HABLAMOS CON UN EXPERTO

Amalia de Holanda ¿enamorada?: el rumor que inquieta a Europa

Ver vídeo

La nueva generación de royals ya comienza a hacerse mayor. Al margen de casos puntuales como el de Luxemburgo, Reino Unido, Noruega, Suecia, Dinamarca y pocos más, la realidad es que la mayoría de las Casas Reales de Europa tienen entre sus herederos a príncipes y princesas que, o bien acaban de alcanzar la mayoría de edad, o están a pocos años de ello. Una situación que, además, se suma al hecho de que gran parte de ellos son mujeres, lo que plantea un escenario en el que el futuro de las monarquías estará marcado por las reinas -pero esto ya es otro tema-.

Ante esta situación y, dado que algunas de las jóvenes princesas están en plena adolescencia, resulta inevitable que, poco a poco, vayan surgiendo los primeros rumores de romances, ya sea entre miembros de las diferentes casas reales, o con personas anónimas, algo que ya desde la generación anterior es una constante. Imposible olvidar los primeros amoríos del entonces príncipe Felipe con Isabel Sartorius o Victoria Carvajal, así como los de otros royals como Federico de Dinamarca o el príncipe Guillermo -este último, en segundo puesto en la línea de sucesión-.

Elisabeth de los Belgas
La familia real belga / Gtres .

Así pues, resultaba inevitable que más pronto que tarde alguna de las royals de esta nueva generación fuera protagonista de rumores de romances. Ha sido el caso de Amalia de Holanda. La Princesa está en el punto de mira en las últimas semanas por varias cuestiones. Por un lado, en apenas un mes cumplirá la mayoría de edad, saldrá a la luz una biografía autorizada sobre su vida y, además, participará con sus padres en un acto institucional de especial relevancia: se incorporará al Consejo de Estado, el órgano asesor más importante del Estado. Un organismo independiente que se encarga de asesorar al Gobierno y al Parlamento en materia de legislación y gobernanza, y además, es el tribunal administrativo general más alto de los Países Bajos.

Sin embargo, al margen de su faceta oficial, lo que ha llamado la atención es un rumor sobre su vida personal. Ya hace tiempo se planteó un debate en torno a la Princesa, en concreto, sobre lo que ocurriría si esta quisiera casarse con una mujer en lugar de con un hombre. Una cuestión que despejó el primer ministro, Mark Rutte a raíz de la publicación de un libro en el que se indicaba que, según la Constitución, Amalia debería renunciar a la Corona si no se casara con un hombre. Según el Ejecutivo, esto no será así: “el Gobierno cree que el heredero también puede casarse con una persona del mismo sexo y no ve un obstáculo legal permitir el matrimonio de un heredero con una persona del mismo sexo. Por tanto, el Gabinete no considera que un heredero al trono o el rey o la reina deban abdicar si desean casarse con una pareja del mismo sexo”, recalcó Rutte, teniendo en cuenta además que Países Bajos fue el primer país del mundo en legalizar el matrimonio homosexual.

Aunque en ningún caso ha habido cualquier tipo de información oficial sobre la orientación sexual de Amalia, lo que sí ha cobrado fuerza últimamente es la posibilidad de un acercamiento con otro royal, en concreto, el hermano de Elisabeth de los Belgas, el príncipe Gabriel, tal como apuntan varios medios.

La primera en hablar de esta idea fue la web argentina Mendoza Post, que se ha referido al ‘novio secreto’ de Amalia, haciendo referencia de manera concreta al príncipe Gabriel, que en estos momentos se encuentra estudiando en el Reino Unido. Una teoría que resalta la revista alemana Gala, que insiste en que el amor entre ambos es una realidad, aunque ninguno de los dos citó a sus fuentes. Look ha podido hablar con uno de los mayores expertos en realeza belga, Wim Dehandshutter, que ha ofrecido a este digital su opinión al respecto.

Amalia de Holanda en una imagen de archivo / Gtres

El periodista ha contactado con fuentes oficiales del Palacio Real que, por el momento, no han hecho comentarios: “se trata de asuntos privados”. Sin embargo, aunque él mismo no da mucha credibilidad a los rumores, sí considera que podría ser una buena noticia: “es un tema que ha estado circulando desde hace algunas semanas, pero no lo creo”, explica.

El especialista alude, en primer lugar, a la distancia geográfica entre ambos. Gabriel comenzó en septiembre en el National Mathematics and Science College en Warwickshire, en la región inglesa de West Midlands. El hijo del Rey sigue un curso preparatorio de un año en Matemáticas y Física, mientras que la princesa Amalia se está tomando un año sabático: “esto le permite viajar y estar fuera de casa por más tiempo, pero incluso así, creo que es difícil estar juntos dada la distancia”,

A pesar de esto, podría ser algo positivo para ambas familias: “si los rumores fueran ciertos, creo que Gabriel sería un buen partido para Amalia porque tampoco hay tantas familias reales en el mundo, de manera que son pocos los príncipes nacidos en ese entorno y que saben comportarse en un ambiente de protocolo”, explica el experto.

Princesas Amalia, Alexia y Ariane de Holanda
Amalia con sus hermanas /Gtres

A esto hay que sumar la preparación del hijo de los reyes de Bélgica: “si Gabriel se convirtiera en el marido de Amalia, sería una persona que ha sido educada durante toda su vida para hacer un trabajo muy concreto, para estar a la sombra de una futura reina. De cara al público, se le percibe como el hijo del Rey y la Reina, el hermano de la heredera, es consciente de su papel secundario”, sentencia.

El problema constitucional

Aunque a primera vista la relación podría resultar ideal porque ambos tienen intereses comunes, un bagaje parecido y sus familias se conocen desde siempre, lo cierto es que existe un conflicto a nivel institucional. Según los expertos constitucionales, hay un problema con esta posible relación. Tras la independencia de Bélgica de los Países Bajos en 1830, el Congreso Nacional decretó que «los miembros de la Casa de Orange / Nassau no pueden tener ningún tipo de poder o autoridad en Bélgica». Sobre esa base, los especialistas aseguran que un matrimonio entre Amalia y Gabriel no es posible. Según el Consejo de Estado, se requiere una enmienda constitucional para cambiar esto. Las propuestas para ello ya se presentaron en 1993, 2002 y 2003, pero nunca se aplicaron.

Wim Dehandschutter discrepa de esta teoría y afirma que,  incluso sin una enmienda a esa ley, una relación entre el príncipe belga y la princesa holandesa sería posible: “la ley deja mucho espacio para la interpretación. Literalmente dice que los Orange están excluidos de cualquier poder en Bélgica. De esto concluyo que no se les permite gobernar. Pero no dice explícitamente que no pueden casarse”.

 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias