CENA ESPECIAL

EXCLUSIVA | Un buen vino, carne de primera, dulce de leche y Enrique Iglesias: la última noche del Rey en Montevideo

Don Felipe cerró su viaje a Uruguay con una cena en uno de los restaurantes más emblemáticos de la capital uruguaya

rey Felipe
El rey Felipe en un fotomontaje de Look / Gtres

Una cena para dos en uno de los locales más emblemáticos de Montevideo. Este ha sido el colofón para el rey Felipe después de dos días intensos en la capital uruguaya, a la que ha viajado para asistir a los actos de la toma de posesión del nuevo presidente, Luis Lacalle Pou.

EXCLUSIVA | Un buen vino, carne de primera, dulce de leche y Enrique Iglesias: la última noche del Rey en Montevideo
Don Felipe en compañía de Luis Lacalle Pou / Gtres

Si el sábado don Felipe disfrutó de un tradicional asado en la residencia privada del mandatario en la urbanización Los Altos de La Tahona, el domingo don Felipe se trasladó hasta el restaurante García Uruguay, una de las parrillas con más solera de la capital, cuyo origen se remonta a 1967. Lo hizo acompañado de Enrique Iglesias, secretario general iberoamericano, con quien mantiene una relación especial.

Tal como ha podido confirmar este digital en exclusiva, el monarca e Iglesias disfrutaron de una distendida velada en la que pudieron degustar algunas de las especialidades de la gastronomía local. Así lo ha asegurado a Look Edgardo Piñeiro, el camarero responsable de atender a Su Majestad durante la cena.

Don Felipe degustó una entrada de vegetales antes de apostar por la gran especialidad del restaurante, el “Baby Beef”. Un corte grueso que procede de la zona del lomo y que destaca por su calidad y suavidad. La técnica para cocinarla consta de dos pasos, primero se sella en una sartén caliente para que le quede una costra y después se pasa por la parrilla dos minutos más o menos. Su precio asciende a 640 pesos uruguayos, lo que equivale a unos 15 euros al cambio. Un importe más que asequible si se tiene en cuenta la calidad del producto. Su Majestad acompañó la carne con una ensalada y optó por un vino local, así como agua. Para finalizar la velada, el Rey degustó un tradicional panqueque de dulce de leche, otra de las especialidades de la casa.

Tal como ha contado Edgardo Piñeiro, don Felipe se mostró muy amable y cercano durante toda la velada e incluso se hizo una fotografía con algunos de los miembros del personal del restaurante que lo atendieron en la cena. Aunque no es la primera vez que el monarca visita Uruguay, sí que ha sido su primera visita al restaurante donde ha dejado un magnífico recuerdo.

 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias