Giro de 180º

Isabel Preysler rompe su gran regla de pareja con Mario Vargas Llosa

Isabel Preysler.
Isabel Preysler.

Madrid ha vuelto a ser testigo de una de las fiestas más aclamadas del año, la organizada por Moët Chandon y, como no podía ser de otra manera, una de las máximas protagonistas ha sido Isabel Preysler. Con motivo del balance del año, ‘la reina de corazones’ ha querido dejar claro que, aunque ha sido un año diferente y lleno de altibajos, lo importante es que la familia está bien. Pues, cabe recordar que uno de los acontecimientos marcados en su calendario de 2022 ha sido la infidelidad de Íñigo Onieva hacia su hija, Tamara Falcó. Una deslealtad que recorrió el mundo entero y que afectó de lleno al clan familiar. 

Sin embargo, parece que Preysler ha llevado al pie de la letra el “pasado pisado” y ha dejado atrás todo lo malo ocurrido. Una lección que ha seguido también la marquesa de Griñón, que se encuentra centrada completamente en su trayectoria profesional. “Tamara está muy bien. Estupendamente bien. Ver a una hija sufrir es tremendo. Los hijos no siempre siguen los consejos de los padres, pero Tamara lo ha llevado muy bien. Estamos todos muy orgullosos de lo bien que lo ha llevado”, ha confesado a las cámaras de Gtres, dejando claro que la socialité es el claro ejemplo de superación. 

Isabel Preysler y Tamara Falcó de la mano / Gtres
Isabel Preysler y Tamara Falcó de la mano.

Una forma de ver la vida que ha heredado de su madre, que ha sabido llevar con la cabeza bien alta hasta tres separaciones. Fue en su plena adolescencia cuando se ganó el apodo de ‘la reina de corazones’ que le ha perseguido hasta día de hoy. Tanto es así, que su deseo siempre ha sido pasar por el altar con los hombres que han conseguido devolverle la ilusión -le pesase a quien le pesase-. Es por ello que consiguió darse el ‘sí, quiero’ primero con Julio Iglesias, más tarde con Carlos Falcó y, por último, con Miguel Boyer.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler en un evento / Gtres
Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler en un evento.

No obstante, sus preferencias ahora han cambiado y pasar por el altar ya no está entre sus planes. Así lo ha confesado ella misma a Gtres, alegando que ahora es completamente feliz en el terreno sentimental, sin necesidad de tener que vestirse de blanco para demostrar su amor al compañero de vida que ahora le da la mano, Mario Vargas Llosa. “A estas alturas no hace ninguna falta. Me lo pidió, pero no hace falta. Mis hijos le han aceptado perfectamente, sus hijos han aceptado también la situación. Estamos muy bien como estamos”, ha sentenciado, dejando claro que su gran regla de pareja por excelencia se ha roto por completo. 

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler sonriendo / Gtres
Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler sonriendo.

Aunque en un principio, tras salir a la luz su romance con Vargas Llosa, su máxima ilusión era volver a pasar por el altar con el hombre que había conseguido robarle el corazón, lo cierto es que ahora, tras la convivencia y varios acontecimientos que han marcado su vida, como la muerte de su madre, Beatriz Arrastia, su vida ha dado un giro de 180 grados. Ya no tiene en mente jurarse amor eterno en una ceremonia oficial, sino disfrutar al máximo del amor en todas sus vertientes. 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias