El problema de salud con el que Verónica Forqué luchó los últimos días de su vida

Verónica Forqué junto a su hija María / Gtres
Verónica Forqué junto a su hija María / Gtres

La noticia de la muerte de la actriz Verónica Forqué ha caído como una jarra de agua fría en la esfera social de nuestro país. La protagonista de filmes como Qué hago yo para merecer esto o Kika aparecía muerta en su domicilio de Madrid, tras atravesar, como ella misma había confesado determinados problemas de salud que le impedían seguir adelante con su última aventura en televisión. Su paso por el talent culinario MasterChef Celebrity, sufría un parón inesperado a las puertas de la gran final, dejando sin palabras a los compañeros y jurado del concurso, quienes la consideraban una de las potenciales ganadoras del espacio.

Verónica Forqué en una de sus últimas apariciones frente a la prensa/ Gtres
Verónica Forqué en una de sus últimas apariciones frente a la prensa/ Gtres

La propia Verónica era la encargada de hacer saber a todos lo que le estaba pasando por medio de un mensaje de voz entre lágrimas, ya que fue incapaz de acudir a los estudios de televisión: “No tengo buenas noticias. No me encuentro bien, estoy agotada. He luchado 10 semanas, de las mejores experiencias de mi vida. Usted sabe jefe que yo soy muy luchadora y estoy aprendiendo mucho. Que bien lo estoy pasando y que lástima siento por no poder estar a la altura pero es que no cuerpo, mi cuerpo no puede. Volveré cuando esté buena”. Se trataba de un problema de salud que Verónica venía arrastrando desde hace tiempo y que ella misma califico de cansancio extremo. Un mal contra el que no pudo pelear durante su excelente y comentada participación en el concurso y que dejó sin palabras al resto de participantes que deseaban su pronta recuperación. Este agotamiento o cansancio emocional, como lo denominan los expertos, en ocasiones suele progresar hacia sentimientos de inadecuación y fracaso, y que en el caso de Verónica llegó a provocar que prefiriera parar la que ella denominó como una gran ilusión en su vida.

El otro gran mal de Verónica

No es la primera vez que Forqué ha hecho partícipe a sus seguidores de un problema de salud grave en su vida. La artista acudía de invitada en la segunda entrega de Entre ovejas, el programa también de televisión española en el que diferentes personajes públicos acompañaban al pastor Zacarías Fievet, y durante la grabación de su experiencia como trashumante contaba sin tapujos la difícil situación emocional que atravesó en su vida.

Verónica Forqué durante un ensayo / Gtres
Verónica Forqué durante un ensayo / Gtres

La actriz atravesó una fuerte depresión tras su separación del director de cine, Manuel Iborra, en 2014 una circunstancia que sacó a la luz a colación de la pregunta acerca del mal rollo que se aseguraba se llegó a vivir en el set de La que se avecina: “Tuve una depresión muy grande, porque había estado muchos años viviendo en pareja y además tenemos una hija maravillosa. Pero dejé de quererle. Se acabó y se acabó”. Una ruptura emocional que pasó factura a Forqué. “Cuando me dí cuenta de que no lo amaba, se me vino el mundo encima ¿Qué iba a hacer? ¿Cómo lo iba a decir? Mi vida, mi hija…”. Una explicación para dar buena cuenta frente a las cámaras de que ‘La que se avecina’ fue para ella un revulsivo que le ayudó a salir de aquella situación.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias