NUEVO REVÉS

Anatomía de Kiko Rivera, la delicada salud del hijo de Isabel Pantoja en la cuerda floja

Kiko Rivera fotografiado en el coche / Gtres
Kiko Rivera fotografiado en el coche / Gtres

Gota, diabetes, un ictus y, ahora, fascitis plantar. La larga lista de problemas de salud que arrastra desde hace tiempo Kiko Rivera (38) no cesa. Tras recuperarse del ictus que sufrió el pasado 20 de octubre, y por el que estuvo varios días ingresado en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el hijo de Isabel Pantoja (66), anunciaba este lunes a través de su cuenta de Instagram, que padece fascitis plantar, una de las causas más comunes del dolor de talón que implica la inflamación de una banda gruesa de tejido que atraviesa la planta del pie y conecta el hueso del talón con los dedos de los pies. “Tengo fascitis plantar, duele muchísimo, pero estar pronto caminando como Forest”, dijo el Dj, que ya ha comenzado un tratamiento para recuperarse consistente en intercalar baño de agua fría con caliente para aliviar la inflamación.

Kiko Rivera anuncia que padece fascitis plantar / Gtres
Kiko Rivera anuncia que padece fascitis plantar / Instagram

Esta noticia llegaba tan solo unos días después de que Kiko anunciara su voluntad de retomar su vida “con total normalidad” tras no presentar grandes secuelas del derrame cerebral. “Fue el mayor susto de mi vida, pensaba que no salía. Como podéis comprobar no me ha dejado secuelas importantes, muevo brazos, manos, tengo la cara completamente bien, pero sí ha cambiado mi vida para siempre”, expresaba en su canal de Twich.

Pero, y aunque este ha sido el golpe más grave que ha sufrido el marido de Irene Rosales, a pesar de su juventud, los problemas de salud de Kiko Rivera arrancaron en 2011, mientras participaba en Supervivientes. Allí sufrió un ataque de gota, una enfermedad reumática que sigue sufriendo a día de hoy provocada por el aumento del ácido úrico y causada principalmente por el consumo de alcohol, una mala alimentación, la obesidad o los antecedentes familiares; y que le obligó a abandonar el concurso.

Kiko Rivera acude al plató de Supervivientes / Gtres
Kiko Rivera acude al plató de Supervivientes / Gtres

Después, en 2017, el sevillano se sometió a una operación para colocarse una banda gástrica que le ayudara a reducir el sobrepeso. Sin embargo, y pese a que dejó de fumar y comenzó a hacer deporte, lejos de ayudarlo, la banda se convirtió en el origen de numerosas molestias estomacales. Tantas, que tan solo un año después tuvo que entrar de nuevo a quirófano para retirársela. “Me ha hecho un daño bastante importante en el estómago”, aseguró en 2021.

Y su historial continúa. En 2018, el pequeño de los Rivera anunciaba mediante un comunicado que padecía una depresión, relacionada y provocada parcialmente por la adicción a las drogas que él mismo ha confesado en numerosas ocasiones en televisión.  “Hoy es un día duro para mí: pongo en conocimiento de los medios de comunicación que, por causa de una depresión y con el fin de evitar cualquier daño adicional, he decidido retirarme de los escenarios. Gracias a mi familia y amigos por estar en los peores momentos como lo están ahora, ellos saben quiénes son. Sin más, espero poder reunir las fuerzas necesarias para volver, de momento es imposible. Un fuerte abrazo”.

Kiko Rivera durante una de sus actuaciones / Gtres
Kiko Rivera durante una de sus actuaciones / Gtres

Finalmente, en marzo de este año, el hijo de la tonadillera anuncio que padecía un problema crónico: diabetes, herencia de su madre y el recientemente fallecido a los 64 años, Bernardo Pantoja. Y lo cierto es que, pese a que lo desvelaba como si de una noticia sorprendente se tratara, ya en 2016 se habló de que padecía esta enfermedad. Él mismo lo aclaró: “Para todos aquellos que preguntan. En 2016 tuvo una subida de azúcar, pero no me diagnosticaron diabetes”.

Antes de sufrir el ictus, la salud de Kiko Rivera se había visto también resentida por una afección de garganta que empañó el lanzamiento de su nuevo disco, Vudú.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias