DECLARACIONES EXCLUSIVAS

El secreto detrás de las joyas mallorquinas que han unido a la Reina Letizia y doña Sofía

La Reina Letizia ha deslumbrado este jueves por la noche en el Palacio de Marivent con un espectacular modelo en estampado tropical de la firma ibicenca Charo Ruiz. Una velada en la que la esposa de Felipe VI ha derrochado complicidad con su suegra, la Reina Sofía. Hacía ya tiempo que no veíamos juntos en un acto oficial a los Reyes con doña Sofía, que lleva en Palma de Mallorca desde varios días antes de la llegada de la Familia Real y que, previsiblemente, pasará en Marivent todo el verano, hasta entrado el mes de septiembre.

Letizia
La Reina Letizia hablando con doña Sofía. / Gtres

Una recepción que ha vuelto a la normalidad tras dos años de pandemia pero que además ha cambiado de escenario. Por primera vez ha sido el Palacio de Marivent el lugar elegido para esta velada, en un gesto por parte de los Reyes de dar un carácter aún más oficial a su residencia mallorquina, para dejar constancia de que es un edificio institucional, no un lugar privado.

Más allá del detalle de la Reina con la moda balear, a través del diseño de Charo Ruiz que, por cierto, ya ha conquistado a muchas influencers, lo cierto es que la elección de las joyas por parte de doña Letizia es especialmente relevante. Además de su inseparable sortija dorada de Karen Hallam, la esposa de Felipe VI ha apostado por unos elegantes pendientes de la firma Isabel Guarch.

Reina Letizia / Gtres
La Reina Letizia con los pendientes de Isabel Guarch. / Gtres

Se trata de un modelo de plata con baño de oro amarillo que representa los pinos que sobreviven al viento y a la marea en la Sierra de Tramontana, y que está inspirada en el poema el Pi de Formentor de Costa i Llobera.  Los pendientes pertenecen a la colección que la marca lanzó hace unos años con la colaboración de uno de los hoteles legendarios de la isla, el Hotel Barceló Formentor.

Este digital ha podido hablar en exclusiva con la joyera Isabel Guarch, que nos ha contado algunos detalles sobre  la pieza que ha estrenado la Reina, así como de la relación que mantiene la firma con la Casa de S.M. el Rey, sobre todo, a través de la Reina Sofía.

Isabel Guarch revela a LOOK lo importante que ha sido ver a doña Letizia con los pendientes, en una cita tan especial además: «Estoy orgullosísima y feliz de que se haya interesado por nuestros diseños. Muy contenta por esta apuesta por el diseño y las marcas locales», revela la empresaria.

Es la primera vez -al menos en público-, que la Reina luce una pieza de la marca: «Que yo sepa, doña Letizia no tiene más piezas nuestras. Ha sido toda una sorpresa verla con los pendientes, no sabemos muy bien cómo ha sido la elección», ha comentado Isabel Guarch.

Una marca con historia

La firma tiene una importante trayectoria en el mundo de la joyería. Fue la madre de Isabel la que empezó esta aventura en el año 1957, con un pequeño taller en un piso de Palma. Desde 2005 es Isabel la que está al frente de la marca, con colecciones inspiradas en la cultura tradicional y el paisaje balear. Según la propia Isabel, su madre era una persona muy inquieta, que compaginaba el trabajo con estudios de idiomas y gemología. De hecho, hubo un tiempo en el que la exposición de piezas estaba en su propia casa, un lugar ‘semisecreto’ con un ambiente muy especial y pintoresco.

Isabel ha contado que, a pesar de que se asocian sus piezas a la Reina Sofía, lo cierto es que la relación con la firma empezó a raíz del interés de doña Letizia por una colección inspirada en la Cruz de Calatrava: «Fue hace muchos años, en la primera colección que lancé, me hicieron una entrevista en un medio local y al salir publicado, la entonces Princesa se interesó por ella y nos pidieron si podíamos enviar algunas piezas a Marivent para que las vieran», ha dicho la joyera, que ha revelado que después fue doña Sofía la que se interesó por la marca. Este fue el germen de una relación que dura ya muchos años. «Doña Sofía es clienta nuestra desde hace mucho tiempo y le gustan muchos de nuestros diseños», ha relatado.

Tal como Isabel ha comentado, lo que más interesa a doña Sofía es que las piezas tienen una historia que contar, ya que ella es una amante de la tradición. Este es el caso de la Cruz de Calatrava, por ejemplo: “Se trata de una pieza de orfebrería que forma parte de la cultura mallorquina desde el siglo XVII, cuando los caballeros y las cofradías de religiosos la portaban. Luego se pasó ese legado a las mujeres y se extendió su uso, no solo como complemento, sino también como una seña de identidad en las casas tradicionales. Lo que hice fue modernizarla y actualizarla, mezclándola con diferentes materiales para que se pudiera llevar de una manera más casual. Además, tiene un elemento clave para doña Sofía, ya que las terminaciones de las puntas son una flor del lis, un detalle que forma parte del escudo de la familia Borbón.»

Más allá de la Reina Letizia y de doña Sofía, Isabel no tiene constancia de que otros miembros de la familia tengan en su joyero piezas de la marca, aunque sería estupendo ver a la Princesa Leonor o a la Infanta Sofía con joyas de Isabel Guarch. De hecho, el hecho de que doña Letizia haya lucido los pendientes se ha traducido en un aumento del tráfico, tanto a nivel de tienda online, como en las redes sociales. «Doña Letizia es la mejor embajadora.»

Sobre la recepción de este año, que ha cambiado de escenario, Isabel mantiene que todo resultó muy cercano: «Fue muy agradable, el entorno, los jardines… La organización fue fantástica y nos gustó mucho. Estaba todo el mundo muy contento de tener la oportunidad de que nos abrieran las puertas de Marivent, que es un espacio tan privado. Fue un privilegio», ha comentado la joyera.

Isabel Guarch acaba de lanzar una nueva colección inspirada en el Modernismo, en concreto, en el primer hotel de lujo de España, que se construyó en Palma en el año 1903 y que es modernista. La joyera confirma además que ya está pensando en la próxima línea.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias