enhorabuena

Meghan Markle da a luz a su segunda hija

Los duques de Sussex se han convertido en padres por segunda vez, en esta ocasión, de una niña.

Ver vídeo

Meghan Markle y el príncipe Harry están de enhorabuena. La pareja por fin ha visto cumplido su deseo de aumentar la familia y lo ha hecho de la mejor manera que podía esperar. Los duques de Sussex se han convertido en padres de su segunda hija en común después de que el verano pasado la Duquesa sufriera un aborto del que ella misma habló en una desgarradora confesión en el New York Times. El bebé nació el pasado viernes, 4 de junio a las 11:40 horas en el Hospital Santa Bárbara Cottage, California. Una niña a la que han llamado Lilibet ‘Lili’ Diana Mountbatten-Windsor y tanto la madre como la recién nacida están en perfecto estado y ya descansan en su hogar.

Meghan Markle
Meghan y Harry anunciaban el pasado San Valentín que esperaban su segunda hija / Gtres

«El 4 de junio fuimos bendecidos con la llegada de nuestra hija, Lili. Ella es más de lo que podríamos haber imaginado, y seguimos agradecidos por el amor y las oraciones que hemos sentido en todo el mundo. Gracias por su continua amabilidad y apoyo durante este momento tan especial para nuestra familia», han dicho en un comunicado oficial los duques de Sussex. Además, el matrimonio ha explicado el motivo por el cual han escogido este nombre para el nuevo miembro de la familia. «Lili se llama así por su bisabuela, Su Majestad la Reina, cuyo apodo familiar es Lilibet. Su segundo nombre, Diana, fue elegido en honor a su amaga abuela, la princesa de Gales. Es el segundo hijo de la pareja, que ya tiene un hijo de dos años llamado Archie Harrison Mountbatten-Windsor. El Duque y la Duquesa agradecen los buenos deseos y las oraciones mientras disfrutan de este día especial en familia», han revelado.

Fue el pasado mes de enero, poco después de que la princesa Eugenia diera a luz a su primer hijo, August, cuando la pareja confirmó que esperaba su segundo hijo en común, coincidiendo con la celebración del Día de San Valentín. Poco después, a principios del mes de marzo, coincidiendo con la polémica entrevista que concedieron a la presentadora Oprah Winfrey, la pareja revelaba que se trataba de una niña, aunque no dieron más detalles sobre la fecha de su nacimiento o el lugar en el que esperaban que viniera al mundo. De la misma manera que ocurrió en el caso de Archie Harrison, primer hijo de la pareja, el plan inicial del Meghan Markle era dar a luz en su domicilio, en este caso no en Windsor, sino en Santa Barbara, donde llevan asentados varios meses. Mientras que con su primer hijo la Duquesa tuvo que ser trasladada al Hospital Portland, por ahora no ha trascendido si la pequeña ha podido nacer en casa o si, por el contrario, ha sido necesario el traslado a un centro médico.

El príncipe Harry se mostró muy preocupado durante la entrevista con Oprah porque su esposa, Meghan Markle, siguiera los pasos de su madre, Diana de Gales: "Mi mayor preocupación era que la historia se repitiera", dijo.
La pareja durante su polémica entrevista con Oprah / Gtres

La niña ocupará el octavo puesto en la línea de sucesión británica, por detrás de su hermano Archie y adelanta al duque de York y a sus hijas. No está previsto, por el momento, que reciba ningún título ni tratamiento de Alteza Real, aunque esta situación podría cambiar en el momento en el que el príncipe Carlos se convierta en rey, ya que sería nieta directa del monarca.

Un momento complicado 

La llegada de la hija de los duques de Sussex supone una gran alegría para la familia después de la reciente pérdida del duque de Edimburgo a los 99 años. El pasado 9 de abril, el marido de la reina Isabel fallecía en el Castillo de Windsor, a donde había regresado después de pasar casi un mes ingresado en dos centros hospitalarios de Londres y someterse a una intervención cardíaca. Una dura noticia para los Windsor, en especial para la Reina, para quien el Príncipe era su mayor apoyo, su roca. Pocos días después de su muerte, el príncipe Harry viajaba a la capital británica para asistir a las exequias de su abuelo y rendirle homenaje, a pesar de las recientes polémicas que ha protagonizado y de su salida como miembro senior de la familia. Lo hacía solo, sin Meghan Markle quien, según fuentes oficiales, ya en ese momento estaba en un estado muy avanzado de gestación que hacía peligroso cualquier viaje.

A pesar de que durante su estancia en Windsor Harry protagonizó un ligero acercamiento con su hermano y su cuñada, lo cierto es que desde su vuelta a Los Ángeles, las críticas a la familia real no han cesado. Primero en unas declaraciones a un podcast en las que dijo que ser miembro de la familia era «una mezcla entre el Show de Truman y el zoo» y más tarde, en el documental que ha producido junto a Oprah Winfrey, donde ha sido muy crítico con los Windsor. Quizás el nacimiento de la primera hija de los Sussex haga que las relaciones se flexibilicen ya que la tensión acumulada es muy grande en estos momentos. Prueba de ello es que cuando Lord Dyson hizo públicas sus conclusiones sobre el engaño de Martin Bashir a Diana de Gales, tanto Harry como Guillermo emitieron un comunicado al respecto. Sin embargo, mientras Guillermo se mostró más duro que su hermano y habló de ‘mi madre’, Harry hizo referencia en todo momento a ‘nuestra madre’. Una prueba clara de que por parte del duque de Sussex se busca un acercamiento que, quizás en estos momentos, resulta cuanto menos, improbable.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias