Sincero

Messi se abre sobre su vida como nunca antes: «Mi día a día es aburrido»

Jordi Évole consigue una de las entrevistas más esperadas. Leo Messi toca algunos temas muy polémicos como su probable salida del FC Barcelona, su vida familiar, su agobio por no poder pasar desapercibido, etc.

Era sin lugar a dudas uno de los cara a cara más esperados. Leo Messi se sentaba frente a Jordi Évole para concederle una entrevista. No es el argentino una de esas personas a las que le gusten las cámaras, los focos ni el hablar demasiado sobre sus pensamientos. Se siente más a gusto siendo hermético y filtrando qué es lo que quiere que se sepa de él y qué no. Tras su sonado amago de salida del FC Barcelona el pasado verano había muchas ganas de escuchar al que para muchos es considerado el mejor futbolista de todos los tiempos. Solo hace falta crear un clima de confianza, de tranquilidad, para que el ’10’ se sincere como nunca antes y Évole lo ha conseguido.

Leo Messi ha hablado de algunos aspectos relativos a su vida privada, como que debía haber ido al psicólogo en varias ocasiones. Una de las se lo recomendaba era su mujer, Antonella Roccuzzo, pieza clave para él. Junto a ella ha formado una familia idílica con tres hijos en común: Thiago (8), Mateo (5) y Ciro (2). Sin embargo, el argentino echa de menos algunas cosas del anónimo, como poder ir al supermercado o al mercadillo de Barcelona: «Es cierto que me siento un privilegiado, pero a veces me gustaría ser más anónimo y no tener trescientos ojos mirándote».

Lo que más ha sorprendido es que la estrella del Barça describe su día a día como «muy normal y, a veces, aburrido». El motivo es que tiene unas rutinas muy fijadas que rara vez cambia: «Me levanto, desayuno, llevo a los chicos al cole, entreno, vuelvo, como con Antonella… la verdad, poco más».

Leo Messi y Antonella Roccuzzo, con sus dos hijos mayores, Thiago y Mateo / Gtres
Leo Messi y Antonella Roccuzzo, con sus dos hijos mayores, Thiago y Mateo / Gtres

El poco tiempo libre que le deja el fútbol lo invierte en sus pequeños: «Me gusta estar con mis hijos, jugar al fútbol… disfruto todo lo que sea estar con ellos. Todas las noches aparece alguno de ellos por la cama. Thiago ya no tanto, pero Mateo aún viene». Se atreve incluso a dar a conocer más cómo es el mayor en la intimidad: «Thiago es como yo. Introvertido, tímido… y lo pasa mal cuando le dicen algunas cosas sobre mí. de todas formas, desde los 4 años tiene los mismos compañeros y ellos mismos le protegen». Además, Messi confiesa que ha heredado algunas de las pasiones de su padre: «Antes jugaba mucho a la Play, pero cuando nació Thiago lo dejé. Ahora, que Thiago juega, ya he vuelto a jugar yo también», le cuenta a Évole.

Una de las partes más esperadas de la entrevista era la relativa al futuro del jugador. ¿Es el último año del matrimonio en Barcelona? Leo Messi deshoja la margarita y no da pistas certeras sobre su decisión final, pero de sus palabras se respira cierto aroma a despedida: «No sé si voy a irme, pero si me fuera, me gustaría irme de la mejor manera y poder volver en un futuro al club. El Barcelona es mucho más grande que cualquier jugador. Ojalá que siempre que venga, haga bien las cosas para levantar títulos importantes». Lo que más le importa es salir bien y dejar un grato recuerdo en los aficionados, ya que algunos no le perdonan que el pasado verano enviara un burofax solicitando su traspaso: «Lo mio con el Barça es una historia de amor de muy chiquito con el club y la ciudad. Termine lo que termine no tiene por qué manchar todo lo que he vivido en mi carrera. Siempre todo se supera y ya veremos el final».

Lo último en Actualidad

Últimas noticias