Grave incidente

Luis Miguel, a punto de perder un brazo por su afán de priorizar su privacidad

Luis Miguel saludando / Gtres
Luis Miguel saludando / Gtres

Veinte años de carrera musical a sus espaldas y a Luis Miguel parece que le sigue asustando la fama y el interés que suscita su vida privada. Fue el pasado verano cuando el cantante hizo saltar todas las alarmas. No fue mucho el tiempo que tardo en trascender a los medios de comunicación la noticia del accidente que sufrió y que le hizo ser operado de urgencia en un hospital de Santa Mónica, en Los Ángeles. Sin embargo, lejos de querer hacer del suceso algo mediático y notorio, el mexicano decidió solicitar el alta voluntaria para instalarse de nuevo en el hotel en que el se hospedaba antes de ocurrir el altercado. Allí quiso recuperarse de su convalecencia con la certeza de que este refugio no estaba localizado por la prensa, al contrario que el centro médico en el que fue intervenido.

Luis Miguel posando / Gtres
Luis Miguel posando / Gtres

Lo que jamás hubiese podido llegar a imaginar es que su decisión le iba a llevar a una crítica situación en lo que a su salud se refiere. Así lo ha recogido la revistaTV Notas, medio local que ha tenido acceso al testimonio de un amigo del músico, quien asegura que su precipitada determinación, su desobediencia a los médicos y la falta del material sanitario que el artista precisaba para poder llevar a cabo una rápida y favorable recuperación, le llevaron al punto de casi perder un bazo. Cuando parecía tenerlo todo controlado vio como una vez más su obsesión por priorizar su privacidad le volvió a jugar una mala pasada que jamás olvidará.

Luis Miguel cantando / Gtres
Luis Miguel cantando / Gtres

Según la mencionada revista, las complicaciones surgieron durante el pasado mes de diciembre cuando al conocido como el Sol de México se le empezó a gangrenar el brazo afectado. Su irresponsabilidad le llevó a tener que volver a pasar por quirófano, aunque por suerte parece que ahora su pronóstico es favorable y que el artista protagoniza una progresiva recuperación que apunta maneras a hacer que la situación tan solo quede en un susto.

Luis Miguel sonriendo / Gtres
Luis Miguel sonriendo / Gtres

El de Puerto Rico siempre ha tratado de proteger su intimidad y de separar su vida personal de todo lo profesional. Así ha quedado reflejado en Luis Miguel, la serie, una producción audiovisual de Netflix inspirada en la historia del mítico cantante mexicano. Un trabajo con el que se ha dejado constancia de una larga e intachable trayectoria profesional marcada por los triunfos, la repercusión y los grandes éxitos. ¿El último? El cosechado con la emisión de las tres temporadas de este último proyecto con el que el ídolo de masas ha cautivado a gran parte de su público. Ha sido enorme el impacto que este formato ha tenido en la sociedad y miles las personas que ya han tenido el lujo de conocer las luces y las sombras de la vida del músico. Sin embargo, el hecho de que una gran parte de sus fans le lleven acompañando desde sus inicios, ha provocado que muchos de ellos se hayan replanteado la veracidad de su historia a pesar de saber que es el mismo Luis Miguel el que está detrás de esta producción. No obstante, ha sido la superestrella latinoamericana quien se ha encargado de disipar las dudas aclarando en sus redes sociales que la serie no es un espejo de su vida, sino una historia adaptada y basada en determinados hechos reales de su vida personal y profesional. Por el contrario, sobre lo que no ha querido pronunciarse ha sido a cerca de los rumores que apuntan a que el reputado artista atraviesa una crisis económica, también confirmada por su supuesto amigo. Según él, Luis Miguel se gastó prácticamente la totalidad de su dinero en médicos, una elevada cantidad entre la que se encontraban las ganancias obtenidas por su trabajo en la mencionada serie de Netflix que lleva su nombre.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias