MAYORÍA DE EDAD

La carrera más importante de Amalia de Holanda: el desafío de una futura reina

Ver vídeo

Amalia de Holanda está a punto de celebrar su cumpleaños, pero esta vez no se trata de un aniversario cualquiera. La heredera al trono alcanza la mayoría de edad y esto supone un paso muy importante para ella. A pesar de que no se ha anunciado ningún tipo de celebración especial por esta fecha, lo cierto es que Amalia sí que tiene una cita importante apenas un día después de alcanzar los 18 años.

Amalia de Holanda
Amalia de Holanda en un retrato oficial / Gtres

Tal como confirmaban recientemente fuentes oficiales, el 8 de diciembre por la tarde, Amalia se incorporará al Consejo de Estado. Se trata del órgano asesor más importante de Holanda, un organismo independiente que se ocupa de aconsejar al Gobierno e al Parlamento en temas relacionados con la legislación y la gobernanza, además de ser el el tribunal administrativo general más alto de los Países Bajos.

El Rey ejerce como presidente del organismo y, según la Constitución del país, su heredero debe formar parte del mismo a partir de los 18 años, aunque puede cesar en sus funciones cuando lo desee. Así las cosas, Amalia tomará posesión de su nuevo cargo en un acto al que también asistirá su madre, la reina Máxima -miembro del Consejo de Estado desde el año 2004- en el salón de baile del Palacio Kneuterdijk de La Haya. Se espera además que Amalia, que en los últimos meses ha estado bastante retirada de la vida institucional-, pronuncie unas breves palabras de lo que significa este nuevo paso en su vida y sus propósitos de futuro. No obstante, su incorporación al Consejo de Estado le va a permitir conocer a fondo todo lo relacionado con las leyes y el Derecho Constitucional de Holanda, aunque, por ahora y al igual que su madre-, no tiene derecho a voto.

Amalia de Holanda
Amalia de Holanda en un acto oficial / Gtres

Esta nueva realidad es un gran paso para la Princesa que, a diferencia de su hermana mediana, la princesa Alexia, ha desarrollado su formación hasta ahora dentro de Holanda. Hace algunos meses, coincidiendo con el final de su etapa escolar, revelaba que iba a tomarse un año sabático y que, además, renunciaba a la asignación económica que le corresponde a partir de los 18, al menos, hasta que empiece a desarrollar de manera definitiva su papel institucional. Ella misma lo confirmaba en una misiva que enviaba al Primer Ministro donde recalcaba que no tenía intención de recibir los 300.000 euros anuales que a partir de ahora le corresponden. En la carta, Amalia aseguraba que se sentiría incómoda porque no está desarrollando ninguna labor, sobre todo mientras hay tantos estudiantes que lo están pasando mal en estos momentos por la crisis derivada de la pandemia. Un detalle que ha sido muy aplaudido en Holanda, ya que en el pasado había una gran polémica en torno a esta cuestión, ya que son muchas las voces que aseguran que los Reyes ya reciben suficiente dinero para los gastos de su familia. No obstante, existen unos fondos a los que podrá recurrir hasta que termine su formación si los necesita.

Look ha podido hablar con Rick Evers, uno de los mayores especialistas en la Corona de Holanda y autor de una biografía de Máxima, que salió al mercado con motivo del cincuenta cumpleaños de la Reina la pasada primavera. El experto ha comentado a este digital algunos detalles sobre cómo afronta a esta nueva etapa: «no puede celebrar como probablemente quisiera: la familia y los amigos no pueden venir al Palacio Huis ten Bosch, ya que el Gobierno solo permite 4 invitados al día. Así que no se permite ninguna gran gala con toda la pompa. Con suerte, tendrá la oportunidad de compensar eso más tarde. De hecho, estuvo en el extranjero para realizar algunas prácticas y trabajar durante su año sabático, pero ya ha regresado a casa», comenta.

Un año en el que la Princesa está aprovechando para relajarse, pero del que no han trascendido muchos detalles: «se la ha visto en Estados Unidos, se ha dicho. pero no aparecieron imágenes», asegura el experto. No obstante, Amalia es plenamente consciente del papel que le espera: «no hay que pensar que su cumpleaños marcará la fecha en la que la veremos todas las semanas en el ojo público. Terminará su año sabático y comenzará sus nuevos estudios en septiembre. Primero unos años en los Países Bajos y luego algún tiempo  en el extranjero, ese es su deseo por el momento», explica Evers.  «Por lo tanto, es posible que solo la veamos, como de costumbre, con una sesión fotográfica, en el Día del Rey y en la inauguración estatal del Parlamento», mantiene. Aunque una vez finalice sus estudios sí que tendrá agenda propia.

Amalia de Holanda
Amalia en una imagen de archivo con sus hermanas / Gtres

Aunque no ha sido hasta ahora cuando han empezado a conocerse más a fondo a la futura reina, la opinión general del pueblo holandés es bastante positiva: «la gente piensa que es una joven amable, brillante e inteligente. En años anteriores, algunas personas la criticaron por su apariencia, pero otras comenzaron a defenderla. Al igual que a la princesa Beatriz en su juventud la llamaban ‘Princesa Sonrisa’, en una columna alguien llamó a Amalia ‘Princesa Rayo de Sol’, debido a su radiante sonrisa que ilumina el país. Ella tiene un buen corazón, tiene debilidad por las personas a las que se ve menos, ella es la que habla por ellas», asegura Rick Evers.

Pese a que es pronto para pensar en Amalia como reina, lo cierto es que en Holanda hay cierta tradición al respecto, de hecho, ella misma le preguntó a su padre cuando se convirtió en rey durante cuánto tiempo tenía pensado reinar. «Ella no está segura de cómo será como reina. Es notable que Amalia ni siquiera supiera lo que decía su padre cuando tenía 18 años: que estaba más familiarizado con el estilo de reinado de su abuela Juliana que su madre Beatrix, más realista en lugar de más regio. A Amalia parece gustarle el estilo de su abuela Beatriz», manifiesta Evers. No obstante, si ocurriera algo grave antes de tiempo, «le pediría a su madre que estuviera a su lado en el trono».

Con la llegada a la mayoría de edad, Amalia también se ha sumado a la tradición de los herederos al trono holandés de compartir en un libro de memorias algunos detalles desconocidos de su vida. En este caso, la responsable de escribirlo ha sido Claudia de Breij, en un texto en el que la Princesa se ha sincerado sobre muchas cuestiones de su existencia como su amor por la música y la equitación o cómo afronta su papel de cara al futuro. Aunque la biografía pretendía dar a conocer mejor a los holandeses a su Princesa, lo cierto es que todavía hay muchas incógnitas en torno a ella, máxime cuando ahora está disfrutando de un año sabático y todavía no se sabe cuáles serán sus próximos pasos a nivel académico e institucional.

A pesar de que ha sido Elisabeth de los Belgas la primera de las royals de la nueva generación en alcanzar la mayoría de edad y, de alguna manera, marcar la pauta para sus coetáneas, Amalia la sigue muy de cerca. Muy pronto también Ingrid de Noruega se sumará a este círculo de herederas, marcado por la prevalencia de las mujeres sobre los hombres -hay más herederas que herederos en estos momentos-. Un círculo del que Leonor ya forma parte y que, dentro de algunos años, definirá la ‘Europa de las Reinas’.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias