UN AÑO DE LA POLÉMICA

La cuenta atrás de los duques de Sussex

Se cumple un año del inesperado anuncio por parte de los duques de Sussex de abandonar el núcleo central de la Familia Real.

Acaba de cumplirse un año desde que los duques de Sussex anunciasen, sin previo aviso, su intención de abandonar el núcleo central de la Familia Real. Una noticia que pillaba por sorpresa no solo al mundo entero, sino también a los propios integrantes del clan Windsor. A través de la que hasta entonces era su cuenta oficial de Instagram, el príncipe Harry y Meghan Markle confirmaban que iban a dar un paso atrás en sus deberes oficiales y que tenían la intención de ser económicamente independientes. Un mensaje que llegaba apenas un día después de su primer acto en la capital británica, a la que habían regresado tras pasar un tiempo en Canadá meditando sobre su futuro y descansando de la presión mediática.

Ahora, un año después del polémico comunicado que causó un gran revuelo en el seno de la Familia Real, la vida de los Sussex ha cambiado mucho. De Canadá, donde residían en un principio, la pareja ha logrado instalarse en Los Ángeles, en una preciosa propiedad en la zona de Santa Barbara. Han sido varios los frentes a los que ha tenido que enfrentarse en los últimos meses, sobre todo a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus y otras cuestiones, que han provocado el retraso del lanzamiento de su proyecto más importante, Archewell, que veía la luz hace apenas unos días. La pareja además ha conseguido una total independencia económica gracias a los acuerdos que ha firmado con diferentes plataformas, como Netflix y Spotify. En el caso de Netflix aún no se conocen los primeros proyectos del matrimonio con la plataforma, pero con Spotify ya se han podido escuchar algunos de los contenidos, en los que incluso ha participado el pequeño Archie Harrison.

Meghan Markle y el príncipe Harry/Gtres
Harry y Meghan no tienen intención de retomar su papel oficial / Gtres

Sin embargo, ha habido momentos críticos a lo largo de estos últimos meses. Más allá de la constante guerra con los medios -no solo por parte de Meghan, sino también incluso del propio Harry en solitario-, la pareja se ha enfrentado a la pérdida de su segundo hijo. Una dramática experiencia que Meghan quiso compartir a través de un artículo publicado hace algunas semanas en el diario “The New York Times”.

Ahora que se cumple un año de su anuncio más polémico, los Sussex tienen por delante la tarea de renegociar las condiciones de su acuerdo con la reina Isabel. La monarca les dio de plazo doce meses para que evaluaran su nueva situación y pensaran si realmente querían estar fuera del núcleo central de los Windsor o si quizás podrían retomar sus funciones. Ahora que se ha cumplido ese plazo, toca sentarse a hablar. Sin embargo, a pesar de que estaba previsto que al menos Harry viajara a Londres para reunirse con la monarca, el príncipe Carlos y el duque de Cambridge, parece que la situación de emergencia sanitaria podría provocar que esta reunión se llevara a cabo de manera virtual. Tiene que ser antes del 31 de marzo, fecha tope para que se confirme un nuevo acuerdo.

Meghan Markle y el príncipe Harry/Gtres
Meghan y Harry tienen que renegociar las claves de su acuerdo con la reina Isabel / Gtres

Aunque la pareja está muy contenta con su nueva situación, fuentes cercanas a los Sussex aseguran que quieren que el acuerdo se prorrogue un poco más antes de que sea permanente. Harry y Meghan están interesados en mantener algunos de sus patrocinios reales, así como los cargos militares del Duque.

 

Sin embargo, lo que sí apuntan fuentes cercanas es que no hay intención alguna por su parte de dar un paso atrás. Mucho más Harry que Meghan quiere mantenerse alejado de las ataduras que implica ser un miembro de facto de la Familia Real, no tanto por su abuela o por su padre, sino por el príncipe Guillermo, con quien mantiene una relación complicada en los últimos tiempos. Consciente de la importancia de la jerarquía y, a pesar de que durante su infancia y adolescencia han sido un apoyo el uno para el otro, cada vez se acusan más las diferencias entre ellos. Guillermo pronto será príncipe de Gales y algún día rey, de manera que, si Harry vuelve al ‘sistema’, acepta la servidumbre que este lleva implícita. Algo que va en contra de la libertad que lleva buscando desde hace tiempo.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias