Una larga lucha

Meghan Markle le gana la batalla a los paparazzis

La Justicia da la razón a Meghan Markle en la demanda que interpuso contra 'Associated Newspapers' por tomar fotos de su hijo en Canadá sin su consentimiento.

  • LOOK

Meghan Markle va a pasar un fin de semana tremendamente contenta, feliz y con la satisfacción de quien ha conseguido algo que llevaba buscando mucho tiempo. La mujer de Harry de Inglaterra ha ganado la guerra que le declaró a los paparazzis. Ambos interpusieron una demanda el pasado mes de julio contra ‘Associated Newspapers’ (empresa editora de los periódicos Mail on Sunday y MailOnline) después de que tomaran unas imágenes de su hijo con drones desde el aire.

La Justicia canadiense ha dictaminado que la agencia de paparazzis «invadió ilegalmente» la privacidad de los Sussex, así como la prohibición de fotografiarlos en el futuro. Ha sido el juez Nicklin el encargado de instruir el caso mediante una audiencia remota celebrada hace escasos días. El magistrado defiende la privacidad de Meghan Markle respecto a la agencia Splash News And Pictures: «Los administradores de Splash UK se han comprometido a que, en caso de que la entidad salga de la administración, Splash UK no tomará fotografías del duque y duquesa o su hijo en el futuro», dice.

Sussex

Meghan y Harry no están dispuestos a tolerar un comportamiento invasivo de los fotógrafos y ya han anunciado a través de su equipo de abogados que seguirán presentando reclamos contra quien vulnere su privacidad: «Este acuerdo es una clara señal de que no se tolerará el comportamiento ilegal, invasivo e intrusivo de los paparazzi, y que la pareja se toma estos asuntos en serio, como lo haría cualquier familia. Un reclamo simultáneo y similar contra Splash US, una compañía hermana de Splash UK, continúa dirimiéndose en el sistema judicial británico».

Los Sussex han mantenido siempre en esta polémica que las imágenes se tomaron en uno de los patios de su residencia en Canadá. Se acogen al Código Civil de California, concretamente al artículo 1708.8 (la ley paparazzi), según el cual es ilegal hacer fotografías dentro de residencias privadas utilizando medios como drones o teleobjetivos.

La abogada de Meghan Markle, Jenny Afia, sostiene que los paparazzis actuaron con premeditación al hacer «una inspección de reconocimiento completa de la casa privada los duques, caminando alrededor para identificar los puntos de entrada y salida y colocando su cámara sobre la valla para tomar fotografías».

Los Sussex siempre han sido bastante herméticos con su vida privada. La incesante presencia de los medios de comunicación en todos los pasos que daban en su día a día les agotó. Ahí empezó a nacer la idea de abandonar la Familia Real Inglesa y empezar de cero su nueva vida.

Pese a eso, han colaborado con la prensa en algunos momentos. El príncipe Harry lo hizo con un programa de la famosa cadena BBC. Mientras tanto, Meghan Markle se encargaba de escribir alguna columna esporádica en el prestigioso ‘The New York Times’. Fue ahí donde contó el episodio de aborto que sufrió: «Fue una mañana del mes de julio, que comenzó como cualquier otro día: hacer el desayuno, dar de comer a los perros, tomar vitaminas, encontrar ese calcetín que había perdido, recoger el lápiz que se había caído bajo la mesa, hacerme una coleta antes de ir a buscar a mi hijo. Entoné una nana para intentar calmarnos a los dos, pero pronto noté que las cosas no estaban yendo bien». Poco después empezó a notar un calambre en el abdomen y ahí supo que el daño era irreversible: «Mientras abrazaba a mi hijo mayor, supe que estaba perdiendo al segundo». Después se levantó en el hospital y el final de la historia es conocido por todos.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias