Bosé vs. Palau: La verdad de un conflicto con final infeliz

Look revela claves hasta ahora desconocidas de la historia del momento

  • LOOK

El pasado sábado Lola Medina, madre de Nacho y exsuegra de Miguel Bosé, se sentó en ‘Sábado Deluxe’ para dar su versión de una historia que todavía tiene muchas incógnitas por resolver. Algunas de las cuales ella prefirió no tratar. Fue a principios de la década de los 90 cuando un joven Nacho Palau de tan sólo 19 años conoció en una discoteca a Miguel Bosé. En ese momento Miguel estaba en uno de los momentos cumbre de su trayectoria. A punto de cumplir 40 años, la vida le sonreía.

Casi 30 años después, el 13 de octubre de 2018, la periodista Carmen Rigalt se hace eco en El Mundo de un conflicto entre Miguel Bosé y Nacho Palau que gira, ni más ni menos, que en torno a la custodia de los cuatro hijos del artista. No es hasta tres días después cuando, a través de un comunicado firmado por el despacho de abogados Ortolá Dinniber, Nacho hace público que ha mantenido una relación sentimental con Miguel durante más de 26 años y reclama sus derechos sobre unos menores que, hasta donde se sabía en aquel momento, eran solo hijos del cantante.

Miguel Bosé
Miguel Bosé conoció a Nacho Palau en uno de los mejores momentos de su carrera / Gtres

Desde ese momento se han ido haciendo públicos los pormenores de la relación y la situación en la que se encontraban los menores. Detalles que en la mayoría de los casos han favorecido a Nacho, pues nadie entiende que Miguel tras declarar en reiteradas veces ser padre de cuatro hijos, decidiera “dejar de lado” a dos de ellos. Los dos que son legalmente hijos de Nacho.

La primera sentencia llegó en 2020, en ella no se reconocía la filiación de los hermanos como pretendía Palau pero sí un régimen de visitas entre ellos. Está recurrida y esta semana se ha cumplido el plazo para responder el recurso y alegaciones.

Las claves de la relación y las bases de su paternidad

La relación entre Palau y Bosé, especial y muy particular, puesto que Miguel siempre la mantuvo en secreto, empezó efectivamente a principios de los 90. Durante casi 10 años estuvieron muy enamorados y fueron una pareja como tal. Secreta, pero pareja. Nacho lo dejó todo por Miguel. Era él quien tenía una profesión de éxito que le impedía asentarse en Valencia, algo que no se planteó si quiera.

Tras una década de amor, la relación comenzó a resentirse, pero siguieron siendo íntimos amigos, más que amigos, aunque quizás con menos intimidad que cuando eran pareja. Nacho estuvo al frente de la finca de Miguel en Badajoz, trabajando y también acompañando al cantante cuando él lo requería. Por ese trabajo Nacho cobró un sueldo que mantuvo incluso meses después de venderse la finca. La relación era tan especial que, tal y como ha podido saber LOOK, los dos decidieron ser padres a la vez mediante gestación subrogada. Los hijos de Nacho nacieron 7 meses más tarde, pues no pudo ser al primer intento. Era el año 2011. En ningún momento se planteó una filiación de los cuatro menores, cada adulto era el progenitor de sus hijos. Pero sí eran una familia y los cuatro niños se criarían como hermanos. Y los dos serían padres de los cuatro.

Miguel Bosé
Miguel Bosé han estado juntos más de veinte años / Gtres

Estaban afincados en Madrid volcados en los pequeños cuando, según el entorno de Miguel, la relación empezó a deteriorarse tanto que Nacho pasaba días en un piso alquilado cerca de la residencia de Somosaguas. Aunque, según contó la madre de Nacho en el ‘Deluxe’, ese era el estudio de Nacho y en ningún momento su hijo se trasladó allí. 

Mudanza y vuelta de Panamá

A finales de 2015 Miguel decide irse a Panamá por motivos laborales y de privacidad de sus hijos. Con él se va la familia, aunque la relación ya no era tan buena. El año siguiente en dicho país es decisivo para Palau y Bosé. La relación no era buena, pero los dos llegaron a un acuerdo mientras los cuatro niños estuvieran juntos. Miguel alquiló para Nacho un apartamento cerca de la casa familiar y le seguía abonando una cantidad mensual. Aún así, Nacho no se hizo con el país ni con su situación allí supeditada a Miguel y decidió volver a España.

Ya en España y terminada su historia de amor, Miguel le alquiló a Nacho un chalet en Moralzarzal, un pueblo de la sierra de Madrid. Allí vivía el escultor con los cuatro niños en las semanas que, tal y como habían acordado, era él quien se hacía cargo de los pequeños. Apunta Carmen Lomana en su artículo que, durante esta etapa, los niños contaban con una niñera que se desplazaba con los niños de la casa de Somosaguas a la casa de Palau. Una niñera que según ella estaba porque Bosé no se quedaba tranquilo al dejar a los pequeños a solas con Nacho y que éste decidió despedir sin consultar a su expareja.

Sobre esta etapa, existe otra versión, hecha pública por Carmen Lomana hace solo unas horas en ‘La Razón’, que apunta a una amistad especial entre Nacho y otro hombre que, según la socialité, fue el detonante que provocó el final definitivo de la pareja.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nacho Palau (@nachopalau)

Traslado a México y ruptura total

El problema definitivo surgió después del verano de 2018 cuando Miguel, por temas laborales, debe marcharse a México y decide afincarse allí y matricular a los cuatro niños en un colegio en DF. Nacho no quiere volver a vivir lo que vivió en Panamá y dice que no se va a al país azteca. Miguel no tiene otra opción. Según asegura su entorno, es Nacho quién le dice que ni él ni sus hijos se van allí, que hay que buscar una solución beneficiosa para ambos. Pero Miguel, teniendo que trabajar allí no cede. Nacho pretendía una convivencia repartida entre España y México, cosa que resultaba inviable para mantener una escolarización adecuada, según el entorno del cantante. Nacho entonces decide irse con sus hijos a Valencia.

En su tierra natal, Palau contaba entonces con dos casas. Un piso en el barrio del Carmen de Valencia que Miguel Bosé había comprado para él y una casa en Chelva, adquirida por el artista para la madre de su pareja. Hace poco tiempo que Nacho ha vendido el piso de Valencia. En la casa de su madre, cuya hipoteca Bosé dejó de pagar cuando todo saltó por los aires entre ellos, es donde a fecha de hoy viven dos de los menores junto a su padre y su abuela. Un hogar que no dejará jamás de estar vinculado a los Dominguín ya que se amuebló, en su mayoría, con muebles y piezas de decoración procedentes de la finca de Badajoz del artista.

La madre de Nacho Palau se sentaba hace unos días en el plató de «Sábado Deluxe» / Mediaset

Cuando el de ‘Amante bandido’ se instaló en México con sus dos hijos rompió todos los lazos con su expareja. Dejó de abonarle un sueldo mensual y de pagar la hipoteca de la casa de Chelva. No obstante, la familia siempre le ha estado ayudando. Cuentan que Lucía Bosé, que iba a declarar a favor de Nacho en el juicio, le visitaba para ver a sus nietos y siempre acudía con una cantidad económica que le entregaba.

Aún hay mucho desconocimiento en determinados aspectos de la relación, sobrevuela la sombra de la infidelidad, de un gasto económico excesivo y muchas más acusaciones cruzadas. Pero lo cierto es que es difícil encuadrar la relación sentimental desde una perspectiva habitual. Estamos ante un personaje excéntrico y muy especial como es Miguel, perfeccionista y con un celo excesivo sobre su intimidad, tanto que le ha hecho negar que tuviera relación en numerosas ocasiones, y menos con un hombre. Y Nacho lo aceptó.

Lola Medina, madre de Nacho Palau, acudió el sábado a ‘Sábado Deluxe’ a contar las vivencias de su hijo, apoyar su reclamación y clamar que no entiende la actitud de Miguel. Pero como todo siempre hay dos versiones de los hechos y esta es, más o menos exacta, la que perfilan los que están al lado del cantante.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias