UN HITO HISTÓRICO

La reina Isabel, la gran ausente en la primera boda gay de un miembro de la realeza

Descubrimos todos los detalles de la ceremonia

La reina Isabel en una imagen de archivo / Gtres
La reina Isabel en una imagen de archivo / Gtres

Este fin de semana, todos los ojos ‘royal’ estaban puestos en la boda de Sophie Carter. La íntima amiga de Kate Middleton contraía matrimonio en Norfolk en una romántica ceremonia en la que los pequeños George y Charlotte acapararon todas las miradas. Era la primera vez que los dos hijos mayores de los duques de Cambridge se dejaban ver en público desde el Trooping the colour del pasado mes de junio, ya que este año no había imágenes de los niños en su ‘vuelta al cole’.

Sin embargo, el enlace de Sophie ha provocado que los medios no presten atención a la ‘otra gran boda royal’. Lord Ivar Mountbatten (55), primo tercero de la Reina, hacía historia al contraer matrimonio con su pareja, James Coyle, en la que ha sido la primera boda gay en un miembro de la Familia Real Británica.

Al enlace, celebrado en la capilla de Bridwell Park, no ha asistido ningún miembro del clan Windsor, pero a los protagonistas no les hacía falta. Aunque en principio estaba previsto que el príncipe Eduardo, hijo menor de la reina Isabel representara a la Familia en la celebración, aunque finalmente no pudo ir por problemas de agenda. El conde de Wessex, uno de los miembros más discretos de los Windsor, fue de los primeros en apoyar a Lord Ivar cuando decidió dar el paso y contar al mundo su condición sexual.

No obstante, Ivar no ha estado solo. Además de los 60 invitados que han asistido a la ceremonia y que en lugar de regalos han hecho donaciones a los enfermos con lesiones en la médula espinal, el novio ha contado con la presencia de su exesposa y sus hijas. Penelope Thomson, con quien ha compartido más de diieciséis años de matrimonio ha ejercido de madrina en la ceremonia y ha mostrado su mejor sonrisa en un día tan especial. Hace ya tiempo, el primo de la Reina aseguró que ‘Penny’ era consciente de su orientación sexual desde antes de que se casaran.

Pese a que Lord Ivar nunca pensó en casarse de nuevo, en una entrevista al tabloide Daily Mail, confesó que lo hacía por James. “Quiero hacerlo por James, ya que él no ha estado casado. Yo no necesito casarme porque ya lo he hecho y tengo unas hijas maravillosas, pero creo que es importante para él”. La pareja lleva junta apenas dos años, se conoció en Verbier, durante unas vacaciones de invierno, precisamente el mismo lugar donde empezó la historia entre la princesa Eugenia y Jack Brooksbank, los protagonistas de la próxima gran historia boda royal.

 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias