Huellas

Rocío Jurado, una ausencia que terminó con la felicidad de una familia

Rocío Jurado ha sido la última protagonista del programa 'Huellas', de Telemadrid, que ha repasado la historia familiar de una mujer que dejó huella dentro y fuera de los escenarios.

Rocío Jurado
Rocío Jurado en una imagen de archivo / Gtres

Han pasado casi 14 años del fallecimiento de una de las figuras claves de la historia de España, Rocío Jurado, y el programa ‘Huellas’ de Telemadrid ha querido recordarla con un exhaustivo documental que no solo recoge los inicios de la artista, una mujer que desde muy joven dejó claro que iba a triunfar sobre los escenarios, sino también su larga enfermedad y el declive que sufrió su clan tras su trágica muerte. Qué razón tenía la artista cuando dijo, el día que anunció a los medios de comunicación que sufría cáncer de páncreas, la misma enfermedad que se llevó a su madre, que iba «a seguir luchando por seguir aquí, por los míos, que les hago mucha falta».

Rocío Jurado
La gran Rocío Jurado y su familia han sido los protagonistas del último programa de ‘Huellas’ / Gtres

Si bien llegó un momento en el que parecía casi seguro que ‘la más grande’ no podía superar la enfermedad, pocos se imaginaban que apenas unos meses después de su pérdida que el entramado familiar al que ella había dedicado tanto tiempo, esfuerzo y cariño se iba a desmoronar como la torre de Babel. Su vida no siempre fue fácil, pero Jurado se esforzó para sacarle el mayor provecho posible en todos los aspectos. Su historia de amor con Pedro Carrasco, padre de su hija, no terminó de la mejor manera posible, ya que se terminaron divorciando, pero siempre se siguieron queriendo, tal y como quedó claro en el funeral del boxeador, al que Rocío acudió para consolar a su hija, que se rompió al perder a su padre.

Una nueva oportunidad en el amor

Por suerte para la de ‘Como una ola’, la vida le tenía reservado otro gran amor, el de José Ortega Cano, con quien también paso por el altar y junto a quien se volvió a convertir en madre con la adopción de José Fernando y Gloria Camila, que no pudieron disfrutarla todo lo que les hubiera gustado. El torero fue una de las personas que más sufrió su muerte, pues tras ella, en sus propias palabras, estaba muy triste y comenzó a beber para intentar olvidar.

Rocío Jurado
La vida le dio una nueva oportunidad en el amor a Rocío Jurado con la llegada de José Ortega Cano / Telemadrid

Pero el peor momento para el diestro estaba por llegar. En mayo de 2012, cuando se cumplían cinco años de la muerte de Rocío, Ortega Cano sufrió un accidente de coche que le cambiaría la vida, no solo porque en él falleció una persona. Mientras esperaba el juicio, su novia, Ana María Aldón, se quedó embarazada, un estado que tuvo vivir alejada de él ya que en abril de 2014 el torero ingresó en la cárcel de Zuera para cumplir condena, por lo que estuvo alejado de los suyos.

Mientras tanto, Gloria Camila intentaba mantener la esperanza y José Fernando se metía en líos con la justicia, pasaba una pequeña temporada en la cárcel y terminaba ingresando en una clínica, que le expulsó al poco tiempo, para curarse de sus adicciones.

Rocío Carrasco, una ruptura definitiva

La vida de Rocío Carrasco tampoco ha sido un camino de rosas. Tras criarse alejada de su madre por su profesión, la joven muy pronto comenzó a mostrar una rebeldía por la cual Rocío llegó a pedir a la prensa que tuvieran cuidado con su niña. Con apenas 18 años la joven dio la gran sorpresa de su vida, estaba embarazada y se casaba con su novio, un joven Guardia Civil llamado Antonio David Flores. Lo que pocos se pensaban, aunque Jurado parecía imaginarse, era que la historia de amor no iba a terminar de la mejor de las maneras. De hecho, tras su divorcio, que se produjo en 1999, mantienen una cruda batalla legal que todavía parece estar lejos de terminar.

Rocío Carrasco, Rocío Jurado
Tras la muerte de su madre, Rocío Carrasco se alejó de su familia / Gtres

Pero no fue su única separación. Tras la muerte de ‘la más grande’ la hija biológica de la artista se separó de casi todos aquellos con los que comparte sangre. Rocío Carrasco rompe con sus tíos por presuntamente el reparto de la finca de Los Naranjos. Años más tarde, Amador desveló en un programa de televisión que se debió a la actitud de su sobrina durante una reunión a la que ella llegó con una abogada, ‘nos llamó sinvergüenzas y nos dijo que nos buscásemos la vida’», recuerda el programa ‘Huellas’. en ese momento, Roció salió del núcleo familiar y comenzó a mantenerse al margen para librar su propia batalla con Antonio David. Algo que sigue siendo así hoy día.

A pesar de todo, Rocío Carrasco parece feliz, sobre todo porque tiene a su lado al hombre al que más ha querido en su vida, Fidel Albiac, su marido. “Sé que, y me consta con base, que su madre lo sabía, sabía que necesitaba profundamente a Fidel cuando ella no estuviera. Lo necesitaba cuando estaba, pero lo necesitaba más que nunca cuando ella no estuviera y su madre lo sabía», ha afirmado durante el programa una de las tertulianas, Terelu Campos, quien además es gran amiga de Rociíto.

Rocío Jurado
«Su madre lo sabía, sabía que necesitaba profundamente a Fidel cuando ella no estuviera. Lo necesitaba cuando estaba pero lo necesitaba más que nunca cuando ella no estuviera y su madre lo sabía», ha dicho Terelu Campos sobre esta historia de amor / Telemadrid

“Si Rocío hubiera estado viva hubiera puesto firme a su hija y luego a todos los demás», ha opinado por su parte la periodista Paloma Barrientos, quien cree que con la muerte de Rocío Jurado no solo desapareció ella, sino también la felicidad de la familia.

Los problemas con la herencia

La herencia de Rocío Jurado también fue una gran fuente de problemas tras su muerte. En aquel momento, fue muy polémico que la cantante dejara una herencia diferente a Rocío Carrasco y a Gloria Camila y José Fernando, algo que según Terelu Campos tiene una explicación: «cuando muere Rocío Jurado, Rocío Carrasco se queda sin madre y sin padre y cuando muere Rocío Jurado, Gloria y Fernando tienen un padre con una profesión, un padre que se ha labrado un futuro y que tiene un colchón económico ganado a pulso por ponerse delante de un toro. Entiendo que Rocío Jurado amparara más a la hija que se quedó totalmente huérfana porque los otros tienen la protección de su padre, que además es lógico y natural que lo tengan».

Rocío Jurado
Rocío Jurado intentó contentar a toda su familia con su herencia, pero no lo consiguió / Telemadrid

Una conclusión con la que el resto de los colaboradores estuvieron de acuerdo, recordando además que, a pesar de lo que se dijo, la de Chiclana sí que se acordó de su marido: «los que dicen que no dejó nada a Ortega Cano… tenemos que hablar de la finca ‘Hierbabuena’, lo que invirtió en ponerla a punto».

«Rocío plasmó en su herencia lo que ella era para el clan porque no solo protegió a sus hijos, también a Amador, a algunas figuras de su familia, a uno de los hijos de Amador también, a los hermanos, a todo el mundo. Yodos están callados y cuando se muere todos cuestionan su última voluntad, que debería haber sido sagrada para los miembros del clan. Se cuestiona todo», resume a su vez Isabel Rábago, que recordado que Rocío Jurado no solo era ‘la más grande’ sobre el escenario, sino sobre todo en el plano más personal.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias