Tradición

La reina Sofía ‘desafía’ al coronavirus

La madre del rey Felipe VI no veneraba la imagen de Jesús de Medinacelli en Madrid desde 2016. Este año, la experiencia ha sido diferente

  • LOOK

Un año más, la reina Sofía ha venerado la imagen de Jesús de Medinacelli en Madrid. Una tradición muy arraigada entre los Borbones que este año ha sido afectada por el coronavirus. Y es que, la basílica-santuario anunció este miércoles que no se celebraría el tradicional besapies como medida preventiva para evitar el contagio del COVID-19. Una decisión que, en esta ocasión, ha alejado a muchos feligreses.

Reina Sofía
La reina Sofía venerando la imagen de Jesús de Medinacelli / Gtres

Aunque ha habido menos afluencia de devotos, doña Sofía no ha fallado a la tradición y ha asistido al templo, en el que la esperaba el superior provincial de la comunicad de los padres capuchinos, Benjamín Echeverría, y otros representantes de esta  orden. Como el resto de feligreses, la madre del rey Felipe ha cumplido con las recomendaciones y no ha tocado ni besado a la imagen del Jesús de Medinacelli. Únicamente se ha situado ante la talla de madera y se ha santiguado un par de veces. Su visita, además, ha sido muy breve. No ha durado ni cinco minutos. A diferencia de otros años, la mujer de don Juan Carlos tampoco ha accedido al interior de la sacristía para conversar con los frailes.

Una vez fuera de la basílica, en la que recibió un pañuelo blanco de manos de una voluntaria de la hermandad, doña Sofía ha saludado a todos los fieles que esperaban para venerar la imagen de Jesús de Medinacelli, mientras gritaban «¡viva la Reina!». Eso sí, sin estrecharles la mano. Un gesto que también forma parte de las recomendaciones de las autoridades de sanidad para evitar el contagio del COVID 19.

Reina Sofía
Doña Sofía ha posado con el superior capuchino y otros responsables de la archicofradía / Gtres

Si bien ha cumplido con cada una de las medidas estipuladas, la asistencia de doña Sofía al templo se podría considerar como un ‘desafío’ al coronavirus. Y es que, por su edad, la Reina emérita -que tiene 81 años- forma parte de uno de los grupos de riesgo.

La última ocasión en la que doña Sofía adoró la imagen de Jesús de Medinacelli de Madrid fue en 2016. El año siguiente, al igual que en 2019, fue doña Elena quien acudió a la basílica en representación de la Familia Real. En 2018 lo hizo Felipe VI, ya como Rey de España. Su Majestad también asistió en 1993 y en 2003 como Príncipe de Asturias. Asimismo, en 2004, en compañía de doña Letizia Ortiz que, entonces, era su prometida. Desde esa vez, no hemos vuelto a ver a la ahora consorte cumplir con la tradición. 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias