Problemas con la justicia

Ernesto de Hannover es considerado como un «peligro público» y tiene prohibido utilizar armas

Ernesto de Hannover/Gtres
Ernesto de Hannover/Gtres

Ernesto de Hannover, de nuevo, en primera plana mediática. El todavía marido de Carolina de Mónaco tuvo un altercado que se remonta a dos años atrás, concretamente en 2020, pues le retiraron el permiso de poder usar armas debido a un altercado que tuvo lugar en una zona de caza privada que posee en la localidad de Grünau im Almtal en Austria. Precisamente esta localización ha sido su hogar de residencia durante aproximadamente medio siglo.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover en una imagen de archivo./Gtres
Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover en una imagen de archivo./Gtres

Ha sido ahora cuando después de haber recurrido judicialmente la citada decisión, el Tribunal Administrativo del Estado ha desestimado la petición al considerarla infundada y ha insistido en la prohibición que se le impuso. Linz Karin Liadaur, jueza del caso, ha asegurado que el aristócrata “es un peligro público”.

Fue la madrugada del 15 de julio de 2020 cuando la policía recibió una llamada de auxilio de Ernesto de Hannover, quien explicó que estaba tirado en una zanja y que unas terceras personas querían asesinarlo. Dos agentes se acercaron al lugar señalado y encontraron a una pareja, un hombre y una mujer, pero no se sabía el paradero de Hannover. Finalmente, dieron con él en su pabellón de caza, y éste les expulsó de su propiedad, tanto a las autoridades como a las dos personas que los acompañaban.

Ernesto de Hannover en Ibiza./Gtres
Ernesto de Hannover en Ibiza./Gtres

El periódico austríaco Kronen Zeitung, reveló los detalles de aquel incidente. Según un informe policial el aristócrata se fue poniendo cada vez más agresivo y llegó a agarrar a uno de los dos oficiales por la cabeza que no dudó en darle un golpe que le provocó una caída al Príncipe. A partir de ese momento, Ernesto de Hannover amenazó a los policías con un afilador de cuchillos de 30 centímetros que más tarde pudieron quitarle de las manos. “Se comportó de un modo extremadamente agresivo y atacó”, aseguraron la policía, que tomó la decisión de internarle en el departamento de psiquiatría de una clínica.

Ernesto Hannover y Claudia Stilianopoulos en Madrid./Gtres
Ernesto Hannover y Claudia Stilianopoulos en Madrid./Gtres

Debido a las “frecuentes escaladas de violencia” a la magistrada le preocupa que, amparado por la ley pueda llegar a utilizar estos instrumentos para “poner en peligro la vida, la salud o la libertad de las personas o la propiedad de terceros mediante su uso indebido”. Ahora, el padre de Alejandra, Cristian y Augusto de Hannover tendrá un plazo de seis semanas para apelar la decisión ante el Tribunal Constitucional o por el contrario, presentar otro recurso de manera extraordinaria ante el Tribunal Administrativo.

Además de la sentencia que dictamina la prohibición de armas para Ernesto de Hannover ha habido otras consecuencias. El Tribunal Regional Superior de Linz le condenó en marzo de 2021 a diez meses de prisión en régimen de libertad condicional, la prohibición de beber alcohol durante ese periodo de tiempo, acudir a psicoterapia y el abandono durante tres años de su residencia en Austria. En noviembre de ese mismo año, la sentencia fue anulada.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias