporcionarle personal cuando ya no es miembro de la familia real. ¿De verdad era necesario ausentarse por esto?. La realidad es que, al margen de otras cuestiones, la seguridad de los Sussex en Londres no es algo que realmente suponga un problema. No tanto porque ellos mismos pueden disponer de su propia protección sino porque siempre habría quedado la opción de apoyarse en los duques de Cambridge o en el príncipe Carlos. Quizás incluso, dada la circunstancia excepcional, en la propia Reina Isabel, como ha hecho el príncipe Andrés. No obstante, parece que es una opción que el duque de Sussex no se ha planteado.

Reina Isabel
La Reina conversando con Harry y Meghan. / Gtres

Un vínculo familiar en la cuerda floja

No hay que olvidar que, al margen de que ya no sean miembros trabajadores de ‘La Firma’, tanto Harry como Meghan siguen siendo parte de la familia real, tal como la Reina ha declarado en alguna ocasión. Esto hace que su presencia en actos familiares -aunque con matices oficiales-, como es el caso de este homenaje, sea algo importante. Sobre todo si se tiene en cuenta que la Reina vive sus horas más complicadas y que, sin lugar a dudas, ver a su nieto y a su familia y tener la opción de conocer a su nueva bisnieta, habría supuesto una gran alegría.

Reina Isabel
La Reina Isabel junto a Harry. / Gtres

Sin embargo y, más allá de que en ocasiones se ha comentado que la Reina mantiene contacto con su nieto, las polémicas en torno a un posible regreso ponen en tela de juicio el punto en el que se encuentra su relación. A sus casi noventa y seis años y con los problemas de salud que la monarca arrastra, necesita más que nunca tener cerca a sus seres queridos. Con el Jubileo de Platino a la vuelta de la esquina, ahora más que nunca se cuestiona si los Sussex volverán aunque solo sea para acompañar a la monarca en este importante aniversario. Una realidad que, de no confirmarse, sería un duro golpe para la Reina, ya que la vuelta de Harry y Meghan es la única opción que tiene de volver a ver a Archie y conocer a Lilibet. ¿Tomará la riendas el duque de Sussex? El tiempo dirá.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias