ANALIZAMOS LOS MOTIVOS

Las joyas de Diana de Gales que heredará Charlotte por delante de Lilibet

Ver vídeo

Cuando Meghan Markle entró a formar parte de la familia real británica surgió un importante debate en torno a las piezas que la norteamericana podría lucir y que antaño pertenecieron a Diana de Gales. A pesar de que la sortija de compromiso de la Princesa le correspondía por derecho a Harry, los hermanos llegaron a un acuerdo para que fuera Guillermo quien la utilizara, no solo porque fue el primero en comprometerse, sino porque, además, se garantizaba así que la icónica joya llegaría al trono. Por este motivo, cuando Harry se casó con Meghan, él mismo diseñó un anillo de compromiso en el que no faltó el guiño a su madre, con dos diamantes que le habían pertenecido.

Diana y Carlos
Diana de Gales en su boda con el príncipe Carlos / Gtres

Sin embargo, ni Kate Middleton ni Meghan Markle lucieron en sus respectivos enlaces la tiara Spencer que llevó Diana en la suya. Y esto tiene una explicación muy sencilla. La reina Isabel ofreció a Diana la diadema Lover’s Knot cuando se comprometió con Carlos, una pieza que hemos visto en numerosas ocasiones en Middleton. No obstante, Diana, al ser aristócrata, tenía su propia diadema familiar, y es la que lució. En el caso de Kate y Meghan, ellas no tenían y fue la Reina quien les ofreció una de sus piezas.

La diadema pertenece a la familia Spencer y, por eso, hemos visto con ella no solo a la esposa del conde Spencer, sino también a alguna de las hijas de las hermanas de Diana -no a todas-. Lo lógico es que la pieza pase a manos de la siguiente generación, esto es, a los hijos del Conde. Sin embargo, podría no ser así.

Diana de Gales en un acto oficial / Gtres

Según apunta el diario The Mirror, se especula con la posibilidad de que sea la princesa Charlotte, de seis años y única hija de los duques de Cambridge, quien podría heredar la pieza. Un detalle que no está confirmado de manera oficial pero que, al parecer, responde a una petición directa del príncipe Guillermo a su tío y que además, podría corresponder con la que habría sido la voluntad de Lady Di.

De confirmarse esta realidad, daría un trato preferencial a la Princesa frente a su prima, Lilibet Diana, hija de los duques de Sussex. Sin embargo, esta es una cuestión en la que no debería haber demasiado debate. Y es que Lilibet no solo no es princesa (porque no le corresponde por  la legislación actual, sino que, además sus padres tomaron hace tiempo la decisión de apartarse de las actividades oficiales de ‘La Firma’), sino que no está previsto que de cara al futuro tenga que participar en ningún compromiso institucional. Algo que no le ocurrirá a Charlotte. Como hija del futuro rey, es probable que reciba el título de Princesa Real cuando ya no esté la princesa Ana y además es hermana de uno de los herederos. Por este motivo y, a pesar de que la intención del príncipe Carlos es reducir los miembros de la familia real, esta es una medida que no afectaría a la Princesa en un lapso breve de tiempo.

Kate Middleton y el príncipe Guillermo en una imagen reciente / Gtres

Además de la tiara Spencer, se está comentando que Charlotte podría tener en el futuro acceso directo a joyas que antaño fueron de Diana y que hoy atesora Kate Middleton. Un ejemplo lo constituye los diamantes y zafiro que le regaló el príncipe heredero de Arabia Saudí o una gargantilla de perlas de Nigel Milne, que cuenta con pulsera a juego. El anillo de compromiso lo lógico es que sea George -o incluso Louis- quien lo herede y lo utilice para su futura prometida.

Mención aparte merecen las piezas del joyero real, como la tiara Lover’s Knot, aunque en este caso será el rey titular quien decida su destino. Por su parte, lo que sí está claro es que Lilibet podrá acceder a las joyas que tiene Meghan en su poder, como algunas pulseras, un anillo de aguamarina o el reloj de Cartier que ella misma compró hace años para cuando tuviera una hija.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias