ENTREVISTAS

EXCLUSIVA: Cercana, amable y muy preparada, los ganadores de los Premios SM hablan de su encuentro con la Reina Letizia

Este martes, la Reina Letizia retomaba su agenda en solitario tras la marcha de la Princesa Leonor a Gales con una de sus citas más importantes. Su Majestad ha presidido la 44ª edición de la entrega de los Premios de Literatura Infantil y Juvenil «El Barco de Vapor» y «Gran Angular». Un acto especial para ella que, desde siempre, ha demostrado el importante papel que la literatura ha tenido en su vida, así como su compromiso con la lectura.

Letizia
La Reina Letizia vestida de verde agua. / Gtres

Tras la emoción y los nervios de la ceremonia, LOOK ha podido hablar con los dos ganadores de este año. Se trata de Cristina Fernández Valls, autora de Jack Mullet de los Siete Mares, y de Ginés Sánchez, Premio «Gran Angular» por la obra El mar detrás. Ellos han comentado cómo han vivido este emotivo momento, así como algunos detalles de su encuentro con la Reina.

Cristina Fernández Valls, Premio «El Barco de Vapor»

Nacida en Soria en 1983, a los siete años Cristina se trasladó con sus padres la llevaron a vivir a Santander, donde comenzó su pasión por el mar. Ha estudiado Arquitectura, Educación Infantil y Literatura. Actualmente reside en Reino Unido y fue durante el segundo confinamiento a principios de 2021 cuando escribió este libro.

La autora reconoce que la ha sorprendido ser la ganadora de este premio: «No esperas recibir una llamada así. Claro que te presentas y lo intentas, pero no te planteas que vas a ganar. Además, yo admiraba mucho a gente que había ganado antes», ha revelado. Cristina además asegura que esto es un importante paso para ella: «es un poco aceptar que sí que tienes algo que decir, que igual lo que digo pues sí que está bien», comenta.

Letizia
Cristina Fernández con doña Letizia. / Casa de S.M. el Rey

El texto comienza con una presentación de la protagonista, Jack, que es una niña, tiene dos padres y un mejor amigo que es un sireno. Ideas que rompen con muchos estereotipos: «más que desafiar estereotipos buscaba abrirlos. Dejar que los niños se identifiquen con quienes ellos quieran», explica. Una filosofía que se aplica también al nombre de la protagonista: «no es un nombre de chico, sino de ser humano», recalca.

En una novela en la que hay varios personajes que son entrañables, Cristina reconoce que los quiere mucho a todos, porque aunque tienen sus propios problemas, también son muy bondadosos. La escritora siente especial predilección por Junco, por la madre de Kraken y la Náufraga loca: «son mujeres muy comprometidas con su trabajo, con sus principios. Entre los niños quiero mucho a Oliver porque es el único que no tiene familia. Ahí es donde decimos que lo importante es tener familia, no la estructura que tenga tu familia».

El proceso de preparar y escribir este libro no ha sido especialmente complicado para la autora: «ya tenía la idea y, a partir de ahí empezó a crecer. Le dediqué mucho tiempo, pero me concentré porque era algo muy importante para mí y la verdad es que no lo recuerdo como algo especialmente tormentoso, sino que fluía bastante bien» revela.

Portada del libro «Jack Mullet de los Siete Mares». / Cortesía SM

La escritora confirma que la primera idea le vino rápidamente a la mente: «recuerdo que durante la carrera en Reino Unido estudié la época de la piratería, las cartas que escribían… algo me viene de aquella época», asegura Cristina.

Aunque el libro está en español, ella también suele escribir en inglés. «Se me mezclan mucho los idiomas. Al principio escribo la idea en inglés porque me viene así, luego no sé seguir y vuelvo al español. Es un libro que ha nacido un poco bilingüe y al final se ha hecho todo español», comenta. Además, en su caso reconoce que quiere seguir escribiendo para niños y jóvenes.

Sobre el encuentro con doña Letizia, la ganadora del Premio «El Barco de Vapor» recalca que fue algo muy emocionante: «sobre todo en el momento en el que me subí allí, la imagen de la Reina tendiéndome la mano. Es una sensación increíble, cómo me ha pasado esto a mí», explica. Cristina ha revelado una anécdota con doña Letizia: «en el libro, lo que guía a Jack a buscar es una caracola, que se la da una sirena y es la caracola de la buena suerte que yo la he llevado conmigo colgada todo el tiempo. Nada más verme la Reina me lo dijo», ha comentado.

La escritora reconoce que Su Majestad fue muy agradable con ella y su entorno: «la verdad es que fue muy amable, saludó a mi familia también. Es una persona muy cercana y muy amable y la verdad es que es muy especial tener a alguien que se preocupa de esta manera».

Ginés Sánchez, Premio «Gran Angular»

Por su parte, Ginés Sánchez se ha hecho con el Premio de Literatura Juvenil «Gran Angular», por su obra El mar detrás, que cuenta la historia de dos niñas que llegan a un campo de refugiados, con todo lo que ello supone.

De la misma manera que en el caso de Cristina Fernández, Ginés tampoco se esperaba ganar: «Uno va a los concursos a perder. Yo tengo práctica en literatura adulta, así que esto fue como un reto, así que no me esperaba ganar. Te llevas una sorpresa. Siempre es importante que a uno le reconozcan el trabajo», ha dicho.

A pesar de que el autor está más acostumbrado a la literatura de adultos, escribir esta obra ha sido todo un reto: «cuando se escribe para los jóvenes se trata de alguna forma de ‘moldearles’ un poco la cabeza, abrirles formas de pensamiento», comenta.

Portada del libro El mar detrás. / Cortesía SM

Ginés explica que tanto el título del libro como el tema era algo que tenía bastante claro desde el primer momento: «el tema del campo de refugiados lo tenía desde hace tiempo dando vueltas en mi cabeza. Pero pasaba que en el libro adulto no encontrábamos la forma, por lo que pensamos en la literatura juvenil», ha explicado. En cuanto al título, «salió desde el principio, desde el día cero. A veces pasa y otras no». Las dos protagonistas se encuentran en un campamento a la orilla del mar, de manera que el océano está siempre muy presente:  «van huyendo del mar y van hacia tierra, un camino en el que muchos han fracasado».

El escritor asegura que el proceso de redacción no ha sido especialmente largo, pero sí documentarse para el libro. No se ha sentido bloqueado en ningún momento, pero sí se ha parado a pensar si debía seguir o no: «te planteas muchas cosas, siempre hay un condicionante ético, de si estamos aportando algo importante o no. Al final entendimos que seguramente proyectando a través de los niños sí que estábamos haciendo algo que tenía sentido. No importante desde el punto de vista geopolítico o universal, sino poniendo el foco en la empatía», comenta. A Ginés le encantaría que el libro pudiera servir para que los jóvenes sean conscientes de la situación de los refugiados: «a efectos generales, con el hecho de que veinte niños tomaran conciencia de esto, empatizasen con niños que están en este tipo de situaciones, sería maravilloso», recalca.

Ginés Sánchez
Doña Letizia entrega el premio a Ginés Sánchez. / Gtres

Desde el principio, Sánchez tenía claro que las protagonistas debían ser mujeres: «tenía mucho más sentido que fueran chicas. Iba a aportar un punto más de dureza que iba a favorecer de alguna forma la empatía del lector». La gran protagonista es Dibra: «es el personaje más importante. Este concepto de heroína con todas sus facetas, una heroína a la que le cuesta tomar este rol y que en el fondo no querría serlo, sino que la dejasen tranquila. No tiene más remedio que ser dura y valiente», sentencia.

El autor ha querido destacar la importancia de la presencia de la Reina. «Ella es muy amable, muy cercana. El trabajo que hace es impresionante. Se nota que se ha leído los libros, que los ha pensado, que no es algo que le hayan contado. Recuerda muchos detalles pequeños del libro, por ejemplo, cómo hemos tratado las escenas un poco más violentas o que puedan representar amenazas muy concretas», ha comentado.

El ganador ha dicho que le pareció entender que todavía la Princesa Leonor y la Infanta Sofía no han leído los libros: «en cualquier caso dejamos allí libros para todos. Ojalá que los lean. La Reina me dijo que sus hijas s siempre se leen los libros».

La Reina en los Premios SM. / Gtres

Aunque por ahora va a centrarse en la literatura para adultos, no descarta probar de nuevo con los más jóvenes: «hay muchas historias que aquí pueden aflorar que en la literatura adulta sería más complicado», ha revelado Ginés.

Ambos autores han ofrecido su visión sobre la diferenciación entre ‘lector’ y ‘leedor’ y han recalcado la importancia de leer con los más jóvenes para fomentar el hábito: «creo que hay niños que leen mucho, pero también los hay que no leen tanto. Es difícil, es algo que cuesta trabajo aprender, hay veces que para ellos también es duro», ha dicho Cristina, que  destaca la importancia de que los libros también sean divertidos y que los padres se impliquen.

En cuanto a Ginés, explica que ahora hay mucha competencia con los formatos audiovisuales:  «en el pasado era más habitual que los padres leyeran a sus hijos, pero también es que antes no había mucho más que hacer. Creo que el que es lector de joven, vuelve a los libros tarde o temprano», ha dicho.

Las palabras de doña Letizia

Fiel a esta cita con la literatura infantil y juvenil desde hace varios años, doña Letizia no ha dudado en reconocer en sus palabras la importancia de la lectura para fomentar un espíritu crítico entre los más pequeños: «en ocasiones como ésta, y más si los de mediana edad hablamos de los hábitos de los adolescentes, siempre damos vueltas a ese debate eterno sobre las bondades de la lectura, sobre lo importante –¡esencial! decimos- que es que los más jóvenes lean libros, sobre lo que en neurociencia se ha definido como la pérdida de la paciencia cognitiva en la comprensión del mundo con sentido crítico y profundidad», ha comenzado diciendo.

De la misma manera, Su Majestad ha comentado el auge de las nuevas tecnologías y las redes sociales: «sin mitificar un pasado sin tecnologías de la comunicación ni redes sociales, ni glorificar el acceso inmediato a todo tipo de contenidos en bucle imparable de sobreestimulación, parece que hay consenso en que la lectura reposada y concentrada facilita la compresión analítica y compleja de la vida», ha dicho la esposa de Felipe VI, que ha querido recordar las palabras de Pedro Salinas, que hacía una clara distinción entre la figura del leedor y del lector. «Al primero adjudicaba la capacidad de leer de forma pragmática, pero sin interpretación ni apropiación imaginativa. Y al segundo otorgaba el puro gusto de leer por amor invencible al libro, con determinación para interpretar, dar contexto y crear un mundo propio», ha matizado la Reina.

Doña Letizia aplaude en la entrega de premios. / Gtres

Doña Letizia ha insisitido en que «hay consenso en que la lectura reposada y concentrada facilita la compresión analítica y compleja de la vida» y ha recalcado en que «no habrá leedores para los dos libros ganadores de este año, sólo lectores entusiasmados que sabrán premiar el esfuerzo de los autores con su atención plena, esa riqueza imperecedera y cada día más valiosa que tantos se disputan… esfuerzo y cariño hacia su trabajo que no sólo agradecemos a los autores, también a las editoriales, ilustradores y libreros», ha asegurado.

Como suele ser habitual cada vez que acude a esta entrega de galardones, doña Letizia ha demostrado que ha leído ambos libros, ya que ha hecho referencia a algunos detalles que aparecen en ellos: «si un lector de 9 años se asoma a Jack Mullet de los Siete Mares, de Cristina Fernández, comprenderá ciertos aspectos de la amistad en los que quizá no había reparado. Y si una lectora de 15 años abre con disposición El mar detrás, de Ginés Sánchez, y durante media hora, pongamos, deja de utilizar una red social va a sentir la esperanza y la angustia de Isata y de Dibra, dos chicas de su edad que son refugiadas. Y que viven en un campo de refus, como se llaman a sí mismas. Y hacen colas todo el día: para desayunar, para la ducha, para ir a por ropa (que siempre les queda grande y es fea), para la comida, para hacer papeles, para todo», ha comentado Su Majestad.

Letizia
Doña Letizia durante su discurso. / Gtres

Al finalizar su discurso, doña Letizia ha recordado unas recientes palabras del Rey en la pasada entrega del Premio Cervantes, cuando don Felipe agradeció a la galardonada, Cristina Peri Rossi, «haberse mostrado a menudo rebelde, insumisa y transgresora», algo que comparó con las protagonistas de los textos que han sido premiados por SM. También ha hecho una reivindicación de la importancia de la literatura y ha recurrido para ello a unas palabras del académico Arturo Pérez Reverte: «no tengo ideología, lo que tengo es biblioteca», ha sentenciado.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias