UN MOMENTO CLAVE

La restringida agenda de la Reina Isabel pone en duda sus grandes citas

No son momentos fáciles para la Reina Isabel. La monarca se ha visto en los últimos tiempos aquejada de varios problemas de salud que han afectado de manera considerable a su agenda. A sus noventa y seis años, la soberana sigue plenamente comprometida con la institución, y aunque las nuevas generaciones van asumiendo cada vez más compromisos, ella permanece al frente de la Corona, tal como prometió en el año 1952 cuando tomó el relevo de su padre, Jorge VI.

Reina Isabel
La Reina Isabel cortando una tarta. / Gtres

Ahora que se cumplen setenta años desde que se convirtiera en Reina, Isabel II afronta este Jubileo de Platino sin uno de sus mayores apoyos, el príncipe Felipe. El duque de Edimburgo fallecía el pasado año poco antes de alcanzar el siglo de vida. Una fecha que, por cierto, él mismo prefería celebrar de manera íntima. La muerte de su marido, su ‘roca’ le ha afectado de manera considerable. Con el paso de los meses se ha visto a una monarca que, si bien nunca ha perdido la sonrisa, cada vez está más delgada y se deja menos ver. Detalles que se suman al hecho de que se ha infectado de coronavirus -y lo ha superado- y también ha tenido algunos problemas de movilidad que le han hecho cancelar varios compromisos. Es por este motivo por el que desde Buckingham han tomado la decisión de que la monarca vaya siempre acompañada de otro miembro de la familia real que, en caso de cancelación, pueda asumir sin problemas el compromiso pendiente y no alterar la agenda.

La Reina Isabel en el balcón de Buckingham. / Gtres

Ante esta delicada situación de la jefa de la Casa de Windsor, sus apariciones públicas son muy contadas. Es más, algunas fuentes apuntan a que se está reservando para poder estar presente en una de las fechas más importantes de este año: el mes de junio, cuando se va a celebrar el Jubileo. No hay que olvidar que el propio duque de Edimburgo se retiró de la vida pública a los noventa y cinco años y limitaba sus actos a temas familiares o de especial relevancia. Sin embargo, la Reina no va a dar este paso, sino que prefiere concentrarse en reducir un poco su agenda.

Esta realidad ha dejado en el aire algunos de los compromisos más relevantes de la agenda. El Palacio de Buckingham ya ha anunciado que este año vuelven con normalidad las tradicionales ‘Garden Parties’, pero que serán otros miembros de la familia real los que ejerzan de anfitriones en representación de la monarca. Se han confirmado un total de cuatro celebraciones, que van a tener lugar en el Palacio de Buckingham y en Escocia. En Londres serán el 11, el 18 y el 25 de mayo, mientras que en el Palacio de Holyroodhouse habrá una el 29 de junio. Todavía no se sabe qué miembros de la familia estarán presentes, pero todo apunta a que podrán ser los duques de Cambridge, el príncipe Carlos y Camilla Parker y puede que los condes de Wessex.

Reina Isabel
La Reina Isabel con la corona imperial. / Gtres

Pero más allá de estas celebraciones puntuales, el próximo día 10 de mayo tiene lugar uno de los actos más relevantes a nivel político. Se celebra la ceremonia de Apertura del Parlamento. Una cita que el pasado año supuso la primera aparición pública de la Reina tras la muerte del duque de Edimburgo y el final de su tiempo de luto oficial. Sin embargo, a falta de confirmación por parte de Buckingham, parece que será el príncipe Carlos quien se ocupe de este acto. No hay que olvidar que a lo largo de los años, la Reina solo ha faltado a esta cita en dos ocasiones, durante los embarazos del príncipe Andrés y el príncipe Eduardo.

Al igual que ha pasado en estas últimas semanas, en las que la Reina se ha ausentado de celebraciones tan importantes como es el Día de la Commonwealth para poder estar en el servicio religioso en recuerdo del duque de Edimburgo, todo apunta a que no la vamos a ver más en un compromiso fuera de Windsor hasta el próximo mes de junio.

reina Isabel
La Reina Isabel en una audiencia en Windsor. / Gtres

Es a principios de dicho mes cuando están previstas las celebraciones del Jubileo que, por cierto, no han estado exentas de polémica, por la posible presencia de los duques de Sussex y del príncipe Andrés -información que todavía no han confirmado fuentes oficiales-. Aunque no se espera que la Reina participe en todos los actos previstos, sí estará en algunos de ellos, siempre que sus circunstancias lo permitan. Por eso aprovecha estos momentos para descansar y prepararse para lo que, sin lugar a dudas, va a ser una fecha histórica que la va a confirmar como una monarca por encima de cualquier récord.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias