¿Te has quemado con el sol? Pues estos son los remedios más eficaces

Todos sabemos que para tomar el sol hay que protegerse antes, pero a veces ocurren despistes y acabamos con quemaduras

quemaduras solares
¿Te has quemado con el sol? Sigue estas recomendaciones para recuperarte rápido y bien / Gtres

Todos los años los expertos en dermatología repiten lo mismo: no hay que tomar el sol en las horas centrales ni hacerlo sin crema protectora y, aun así, siempre hay alguien que se quema durante un día de playa o piscina. Está claro que la mejor forma de evitarlo es utilizando una crema adecuada, mejor si es de un factor muy alto, ponerse debajo de la sombrilla y evitar estar bajo el astro rey entre las 12 y las 16 horas, pero ¿y cuando no hay vuelta atrás?

quemaduras solares
Las cremas con factor solar son imprescindibles para disfrutar bajo el sol sin quemarse / Gtres

A no ser que las quemaduras sean tan graves que necesiten atención médica, tienen solución casera y tan solo hay que seguir algunas pautas para que la piel se recupere lo mejor y más rápidamente posible. Una ducha fría, sin geles ni jabones, ayudará a bajar la temperatura de la zona quemada, que habrá que secar sin frotar, es decir, dando ligeros toques para que no se irrite aún más.

El siguiente paso es aplicar una buena capa de crema hidratante en círculos, dando un pequeño masaje, mejor si tiene aloe vera y vitamina E. Otra opción es utilizar el tradicional after sun, una loción perfecta para usar siempre tras la exposición al sol. Tras hidratar el cuerpo por fuera, llega el turno de hacerlo por dentro. Agua, zumos, infusiones, bebidas isotónicas… son muchas las opciones fresquitas para hidratarse y es que, aunque no se tenga sed, hay que beber cada poco tiempo y ofrecer una bebida a los niños y ancianos para prevenir la deshidratación.

Una ducha fría, mucha crema hidratante y una bebida fresquita son tres buenas claves para recuperarse / Gtres

Si aun así sientes dolor de cabeza o fiebre, llega el momento de tomar un analgésico y de consultar al médico. ¡Mejor prevenir que curar!

Y, cuando vuelvas a ponerte bajo el sol, utiliza una crema con factor de protección muy alto, es decir, del 50 para arriba, aplicándola cada 2 horas o tras el baño.

Una infusión fría o un vaso de agua helada son perfectos para rehidratar tras una jornada de sol / Gtres

Quemarse con el sol no solo es algo doloroso que puede provocar molestias en los días siguientes, sino también algo peligroso a largo plazo. La piel es un órgano con memoria, por eso, cada año la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) recuerda que «el sol puede dejar una huella imborrable en tu piel» y que «la exposición inadecuada al sol puede causar alteraciones en al piel y ocasionar graves enfermedades. Por eso es tan importante protegerse de las radiaciones solares, no solo en playas y piscinas ni solo durante el verano, también el resto del año. Protégete del sol. Protege tu salud».

Lo último en Estilo

Últimas noticias