Se acabó

Felipe, Letizia y la afición que les separó para siempre con imágenes que no se volverán a repetir

Familia Real nieve
Letizia y Felipe esquiando en 2005 / Gtres

Un 7 de febrero de 2004, el entonces Príncipe de Asturias y su prometida, Letizia Ortiz, visitaron por primera vez el Valle de Arán, destino habitual de descanso invernal de la Familia Real. Además, se instalaron en Baqueira-Beret, dejando para el recuerdo las imágenes de la que fue la primera vez de la periodista esquiando en público. Su debut en la estación de esquí prometía ser un acontecimiento para recordar y no falló. «Si me caigo, me sacaréis, ¿no?», dijo a los periodistas. Los expertos aprobaron su técnica y pronto regresó.

Letizia esquiando en 2004 / Gtres
Letizia esquiando en 2004 / Gtres

Al año siguiente, los Príncipes de Asturias disfrutaron del fin de año en una nueva estación de esquí de Canadá, «en un lugar sin fotógrafos». Lo que no se imaginaban es que esta afición pronto les separaría. Tuvieron que pasar 12 años para que Letizia y Felipe se dejasen ver de nuevo juntos esquiando. Fue en febrero de 2017 cuando la familia al completo disfrutó de un fin de semana en Huesca compartiendo hobbie. Los entonces Príncipes se desplazaron hasta la estación de Astún para deslizarse por las pistas, siendo fotografiados posando frente a las cámaras en las que fueron las primeras instantáneas de los cuatro en la nieve. Además, fue también la primera vez que Leonor y Sofía acudían a esquiar, mostrando haber heredado la afición de su padre.

Felipe, Letizia, Sofía y Leonor esquiando 2017 / Gtres
Felipe, Letizia, Sofía y Leonor esquiando 2017 

Sin embargo, nunca más se volvió a ver a Letizia sobre unos esquís. Aunque el Rey Felipe quiso compartir su pasión con su mujer, después de dos o tres intentos, la periodista se dio por vencida. Al parecer, el esquí no era lo suyo. Desde entonces, el monarca se ha desplazado todos los años -sin faltar- a cualquier pista para disfrutar de unos días de esquí. Ya en 2014 dejó entrever que su mujer no era partidaria de este deporte, realizando un viaje privado y solitario a Formigal. Allí, el hijo de don Juan Carlos se dejó ver en compañía de un amigo disfrutando de uno de sus deportes favoritos, pero ni rastro de Letizia.

Felipe en Baqueira en 2015 / Gtres
Felipe en Baqueira en 2015 

Tan solo un año después, Felipe VI acudió a las pistas de la estación de Baqueira Beret con motivo del 50 aniversario de la estación, pues hacía bastante tiempo que no se le veía por allí. De nuevo, lo hizo sin su mujer, dejando atrás el gran deporte de la Familia Real. Fueron muchos los inviernos que Juan Carlos y Sofía pasaron en esa estación junto a sus tres hijos. Sin embargo, la periodista ya anunciaba que llegaba a Palacio para cambiarlo todo. Empezando por el esquí. 

Ya fue en 2018 cuando Felipe regresó a la pista para vivir uno de sus fin de semanas más intensos. En concreto, en marzo el Rey visitó la estación de Formigal, instalándose en el hotel Abba Formigal para disfrutar de uno de sus deportes favoritos. Aunque el año anterior acudió junto a Letizia y sus hijas, en esta ocasión lo hizo en compañía de sus amigos, sin llegar a imaginar que desde entonces comenzaría la tradición de viajar en solitario a la nieve. En 2019 hizo lo propio y tras la pandemia tuvo que parar su pasión, hasta este año. 

Felipe y Letizia en Candanchu / Gtres
Felipe y Letizia en Candanchu 

Después de unos días marcados por el fallecimiento y posterior despedida de su tío Constantino, el monarca ha vuelto a retomar la tradición de pasar unos días con amigos esquiando. En esta ocasión, el Rey ha escogido Sierra Nevada y, de nuevo, sin Letizia. Separados por la afición que un día les unió.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias