Inolvidables

De ‘Yerbabuena’ a ‘Cantora’: el malogrado presente de las casas VIP

Estas míticas viviendas fueron en su día escenario de los momentos de gloria de sus conocidos dueños

Finca 'Yerbabuena'
Finca 'Yerbabuena'. Imagen de archivo/Gtres

‘Yerbabuena’, ‘Cantora’, ‘Ambiciones’, ‘El Lerele’, fueron el hogar de Rocío Jurado y José Ortega Cano, Francisco Rivera ‘Paquirri’, Jesulín de Ubrique y Lola Flores, respectivamente. Casas con las que vieron cumplidos sus sueños, donde se celebraron fiestas inolvidables o acontecimientos familiares de suma importancia. El escenario de momentos de gloria, de tranquilidad y también de peregrinaje de los curiosos.

Pero el mantenimiento de las mismas, la decadencia de la carrera profesional o el fallecimiento de sus propietarios, han supuesto el principio del fin de lo que fueron estos puntos de reunión que tantos momentos albergaron. Este es su presente.

‘Cantora’

La Finca ‘La Cantora’ fue el sueño de Francisco Rivera ‘Paquirri’. Cuando el diestro gaditano despuntó fue una de las primeras adquisiciones que hizo. Era lo que él llamaba “mi paraíso”. Allí vivía, entrenaba y compartía su tiempo con los suyos. Con su trágica muerte, Isabel Pantoja decidió cerrarla a cal y canto. Fueron 15 los años que transcurrieron hasta que regresó y hoy en día es uno de los motivos de distanciamiento entre la tonadillera y su hijo Kiko.

Finca 'La Cantora'
‘Cantora’ uno de los motivos de la guerra entre Kiko Rivera e Isabel Pantoja/Gtres

El DJ explicó en la revista ‘Lecturas’, a finales de mayo, cuál había sido su último movimiento a este respecto: “Le hice a mi madre una oferta, limpiar la deuda y poner Cantora a mi nombre, como quería mi padre. No contestó”. Según él, la intérprete de ‘Marinero de luces’ le debe 5 millones de euros, pero en esta propuesta solo le pidió que liquidara se deuda de 1,1 millones de euros. Él está negociando vender su parte y su madre continúa viviendo allí junto a su hermano Agustín y su madre doña Ana, que se encuentra delicada de salud.

‘Diez Minutos’ publicó que hace veinte años, la cantante tuvo intenciones de convertir la finca en un complejo hotelero. De hecho, llegó a presentar el proyecto en el Ayuntamiento de Medina-Sidonia, la localidad en la que está ubicada la propiedad. En concreto, pidió licencia para construir una pensión y un restaurante. Pero su idea no salió adelante.

‘Ambiciones’

Precisamente esta idea de explotar la propiedad con fines empresariales, también la ha tenido Jesulín de Ubrique. Según contó el mismo al portal ‘Vanitatis’, ‘Ambiciones’ está en alquiler para celebrar eventos. Un proyecto que ya tenía en mente antes de que comenzara la pandemia y que, debido a las restricciones sanitarias, se vio paralizado.

Jesulín de Ubrique y María José Campanario en ''Ambiciones'
‘Ambiciones’ se ha convertido en un complejo donde celebrar eventos/Gtres

La finca fue su manera de ‘oficializar’ haberse convertido en una figura del toreo. Han pasado 30 años de su compra y, durante un tiempo, todo lo que ocurría en el seno de la familia más conocida de Ubrique, tenía lugar allí. Y eso incluyó su relación con Belén Esteban y el nacimiento de su hija mayor. Pero además de la Esteban, la propiedad ha contado con otros ‘ilustres’ moradores como el inolvidable tigre ‘Currupipi’.

‘Yerbabuena’

Gracias a la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, la Finca ‘Yerbabuena’ ha vuelto a estar de actualidad. Allí se celebraron las bodas de Rocío Jurado con José Ortega Cano -el 17 de febrero de 1995- y también la de Rocío Carrasco y Antonio David Flores -el 31 de marzo de 1996-. Fue el torero de Cartagena quien adquirió la finca en 1992, cuando se la compró a su compañero Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, por 1,8 millones de euros.

Rocío Jurado y José Ortega Cano en 'Yerbabuena'
‘Yerbabuena’ tuvo un significado muy especial para José Ortega Cano: allí se casó con Rocío Jurado y, años después, conoció a Ana María Aldón/Gtres

Seis años después del fallecimiento de la Jurado, el amor volvía a llamar a la puerta de Ortega Cano. Y lo hizo precisamente allí, en el mismo lugar en el que se dieron el ‘sí, quiero’. Ana María Aldón visitaba entonces el complejo que albergaba un pequeño museo homenaje a la intérprete de ‘Como una ola’, y surgió el flechazo.

En el verano de 2013 se llevó a cabo la venta del lugar en el que fue “muy feliz” con su primera mujer. 5.400.000 euros es el precio del que se habló en su día y con el que Yerbabuena pasó a manos de Rocío Leonor Torres Carcasi, una acaudalada empresaria peruana que no solo se hizo con la finca, sino también con la yeguada y la ganadería de toros de lidia.

‘El Lerele’

Si ha habido un lugar que ha sido el punto de reuniones y fiestas apoteósicas ese ha sido ‘El Lerele’. La inolvidable casa madrileña de Lola Flores fue considerado el punto de encuentro de grandes artistas de todos los ámbitos. Y donde también tenían entrada estrellas de Hollywood. ‘La Faraona’ no tenía reparo en abrir las puertas de su domicilio ubicado en La Moraleja, dándole fama de ser una gran anfitriona.

Lola Flores, Lolita, Rosario y Antonio Flores
‘El Lerele’ tenía las puertas abiertas para artistas de toda condición. Allí los González Flores fueron felices, pero también vivieron la mayor de las tragedias cuando perdieron a Lola y a su hijo Antonio con solo dos semanas de diferencia/Gtres

Allí murieron la cantante y solo quince días después su hijo Antonio. Tras el fallecimiento de ‘El Pescaílla’, Lolita y Rosario heredaron la vivienda y la dividieron en dos, pero la pequeña terminó comprándola entera. Más de 600 metros cuadrados de vivienda, cinco habitaciones, siete baños y un jardín de 2.000 metros cuadrados con piscina que puso a la venta por casi 2 millones de euros en marzo de 2018.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias