Desaparecida en combate

¿Dónde está la reina Sofía? Ya van 87 días sin noticias de la emérita

La última vez que vimos salir de casa a la reina Sofía fue un 6 de marzo, días antes del inicio de este duro confinamiento que aún no ha roto

  • LOOK

6 de marzo de 2020. Ese fue el último día que vimos en acción a la reina Sofía. Aquel jueves preludio del estado de alarma decretado por el Gobierno, la emérita acudía a una cita muy ilusionante para ella: el besapiés del Cristo de Medinacelli. A día de hoy han pasado ya más de doce semanas y no hay ni rastro de ella. Ni el inicio de la desescalada ni sus ya famosas fases han hecho que la madre del rey Felipe se atreva a poner un pie en la calle y es que tanto ella como su marido pertenecen al grupo de riesgo por su avanzada edad (81 años) de cara a posibles contagios por coronavirus. Tampoco se sabe dónde han pasado los eméritos este duro confinamiento pero lo que es seguro es que han tomado las precauciones posibles.

reina Sofía,
La reina Sofía, en el besapiés de Jesús de Medinacelli, el pasado 6 de marzo de 2020 / Gtres

Durante estos 87 días (y subiendo), la reina Sofía ha asistido atónita y con tristeza a la crueldad más extrema que nos ha dejado la pandemia, cobrándose más de 27.000 víctimas en todo el territorio español. Como el resto de ciudadanos, estos días guarda el luto oficial en todo el Estado decretado por el presidente Pedro Sánchez. Ella misma ha sufrido el dolor por la pérdida de un ser querido- aunque no por la COVID-19- durante esta cuarentena. Doña Sofía perdió el pasado 18 de mayo a su primo hermano, Pablo Brandam, de la Casa Real de Rumanía, al que estaba muy unida, que falleció a los 72 años. Tan buena era su relación que incluso fue madrina de Sophie Elia Brandam, una de sus hijas. Era habitual ver a los primos coincidiendo en actos familiares celebradas en Londres y Grecia.

En su día se dijo que la reina Sofía había desafiado al coronavirus ya que entonces los casos de infectados no paraban de subir y ya se especulaba con un confinamiento de la población que se haría efectivo diez días después. Sin embargo, la mujer de don Juan Carlos I tomó todas las medidas oportunas de prevención. Tal y como hicieron el resto de feligreses allí presentes, Sofía no tocó ni besó la imagen del Jesús de Medinacelli. Únicamente se situó ante la talla de madera y se santiguó un par de veces. Tampoco estrechó la mano de los fieles. Contacto cero. Otra novedad fue que su visita fue muy breve. No duró ni cinco minutos, mucho menos que otros años. Del mismo modo, tampoco accedió al interior de la sacristía para conversar con los frailes.

Al contrario que Sofía, quienes sí que han salido de su refugio en La Zarzuela han sido los reyes de España, don Felipe y doña Letizia. Ambos han realizado varias visitas para demostrar su compromiso con los más necesitados en estas fechas. Pese a todo, hubo un sector de la población que criticó el papel del jefe del Estado y de su consorte en la crisis del coronavirus, argumentando que debían haber tomado más partido. Opiniones hay pero todos los gustos, pero la gran pregunta sigue en el aire: ¿dónde está la reina Sofía?

Lo último en Casa Real

Últimas noticias