El final de una larga lucha

Belén Esteban: siete días para desahuciar a Toño Sanchís

La cuenta atrás ha comenzado. Toño Sanchís tiene apenas unos días para abandonar la casa en la que vive y que pertenece a Belén Esteban

  • LOOK

Quedan 7 días. La cuenta atrás ha empezado y, sobre el papel, Toño Sanchís debería abandonar “su domicilio” (o el domicilio donde vive, propiedad de Belén Esteban según el juzgado desde hace meses) antes del próximo jueves día 5 de marzo. El plazo está por escrito y en documento oficial dictado por el juzgado. Si antes de las 10 a.m. del próximo día 5 de marzo no ha abandonado la vivienda que ‘okupa’, y depositado la llave en el juzgado, el desalojo lo realizará la policía judicial. Un cerrajero se personará entonces en la puerta de la casa, situada en una urbanización de Villanueva del Pardillo en Madrid, y abrirá la puerta con la orden judicial. Todo lo que haya en el interior de la vivienda quedará en posesión del propietario, que no es otro que Belén Esteban. Un desahucio en toda regla.

Belén Esteban y Toño Sanchís en una evento en Madrid/Gtres
Belén Esteban y Toño Sanchís en una evento en Madrid/Gtres

Fuentes cercanas al exrepresentante temen que se niegue a abandonar el domicilio, aún perjudicando a su familia, solo por dar una imagen de víctima e intentando dañar con ello la de Belén Esteban. Los intentos de Toño Sanchís por paralizar el desahucio hasta ahora no han funcionado, pues nunca tuvo vinculación contractual con la casa (que estaba a nombre de la empresa Lorant, deudora real de Belén Esteban), y no se admitió como masa patrimonial a la hora de presentar el concurso de acreedores. Por lo que, desde julio de 2019, cuando la compra en subasta fue oficial, la vivienda es propiedad de Belén Esteban, que es quien corre con los gastos hipotecarios desde entonces. Tal y como ha podido conocer Look, Toño lleva meses sin abonar la comunidad y los gastos diarios, provocando otra deuda a la nueva propietaria, Belén Esteban.

Belén Esteban y Toño Sanchís con su libro 'Ambiciones y reflexiones'/Gtres
Belén Esteban y Toño Sanchís con su libro ‘Ambiciones y reflexiones’/Gtres

Han pasado casi cinco años desde que Belén Esteban conoció la traición de Toño Sanchís. Era noviembre de 2015. Toño, entonces su representante y mano derecha, quiso evitar el conflicto judicial entregándole 372.000 euros de forma inmediata. Pero la cantidad que él y su empresa Lorant debían a Belén Esteban ascendía de forma exponencial. El exrepresentante no quiso dar la cara, nunca respondió a sus demandas de reunión, ni a sus requerimientos y la colaboradora de ‘Sálvame’ se vio obligada a interponer una demanda para reclamarle el casi millón de euros que durante años no le había pagado por diferentes trabajos.

Belén y Toño en una imagen de archivo/Gtres
Belén y Toño en una imagen de archivo/Gtres

Hoy, esa cifra ha aumentado. Belén Esteban se ha personado durante estos años en el juzgado con nuevos contratos no pagados y el juez ha ido dándole la razón. Según fuentes cercanas a la colaboradora, Toño Sanchís podría haberse quedado con más de 1´5 millones de euros que le pertenecían a su representada.

Este jueves 5 de marzo, si Toño no realiza ningún movimiento inesperado con el que intente una paralización momentánea del desahucio, Belén Esteban podrá entrar en la que es su casa desde hace algún tiempo. Pero no será el final de la guerra. La deuda aún existe y supera los 600 mil euros. Según ha podido saber este medio, Belén intentará recuperar todo lo que es suyo, por lo que demandará a Toño y a su mujer Lorena, que es la administradora y socia de la empresa, y por lo tanto responsable primera de todos los impagos. Pero también irá por la vía penal contra los que supuestamente falsificaron su firma en los documentos oficiales y contra la entidad bancaria que participó en esta trama. Para Belén esto no ha acabado, y no acabará hasta que recupere todo lo que es suyo.

Lo último en Famosos

Últimas noticias