Royal

La gran encrucijada de la reina Letizia

Este viernes se celebra una de las ediciones más complicadas de los Premios de la Fundación Princesa de Asturias, marcados por las medidas de seguridad, higiene y distanciamiento.

No es una semana cualquiera para la Familia Real. Después de participar este lunes en el reducido acto con motivo del Día de la Hispanidad, los Reyes y sus hijas viajan este jueves a Oviedo para cumplir un año más con sus compromisos dentro del marco de los actos de los Premios de la Fundación Princesa de Asturias. Una edición diferente en la que las medidas de higiene y distanciamiento marcan la pauta. No habrá ceremonia en el Campoamor, ni tampoco invitados, como marcan las pautas de la ‘nueva normalidad’, pero sí que está previsto que Leonor pronuncie unas nuevas palabras en la tierra de su madre quien, por primera vez en muchos años, se encontrará más sola que nunca en la capital del Principado.

Reina Letizia, el rey Felipe, la princesa Leonor y la infanta Sofía en uno de los actos de los Premios Princesa de Asturias 2019/Gtres
Reina Letizia, el rey Felipe, la princesa Leonor y la infanta Sofía en uno de los actos de los Premios Princesa de Asturias 2019/Gtres

Si la situación sanitaria se mantiene como hasta ahora, a Oviedo no podrían viajar ni Paloma Rocasolano por residir en zona confinada, aunque cabría la posibilidad de que Jesús Ortiz y Telma sí que se desplazasen, ya que el estado de alarma afecta a las áreas confinadas y ellos viven en zonas que no superan la tasa de contagios. Pese a esto, es poco probable que cualquiera de ellos viaje a Oviedo, ya que las autoridades no recomiendan los desplazamientos salvo causas justificadas y en este caso no se trataría de una de las excepciones contempladas.

Paloma Rocasolano en los Premios Princesa de Asturias 2018/Gtres
Paloma Rocasolano en los Premios Princesa de Asturias 2018/Gtres

Sin embargo, al margen de sus padres y su hermana -los primeros no suelen faltar nunca a los Premios-, hay una presencia que es fundamental para la Reina en este acto. Se trata de su abuela, Menchu Álvarez del Valle, por quien doña Letizia siente un inmenso cariño. La veterana periodista reside en la actualidad en Ribadesella y cumplió 92 años el pasado mes de enero. Aunque se encuentra bien, Menchu forma parte de los grupos de mayor riesgo frente al coronavirus, de manera que no resulta conveniente que se exponga y es preferible que no entre en contacto con otras personas.

Menchu Álvarez y Paloma Rocasolano/Gtres
Menchu Álvarez y Paloma Rocasolano/Gtres

A principios de enero, coincidiendo con su cumpleaños y antes de que comenzara la pandemia,  la abuela de Letizia confesó en una entrevista a ‘La Razón’ que no esperaba visitas por su aniversario porque ya había pasado las fiestas en Madrid, pero reconoció que para ella el mejor regalo era un beso de sus bisnietas. Menchu mantiene viva su pasión por el Periodismo y participa de manera asidua en la tertulia El Garabatu. En la actualidad, la asturiana vive en Sardéu, en la casa ‘La Arquera’ , una propiedad que adquirió en 1982 como casa de fin de semana y en la que ha establecido su hogar. Menchu ha reconocido en ocasiones que de vez en cuando recibe la visita de los Reyes, aunque nadie se entera.

Sin embargo, desde que estallara la situación de emergencia sanitaria y se declarara el estado de alarma, la abuela de la reina Letizia apenas ha podido recibir visitas. Aunque no se ha podido confirmar, algunas fuentes apuntan a que los Reyes estuvieron con Menchu a finales de julio, coincidiendo con la última etapa de su gira por España. Fue en su visita a Asturias cuando don Felipe y doña Letizia aprovecharon para reunirse con la veterana periodista, con quien almorzaron antes de visitar el Museo y Circuito Fernando Alonso.

La reina Letizia y su abuela Menchu Álvarez/Gtres
La reina Letizia y su abuela Menchu Álvarez/Gtres

Ahora, tres meses después, y en plena segunda ola de la pandemia, ante la Reina se plantea una gran encrucijada. Doña Letizia estuvo en aislamiento en marzo por su contacto con Irene Montero -positivo en covid- y hace unas semanas, la princesa Leonor también tuvo que dejar las clases presenciales por un positivo en su clase. Aunque se da por hecho que, dada su intensa agenda, los Reyes se someten puntualmente a pruebas para detectar el coronavirus, lo cierto es que no resulta lo más conveniente estar en contacto con un colectivo de alto riesgo, como es Menchu, quien además a su avanza edad sigue fumando, lo cual aumenta más aún el peligro. Así las cosas y dado que es poco probable que los miembros de la familia Ortiz viajen esta edición a Oviedo, la gran duda que se plantea es: ¿se arriesgará la Reina a ver a su abuela?

Lo último en Casa Real

Últimas noticias