ESTILO ROYAL

De Meghan Markle a Letizia: embarazos en clave royal con mucho estilo

Los duques de Sussex acaban de anunciar que esperan su segundo hijo de cara al verano

Meghan Markle está de enhorabuena. La duquesa de Sussex espera su segundo hijo después de que antes del verano sufriera un aborto. Una feliz noticia para el matrimonio que, a pesar de que no ejerce como miembros de la Familia Real de facto, sigue acaparando la misma atención de antes. De hecho, no ha dudado en compartir una imagen en el jardín de su nueva residencia en la que se aprecia perfectamente la más que incipiente barriguita de la Duquesa.

Pero Meghan Markle no es la única que en los últimos meses está de enhorabuena. Recientemente, la princesa Eugenia de York daba a luz a su primer hijo, un niño cuyo nombre aún no ha sido desvelado. La pareja compartía la feliz noticia en redes sociales, aunque hubiera un comunicado oficial al respecto.

 

Meghan Markle , durante el embarazo de su primer hijo en una visita oficial a Marruecos / Gtres

Lo habitual en estos casos es que las diferentes casas reales anuncien los embarazos de las royals por los canales oficiales, así como los nacimientos. Suele ser pasados los tres meses de gestación, cuando los riesgos de pérdida del bebé se reducen. Sin embargo, no siempre es así. Kate Middleton ha sufrido hipemérisis gravídica en sus tres embarazos, lo que ha hecho que los anuncios se adelantasen ligeramente. De igual manera, en el caso de doña Letizia, cuando se quedó embarazada de la infanta Sofía, el anuncio se produjo antes de los tres meses habituales.

Un caso aparte lo suponen los Grimaldi. Salvo circunstancias muy concretas que afectan directamente al príncipe Alberto, no se anuncian los embarazos. Ha ocurrido con Carlota Casiraghi o con sus cuñadas, aunque una vez llegado el nacimiento sí que se emitía una nota de prensa.

En términos generales, la mayoría de las royals mantiene su agenda activa casi hasta el final de sus embarazos, si su situación lo permite. Así le ha ocurrido a Eugenia de York, que ha estado participando en actividades relacionadas con las iniciativas con las que colabora hasta casi una semana antes de dar a luz.

Un caso digno de mención fue el de la hoy reina de Inglaterra, Isabel II. En el embarazo del príncipe Carlos, la entonces princesa ni siquiera llegó a mencionar que estaba en estado cuando se confirmó la feliz noticia: “Su Alteza Real la Princesa Isabel no asumirá compromisos públicos después del final de junio”, rezaba el texto emitido por el Palacio de Buckingham. No hubo apenas fotos de ella ni tampoco trascendieron detalles de cómo se encontraba. Por extraño que parezca, el duque de Edimburgo no se planteó alterar su agenda por el nacimiento del heredero, que le pilló jugando al squash en el momento del parto.

Reina Isabel
La reina Isabel apenas se dejó ver en sus embarazos / Gtres

Si hay algo que tienen en común las royals de las nuevas generaciones es que intentan estar al pie del cañón hasta el final, salvo contadas excepciones. Esto lleva consigo la necesidad de adaptar sus agendas y sobre todo sus estilismos, a cada una de las ocasiones. Algunas como la duquesa de Cambridge,  Kate Middleton o la propia Meghan Markle se han convertido en todo un ejemplo en términos de estilo para otras madres, mientras que hay royals a las que apenas se las ha visto, como la reina Sofía o la reina Isabel del Reino Unido, ya que las costumbres del momento no consideraban de buen gusto mostrar el embarazo.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias