TRISTE DESPEDIDA

Ni concesiones, ni diferencias: la reina Isabel, árbitro neutral contra los conflictos

A escasos días de que se lleve a cabo el funeral del duque de Edimburgo, todavía continúan las dudas en torno al príncipe Harry.

Ver vídeo

Quedan apenas dos días para que se celebre el funeral del duque de Edimburgo y aún son varias las dudas pendientes en torno a una de las citas más tristes a las que se han tenido que enfrentar los Windsor en los últimos año. Aunque serán solo 30 las personas que puedan asistir a las exequias por motivos de seguridad y porque el propio Felipe de Edimburgo no quería una despedida por todo lo alto, hace unas horas se confirmaba que la reina Isabel ha invitado a los nietos de las hermanas de su marido al sepelio, ya que ninguna de ellas pudo asistir a su enlace en 1947 por estar casadas con miembros del Partido Nazi.

Felipe de Edimburgo
La reina Isabel y el duque de Edimburgo en una imagen de archivo / Gtres

Aunque ellos serán, sin duda, unos de los asistentes más esperados, la mayor expectación la concentrarán el duque de Sussex y el príncipe Andrés, por motivos diferentes, pero con las mismas consecuencias en realidad. El duque de York era uno de los primeros en manifestarse tras la muerte de su padre y aseguraba que había muerto “el abuelo de Europa”. Por su parte, Harry volaba desde Los Ángeles para hacer cuarentena antes de las exequias, y lo hacía solo, sin Meghan, que se encuentra en un estado muy avanzado de gestación.

A pesar de que se tratará de un funeral discreta, el protocolo manda, como en todas las citas relacionadas con la realeza y, de esta manera, se plantea un grave inconveniente tanto para Andrés como para Harry, especialmente para este último. Desde que se confirmara su salida del clan Windsor, Harry ya no es miembro de “La Firma” en primera línea y se le han retirado los títulos militares que la Reina le había otorgado. Ante esta situación, no cabe la opción, en principio, que vista uniforme en el acto, a pesar de que es más que posible que varios miembros de la familia recurran a él. Si esto ocurriera se haría mucho más evidente la brecha con los miembros de primera línea, porque se espera que desde la princesa Ana hasta los príncipes Carlos y Guillermo luzcan sus respectivos uniformes.

El príncipe Andrés querría lucir su uniforme militar / Gtres

Sin embargo, será la reina Isabel quien tenga la última palabra al respecto. Una ley del año 1984 confirma que este dilema podría ser resuelto por la soberana: “no será legal que ninguna persona que no sirva en las Fuerzas Militares lleve el uniforme de ninguna de esas fuerzas sin el permiso de Su Majestad», explica. Si esto ocurriera, la monarca podría darle el permiso para que Harry luciera su uniforme, de la misma manera que hizo en su boda con Meghan Markle, cuando llevó el uniforme de los Royals & Blues a pesar de no pertenecer a dicho regimiento entonces.

Según apunta el “Daily Mail”, parece que la Reina ha optado por una opción diferente, que es que nadie usará uniforme militar en las exequias. Una forma sencilla de evitar una diferenciación más que evidente y además no incurrir en la posibilidad de otorgarle un permiso especial a Harry.

Una decisión que más que por el duque de Sussex podría estar motivada por el príncipe Andrés. Al parecer, varias fuentes apuntan a que el duque de York le habría pedido a su madre ir vestido al sepelio con el uniforme de almirante de la armada, algo que la Reina no estima oportuno debido a la polémica en la que se encuentra envuelto y dado que está retirado de las funciones institucionales.

Harry y Meghan Markle
Harry con el uniforme de los Royals & Blues /Gtres

Aunque parece que no habrá uniformes en el funeral de Felipe de Edimburgo, sí que cabe la opción de que se permitan las condecoraciones militares sobre el chaqué, pero habrá que esperar al sábado para ver cuál es la decisión final de la monarca , que vuelve a demostrar su capacidad de liderazgo y su mano izquierda, en uno de sus momentos más difíciles.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias