reaparición

La Reina Isabel despeja las dudas sobre sus problemas de salud

Ver vídeo

Inesperada reaparición de la Reina Isabel. En medio de rumores sobre su estado de salud y sus problemas de movilidad, la monarca ha retomado su agenda presencial con un acto en el Castillo de Windsor en el que se ha mostrado encantada y feliz. Una jornada en la que la soberana ha podido ver de cerca algunos de los objetos que ha elaborado la compañía Halcyon Days con el objetivo de conmemorar su Jubileo de Platino.

Reina Isabel
La Reina Isabel observando los souvenirs. / Gtres

Durante la reunión, Su Majestad se ha ayudado de un bastón, pero se ha podido desplazar de manera autónoma. De hecho, ha mostrado la mejor de las sonrisas y ha lucido un llamativo vestido floral. En los últimos días se han incrementado los rumores que apuntaban a que la Reina requería de una silla de ruedas para moverse en Windsor, una situación que ha generado mucha inquietud en los británicos. No hay que olvidar que a la monarca le disgusta especialmente la idea de tener que aparecer en público en silla y no poderse mover libremente. Una situación que le recuerda a los últimos meses de vida de su hermana, la princesa Margarita, que tuvo que recurrir a estos instrumentos de manera regular.

Reina Isabel
La monarca, sonriente, en una audiencia en Windsor. / Gtres

El estado de la Reina ha sido objeto de conversación de manera continua desde hace tiempo. Su ausencia en las celebraciones del Día de la Commonwealth hicieron saltar todas las alarmas, sumado al hecho de que ella misma ha revelado en alguna audiencia que tiene problemas para moverse y que desde su entorno han filtrado que ya ni siquiera puede salir a pasear a sus perros.

Sin embargo, se espera que la monarca esté presente el próximo martes en el servicio religioso en homenaje al duque de Edimburgo, al que asistirán no solo autoridades y miembros de la familia real, sino también de las diferentes casas reales europeas, como los Reyes Felipe y Letizia, Máxima, Guillermo y Beatriz de Holanda, los Reyes de los Belgas, Margarita de Dinamarca, Harald y Sonia de Noruega o Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, entre otros muchos royals.

La soberana con un bastón en la mano. / Gtres

El duque de Edimburgo falleció el pasado mes de abril en el Castillo de Windsor a los noventa y nueve años, pero las complicadas circunstancias sanitarias no permitieron que se le hiciera un funeral de mayor envergadura, sino un servicio discreto con pocas personas presentes. No obstante, él mismo quería algo más reducido, igual que rechazaba una gran celebración por su cumpleaños número cien, que nunca pudo llegar.

La Reina Isabel en una audiencia. / Gtres

Esta reaparición de la Reina Isabel hace pensar que su estado es bueno, y que podrá llegar caminando a la Abadía de Westminster. Se ha valorado la posibilidad de que su entrada se lleve a cabo por una puerta lateral, para evitar en todo momento que puedan hacerse fotografías o vídeos de la monarca con dificultades de movilidad o, llegado el caso, en silla de ruedas.

Una agenda ligera

A pesar de sus achaques, fuentes oficiales han confirmado que la monarca ha seguido haciendo tareas livianas en Windsor, recibiendo la caja roja con documentos y atendiendo diversos asuntos, por vídeo o por teléfono. Y es que no hay que olvidar que, desde hace siete décadas, la soberana ha mantenido un férreo compromiso con la institución.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias