COMPLEJA SITUACIÓN

Nuevas tensiones en la guerra de cuñadas entre Mary y Marie de Dinamarca

Los supuestos enfrentamientos entre las esposas de los príncipes Federico y Joaquín de Dinamarca vuelven a acaparar titulares ahora que la reina Margarita acaba de ser una de las primeras royal en recibir la vacuna contra el coronavirus.

Nunca han sido amigas, pero sí que consiguieron llegar a una suerte de status de coexistencia pacífica. La vida de Mary Donaldson y Marie Cavallier ha discurrido de manera paralela, marcada por una enemistad de origen desconocido, pero que muchos atribuyen a la rivalidad que de origen ha marcado su relación desde que la francesa llegase a la Corte. Y es que ambas princesas parecen casi una sola, cortadas por el mismo patrón. Comparten no solo el nombre y un físico que podría hacerlas pasar por hermanas, sino que sus cumpleaños se celebran con un día de diferencia. Muchas coincidencias que harían pensar que entre ellas debería existir una relación mucho más que cordial, pero, sin embargo, la realidad es muy diferente.

Desde que Marie contrajese matrimonio con el príncipe Joaquín aumentaron los rumores que apuntaban a una mala relación entre las cuñadas, algunos de ellos aduciendo a que el hermano menor del heredero estaría secretamente enamorado de la australiana. Rumores que tomaron fuerza por el parecido físico entre ambas.  Sin embargo, tras varios años y sobre todo, a raíz de la muerte del príncipe Henrik – que mantenía una relación muy cercana con Marie-, Joaquín y su esposa decidieron trasladarse de manera definitiva a Francia, poniendo tierra de por medio y evitando así el contacto constante y las habladurías.

No ha sido suficiente. A pesar de que parecía que en los últimos tiempos las cosas entre las cuñadas estaban tranquilas, el reciente ictus que ha sufrido el príncipe Joaquín ha puesto sobre la mesa de nuevo la tensión entre ambas. Son muchos los medios daneses que llevan a primera plana este nuevo enfrentamiento, pero también cabeceras australianas y francesas que, como era de esperar, toman partido por sus respectivas princesas.

Federico de Dinamarca y Mary Donaldson
Federico de Dinamarca y Mary Donaldson en una imagen de archivo / Gtres

Al parecer, lo que ha ocurrido esta vez es que la princesa Marie no está muy conforme con la actitud de su cuñada a raíz de la convalecencia del príncipe Joaquín, así como la reciente enfermedad de uno de sus hijos, el príncipe Henrik, que tuvo que ser ingresado en marzo por una afección respiratoria. Según publican varios medios, la princesa Marie está molesta porque Mary no viajó al Castillo de Cayx una vez que a su esposo le dieron el alta y solo el príncipe Federico se trasladó hasta allí para acompañar a su hermano en los días posteriores a sufrir el derrame. Esto al parecer disgustó mucho a la princesa Marie, que esperaba otra cosa de su cuñada.

Sin embargo, parece que Mary también está molesta con Marie y con el propio Joaquín ante su decisión de permanecer en París de manera indefinida, en lugar de acogerse a los planes iniciales, que eran permanecer en la capital francesa por un período de un año. Sin embargo parece que el matrimonio va a quedarse en la ciudad de la luz al menos tres años más. Hace unas semanas, Marie concedió una entrevista en la que confirmó sus intenciones, aunque no dejó de tener buenas palabras hacia Dinamarca: “no siempre somos nosotros los que decidimos. Creo que es importante saberlo». «Me encantaba vivir en Dinamarca, es un país maravilloso en el que estar. Todo funciona bien y no hay muchos problemas», matizó.

El pasado mes de septiembre, la princesa Marie tuvo que viajar a Copenhague para amadrinar un acto benéfico y horas después era la propia princesa Mary quién acudía a la ciudad para otro acto. Sin embargo, en ningún momento hubo encuentro entre ambas, lo que deja claro el punto en el que está su relación.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias