Desmejorado

Kiko Rivera se pronuncia sobre la subasta del ático de Isabel Pantoja

Ver vídeo

El 2022 no ha arrancado como Kiko Rivera esperaba. Unos problemas de gota, la vieja dolencia que a menudo le acompaña, le han ocasionado problemas de movilidad. El hijo de Isabel Pantoja necesita caminar apoyado en una muleta y aún así cojea ostensiblemente. Este obstáculo le ha obligado a dejar paralizado su trabajo, que ahora se enfocaba en rodar el videoclip de su nuevo tema. Durante una visita a la peluquería, el dj recibe las preguntas de la prensa acerca de los acontecimientos que cercan a la familia.

El más reciente de todos es la noticia de que el ático de Isabel Pantoja en Torremolinos (Fuengirola) sale a subasta. Visiblemente cabizbajo por lo duro que está siendo apenas poder andar, Kiko toma la decisión de mantener silencio respecto a este asunto. ¿Teme quedarse sin una de las propiedades donde más feliz ha sido durante su infancia?

Kiko Rivera, cabizbajo./ Gtres
Kiko Rivera, cabizbajo./ Gtres

El pasado 11 de enero se tuvo constancia de que la propiedad malagueña de la tonadillera se vendía. Su hija Isa Pantoja se enteraba de la noticia en el programa de Telecinco donde trabaja: «supongo que es verdad, si es para algo bueno me alegro de que se haya vendido porque mi madre tenía pensado vender alguna de sus propiedades. Pensé en un momento de vivir allí, pero finalmente no se dio la opción. Ella siempre me ha dado las llaves y yo he podido ir de vez en cuando, vacacionalmente».

La cantante sacaba al mercado el ático por un precio cercano al millón de euros, pero apenas una semana después de estar en el mercado lo rebajaba a 300.000 euros. El inmueble es una propiedad de lujo y no es una vivienda cualquiera, sino que está ubicada en una de las mejores zonas de Fuengirola, a 50 metros del Paseo Marítimo, con unas vistas al mar impresionantes. Está compuesta por dos pisos contiguos que Isabel Pantoja adquirió y reformó a su gusto. 200 metros cuadrados con todas las comodidades, una espectacular terraza acristalada. Por su parte, la implicada directa no ha roto su silencio, algo que es habitual desde que abandonara la televisión.

Kiko Rivera, en un coche. / Gtress
Kiko Rivera, en un coche. / Gtress

En otro orden de cosas, a Kiko Rivera se le ha preguntado acerca de la docuserie de Julián Muñoz. Concretamente, sobre si compartía la definición que el exedil de Marbella dio de Agustín Pantoja, a quien tachó de «anodino y amorfo», entre otras lindezas. Una vez más, el marido de Irene Rosales guarda silencio y no se posiciona en ninguna polémica familiar.

Hace tan solo unas semanas rompió con su familia definitivamente o al menos eso se deslizaba de un mensaje que compartió en sus redes sociales para referirse a su hermana: «Tú, tú, tú y mil millones de veces tú Irene Rosales. A ver si se entera ya la señorita y deja de dar por culo. Que nos dejen vivir tranquilos. Entérate ya que mi familia son mi mujer y mis hijos. ¡Ahí acaba». Además, recalcaba un doloroso mensaje: «Quiero olvidaros para ser feliz».

Lo último en Actualidad

Últimas noticias