Eterna

Un huracán llamado Mila Ximénez: su inolvidable legado en forma de imágenes

El adiós a Mila Ximénez deja momentos imborrables de una colaboradora que nunca se calló lo que pensaba y cuya vida fue una montaña rusa. Abrimos el álbum de fotos de su vida.

No hay palabras para explicar el vacío que deja Mila Ximénez en el mundo de la televisión, donde se desenvolvía como pez en el agua y que le valió para entrar en el hogar de todos los españoles cada tarde a través de ‘Sálvame’. Su muerte, este miércoles 23 de junio, ha teñido de luto a todo el conjunto de medios de comunicación. La sevillana será recordada por su inconfundible personalidad cuando se ponía delante de una cámara. Siempre vehemente en la defensa de sus argumentos, muy temperamental y por momentos algo visceral, no le tembló el pulso ante nada ni nadie. Ahora toca decirle adiós, pero su perenne legado queda en manos de su hija Alba y de todos los compañeros y amigos.

Mila Ximénez / Gtres
Mila Ximénez / Gtres

Milagros Ximénez de Cisneros Rebollo, Mila para todos, vino al mundo el 21 de mayo de 1952. España todavía estaba bajo la dictadura franquista. Su padre consiguió para ella sus primeros trabajos sin apenas cumplir la mayoría de edad. Primero sería enfermera en el hospital Nuestra Señora del Rocío, para después convertirse en trabajadora del doctor Roberto Pastrana. Se enamoró de él. Siendo bien joven no dudó en hacer las maletas en cuanto cumplió los 18 para marcharse a Madrid. Lo hizo de la mano del médico, que estaba casado. La relación duró nueve años, hasta que ella se dio cuenta de que él le estaba siendo infiel.

Ella definía su ideal de hombre como alto, rubio y con los ojos azules. Ninguna de esas características las aunaba Manolo Santana. Mila Ximénez conoció al que en la década de los 60 era tenista referencia en nuestro país, algo así como el Rafa Nadal de la época. Se enamoró hasta las trancas y junto a él vivió una historia de amor que tuvo como epicentro su boda por lo civil en 1983, con el mismísimo presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, como padrino.

Mila Ximénez, en Ibiza / Gtres
Mila Ximénez, en Ibiza / Gtres

Manolo y Mila se fueron a vivir juntos a Las Salesas, pero la agenda del tenista, repleta de eventos nacionales e internacionales, hizo que la andaluza pasase mucho tiempo sola en casa. Primera grieta en el matrimonio. Pese a eso, en 1984 tuvieron una hija juntos, la única de la periodista, Alba Santana, que durante su enfermedad se ha convertido en el mejor apoyo posible para ella. No obstante, reconoció que tardó hasta una semana en contarle que padecía cáncer porque no encontraba la manera.

La llama del amor se fue apagando y todo estalló por los aires cuando se enteró de que Manolo Santana le había sido infiel con otras atractivas mujeres de la época. En 1986 pusieron el punto y final. «Cometí el error de querer vivirlo todo durante aquellos años. Él me daba mucha libertad, pero la gestioné mal», reflexionaba ella.

Nunca se ha escondido, Mila ha sufrido muchísimo por amor y fiel a su sinceridad, no ha tenido problema alguno en reconocerlo: «Mi primera relación amorosa -Roberto Pastrana- me hizo mucho daño, y el padre de Alba -Manolo Santana- también y nunca entendí el porqué. Lo único bueno es que mi hija recuerda su niñez con amor y paz. Yo sabía que me quería y Ana, la persona que la cuidaba entonces, se preocupó de que yo estuviera en su vida», se lamentaba.

A Mila Ximénez no le gustaba hablar de su vida privada. Sin embargo, trascendió su idilio con José Sacristán, al que conoció durante una entrevista para el diario ABC. También pulularon otros hombres por su vida como Emilio Rodríguez Menéndez o Antonio Arribas. Este último sí que supo acertar con la tecla de su felicidad.

El despegue de Mila Ximénez

Relaciones sentimentales al margen, Mila Ximénez dio su gran salto a la radio de la mano de la afamada locutora Encarna Sánchez. Se incorporó al equipo de ‘Directamente Encarna’ de la Cadena COPE, trabajando allí de 1985 a 1987. Ambas forjaron una amistad muy íntima y especial de la que se ha hablado durante mucho tiempo, hasta que apareció Isabel Pantoja. La tonadillera se convirtió en una de las grandes enemigas de Ximénez y en los años posteriores la demandó en varias ocasiones por comentarios realizados sobre ella.

Mila Ximénez, Isabel Pantoja y Encarna Sánchez / Gtres
Mila Ximénez, Isabel Pantoja y Encarna Sánchez / Gtres

De la radio a la televisión. Telecinco fue su destino. Los estudios de Mediaset España en Fuencarral se convirtieron en su hábitat natural. Allí se hizo un nombre y se haría grande en míticos programas como ‘Crónicas Marcianas’, ‘A tu lado’, ‘La Noria’, ‘Sálvame’ y ‘Sábado Deluxe’. Especialmente recordable, sobre todo para las nuevas generaciones, serán sus intervenciones en los dos últimos. También probó suerte en los dos ‘realities’ por excelencia del grupo de comunicación ‘Supervivientes’ y ‘GH VIP’ y no lo hizo nada mal.

A esas alturas ya era una de las voces autorizadas del papel cuché, sobre el que escribía sus columnas de la mano de las principales cabeceras del corazón. Mila fue una de las almas máter que parió ‘Sálvame’ hace más de una década. Sus compañeros están muy afectados por la marcha de una persona tremendamente carismática y que se ganó el cariño de todos.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias