Mensaje alentador

El príncipe Alberto se pronuncia sobre la salud de Charlene y su próxima aparición pública

Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres
Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres

El futuro de Charlene de Mónaco aún está en el aire. Hace tan solo una semana, la Princesa reaparecía en el que ha sido su primer acto público en 15 meses. A pesar de las muchas incógnitas que quedan aún por resolver, la mujer de Alberto de Mónaco retomaba su agenda pública después de dar señales de vida con un posado familiar para felicitar la Pascua. Cinco días después de la comentada aparición, su marido asistía a una gala benéfica en Suecia en solitario, lo que ha hecho saltar de nuevo las alarmas. Con la Casa Real monegasca de nuevo en el ojo de mira, el Príncipe ha querido aclarar cómo se encuentra su esposa y cuándo volverá a la escena pública.

Tal y como ha comunicado el diario The Expressen, el soberano ha atendido a la prensa a la entrada de la Artic Ocean Gala, en la ciudad sueca de Gotemburgo. “Está muy bien, gracias. Ya la habéis visto”, ha explicado. Por si aún quedaban dudas sobre el retorno de la Princesa a la vida pública, Alberto de Mónaco ha intentado disiparlas con sus palabras. “Ya ha hecho una aparición pública y hará más apariciones públicas en el futuro”, ha sentenciado, sin querer dar más detalles sobre la aparición de la Princesa en otro acto público. Aún sin confirmación por parte de la Casa Real, es muy probable que Charlene asista a dos de las actividades imprescindibles para la Princesa -al menos hasta el año pasado-: el Gran Premio de F1 de Mónaco, que tendrá lugar a finales de mes y el Water Bike Challenge, una carrera de bicis de agua que su Fundación prepara en el mes de junio. Sea como fuere, habrá que esperar para volver a ver a la Princesa en acción.

Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres
Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres

Ahora, completamente recuperada de su salud y acatando los actos oficiales programados en su agenda monegasca, los rumores sobre una crisis en el matrimonio de la Princesa suenan con más fuerza que nunca. Siempre se ha comentado que no es la pareja más cercana dentro del mundo royal y que unos días antes de darse el ‘sí, quiero’, Charlene habría intentado huir para no tener que casarse con el hijo del príncipe Rainiero III. Varios años después, las habladurías sobre una posible separación han vuelto a tener especial significado. Así lo ha comunicado la revista italiana Oggi, que afirma que una fuente cercana al Principado ha confirmado que esta historia de amor habría llegado a su fin. 

Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres
Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres

Ha sido una amiga personal de Alberto II, Vera Dillier, quien ha dado pequeñas pincelas a esta presunta separación. “Llegaron a un acuerdo. Charlene vive en Roc Agel, en la finca Grimaldi en la Costa Azul. Está cerca del Principado, lo que le permite ver a sus hijos con frecuencia”, ha confesado, haciendo públicas unas reveladoras declaraciones sobre el estatus del matrimonio royal que dejan entrever que su relación ha puesto punto y final. Siguiendo el hilo de la conversación, la entrevistada ha comunicado que la separación entre ellos “no era un secreto para nadie”, pues parece ser que entre ellos nunca ha existido “una relación cercana o un gran amor”. Asimismo, la amiga del soberano monegasco admitió: “En Palacio se dice que Charlene aparecerá de vez en cuando en algún acto público, para demostrar que todo va bien. En definitiva, tratará de mantener las apariencias”.

Tras estas declaraciones que darían sentido a la extraña agenda que está llevando la Princesa, la amiga de Alberto de Mónaco ha explicado los motivos que les habrían llevado a esta separación informal, aunque evitando el divorcio, y por qué el hermetismo llevado a cabo sobre su ruptura amorosa. “A esos niveles no te divorcias. Solo hay unas pocas excepciones, como el príncipe Carlos con Diana. Y si miras fotos recientes de Charlene, es evidente que no está bien. Así que, el Príncipe pone a su disposición la residencia de Roc Agel y el asunto queda cerrado para él”, ha zanjado la escritora.

Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres
Charlene y Alberto de Mónaco / Gtres

Y es que, sumado a sus problemas de salud mental, a su abandono de la vida pública y a la infinidad de rumores sobre su futuro, se suma ahora la posible separación del que ha sido su amor durante tanto tiempo. Así, tal y como afirma Vera, la exnadadora habría decidido no divorciarse oficialmente para no perder la custodia de sus hijos, algo que no podría soportar. “En estos entornos, sobre todo si son herederos al trono, los hijos se quedan con el padre. Todo el tiempo. Incluso en una batalla judicial, Charlene no podría tenerlo. Alberto es el soberano y, siguiendo la ley de la casa, así como el contrato prenupcial, los niños seguirían estando con él”, sentenció Dillier. Una etapa nada fácil para la Princesa, que se verá obligada a pronunciarse cuando los rumores cojan aún más fuerza.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias